<
>

El alocado tiempo de la familia Ball en UCLA parece tener punto final

play
Lonzo Ball: "Yo solo me hago cargo de lo mío" (0:25)

El mediático jugador de los Lakers de Los Ángeles aseguró que su gente se encarga del caso de LiAngelo, su hermano, quien fue detenido en China por hurto. (0:25)

Seis años y tres temporadas de la familia Ball unida a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Ese parecía ser el plan.

Desde el momento en el cual Lonzo Ball se comprometió con UCLA el 8 de enero de 2014, hasta la salida de LaMelo Ball, dejando la casa de estudios luego de su única temporada en la primavera de 2020. Ese era el cronograma establecido.

Se suponía debía ser una relación fructífera para ambos lados, con UCLA recibiendo tres jugadores talentosos (incluyendo al menos un posible seleccionado dentro de la lotería de la NBA y una futura estrella) y la familia Ball aumentaría su perfil al despachar tres de sus hijos a uno de los programas con mayor historia dentro del baloncesto universitario estadounidense, uno por temporada.

Luego de más de una campaña, parece que la relación está llegando a su fin.

LaVar retiró a su hijo LiAngelo de la UCLA en la tarde del lunes, menos de un mes luego que éste fuera uno de los tres jugadores de la Universidad arrestados y suspendidos de forma indefinida por hurtar en una tienda en China. Ninguno de los tres jugadores suspendidos ha aparecido en un partido aún, y no hay un momento previsto para su regreso a la cancha.


El mayor de los Ball tomó la decisión de retirar a LiAngelo sin notificar al entrenador jefe de la UCLA Steve Alford o uno de sus asistentes.

LaMelo Ball, el menor de los tres hermanos y catalogado como séptimo mejor prospecto de la clase de 2019 por ESPN, sigue comprometido a jugar para UCLA. LaVar indicó que el plan continúa en pie para que juegue con los Bruins; sin embargo, múltiples fuentes han expresado dudas que LaMelo ponga pie en el campus en algún momento. Existen preguntas con respecto al futuro de LaMelo con UCLA desde el verano, cuando se lanzó su propio modelo de zapatillas de la marca Big Baller Brand. Los jugadores pierden su estatus de amateur cuando reciben "cualquier forma de pago" por sus destrezas atléticas o cuando existe la promesa de pagos luego de la universidad. Si LaMelo fue pagado por su calzado, puede ser considerado como inelegible. Esas preocupaciones aumentaron cuando LaVar retiró a LaMelo de la secundaria Chino Hills a principios de octubre, decidiendo que su hijo menor recibiera educación en casa. LaVar dijo que lo iba a "convertir en el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos" luego de retirarlo de la secundaria.

"Puedo conseguirle el mejor juego posible a diario", comentó Ball a Ramona Shelburne de ESPN en octubre. "Debo ir al barrio y preguntar: '¿Quién quiere jugar con mi hijo?'".

Con LiAngelo súbitamente retirado de la UCLA, las oportunidades que LaMelo pueda acudir allí en el otoño de 2019 se han hecho menores. Los próximos pasos de LiAngelo y LaMelo aún están por verse. LaVar indicó que el próximo paso es preparar a LiAngelo para el draft de la NBA, y no planificó transferirlo a una escuela distinta. LaMelo podría romper su compromiso con UCLA y buscar ser reclutado por otra universidad para la clase de 2018, o esperar su momento antes del draft de la NBA yendo al exterior o entrenando en casa.

Un detalle a tomar en cuenta: En ningún momento LiAngelo ha sido considerado como prospecto de la NBA. Fue reclutado como tres estrellas saliendo de la secundaria, y no era probable que viera mucho tiempo con UCLA incluso si fuera elegible.

"No está en ninguna de nuestras listas de scouting, ni siquiera en las extendidas", comentó un gerente general a Adrian Wojnarowski de ESPN el lunes.

Sin importar cual será el próximo capítulo de la historia de la familia Ball, parece que el libro ya se ha cerrado con respecto a su tiempo ligados a UCLA.

En retrospectiva, ambas partes obtuvieron lo que querían en la relación, sólo que todo se produjo en la fase de la luna de miel. Una vez que las cosas se hicieron un poco más difícil, ya no había chispa ni la energía para lidiar con esto.

Si bien por una parte, los entrenadores de la UCLA están posiblemente muy felices que los Ball ya no forman parte del programa y ya no tengan que lidiar con lo titulares, también se sentirán eternamente agradecidos por la llegada de los Ball al programa.

Los Ball mantuvieron a Alford con empleo.

Sin los Ball, sin Lonzo, sin la clase de reclutamiento de cinco primeros encabezada por Lonzo, Alford estuviese en otro lugar distinto a Westwood. No es un secreto para nadie que Alford se encontraba en la silla caliente tras su récord de 15-17 en 2015-16. Un avión con una pancarta que decía "despidan a Alford" voló sobre el campus de la UCLA en marzo de 2016. Se contrataron pancartas en camiones que cruzaron el campus proclamando "La mediocridad se hace aquí" con la foto de Alford. Una petición hecha por el grupo llamado Restore UCLA Hoops Now (Restauren el baloncesto de UCLA ya) llamaba por el despido de Alford y recogió más de 1.500 firmas.

Sin embargo, la visión de Lonzo Ball corriendo por la cancha, pasando el balón a reclutados de cinco estrellas, fue suficiente como para mantener a Alford en Los Ángeles.

Y una temporada relativamente libre de drama en la cual Lonzo fue líder nacional en asistencias y fue All-American de primer equipo de forma unánime fue suficiente para que Lonzo fuese reclutado en el segundo puesto del draft por Los Ángeles Lakers, y suficiente para que Alford recibiera una extensión contractual hasta 2021.

"Tiene una habilidad única para entender lo que significa ganar", dijo Alford en un podcast de Fox Sports la pasada campaña. "Entiende cómo ganar y ha traído ese comportamiento ganador aquí. Y es contagioso".

Sin UCLA de por medio, ¿los Ball siguien siendo los Ball? Lonzo fue lo suficientemente bueno para brillar dónde jugara. Es un pasador único en una generación. Llevó a UCLA de 15 triunfos a 30 ganados y una aparición en el Sweet 16. Pero, LaVar Ball no es LaVar Ball porque tiene tres hijos que son buenos jugando al baloncesto. Hay otros padres que han producido múltiples jugadores de baloncesto. Se trata del espectáculo. Y ese espectáculo no comenzó realmente sino hasta la parte final de la temporada de novato de Lonzo en la UCLA. ¿Existiera el mismo espectáculo si LaVar enviara a sus hijos a una universidad distinta, una que no estuviese ubicada en Los Ángeles, capital de la TV de realidad del mundo? Recuerden, todos los tres hermanos jugaron juntos en Chino Hills y se convirtieron en una historia a nivel nacional. Pero la idea de llevar ese mismo estilo a la UCLA, la escuela con más títulos nacionales en Estados Unidos, hogar de John Wooden, capturó la atención. La idea de Lonzo siendo seleccionado en el draft por los Lakers, el equipo de casa. Tenia que ser un lugar cerca del hogar en el Sur de California, donde los tres jovencitos pudiesen ir y capturaran todo el protagonismo necesario. Tenía que ser UCLA.

"Me siento bien al respecto", dijo LaVar a ESPN una vez que Alford decidiera quedarse en UCLA durante la primavera pasada. "Conoce a mis chicos. Me gusta su estilo, y me contenta que se quede".

Si la relación hubiera terminado en la campaña de novato de Lonzo, hubiese sido perfecta para ambos lados. UCLA obtuvo lo que quiso, los Ball obtuvieron lo que querían. Pero los Ball tenían más que ofrecer: dos hijos más, incluyendo uno de los armadores de élite de la clase de 2019.

LiAngelo no es tan bueno como Lonzo, pero ninguna de las partes podía admitirlo. Tenían que seguir bailando el son que les tocaban, manteniendo las apariencias. Lo estaban haciendo por Lonzo, lo hicieron por LaMelo. Una vez que se empezaron a crear expectativas con respecto a la idea de LaMelo posiblemente dejando de asistir a la universidad, y una vez que LiAngelo fue arrestado por hurto de tiendas en China y posteriormente suspendido indefinidamente, esta claro que ninguno de los lados quería mantener la relación por más tiempo.

Ambas partes serán más felices como consecuencia. UCLA se separará de los Ball, y LaVar puede ahora controlar los próximos pasos de LiAngelo y LaMelo sin responder preguntas con respecto a si LiAngelo es lo suficientemente bueno para jugar con UCLA o si LaMelo será elegible.

Alguien tenía que dar el primer paso para romper la relación.

Y ese alguien siempre iba a ser LaVar Ball, y siempre iba a terminar siendo una ruptura desastrosa.