Cuatro equipos que deberían ser compradores en la fecha límite de cambios

play
Houston profundiza crisis de los Cavaliers (1:18)

Chris Paul fue un pilar con 22 puntos y 11 asitencias. (1:18)

¿Cuáles equipos deberían asumir mentalidad de compradores antes de la fecha límite de cambios en la NBA, prevista para este jueves?

Revisemos cuatro clubes que deberían aprovechar y hacer movimientos a fin de mejorar.

Cleveland Cavaliers

En circunstancias normales, estar ubicados en el tercer lugar de la clasificación no sería razón para el pánico. Sin embargo, LeBron James podría abandonar Cleveland por segunda vez, luego de concluida esta temporada; y los Cavaliers actualmente aparentan ser el equipo que perderá en los playoffs de la Conferencia del Este o será apabullado por Golden State o Houston en las Finales.

El obvio problema en Cleveland es la defensiva, ubicada en el puesto 28 en la NBA, aspecto en el cual se está jugando con un trio conformado por los peores defensores en la posición de base. Por ende, los Cavaliers necesitan adquirir un base de mayo estatura que pueda jugar a la defensiva y un verdadero ala-pívot que pueda hacer el trabajo sucio.

Entre los jugadores que cumplen con dicha descripción y deberían estar disponibles para negociar se encuentran Spencer Dinwiddie, George Hill, Ricky Rubio y Robin Lopez.

Los Cavaliers, de acuerdo con informes, no desearían negociar el puesto de lotería que poseen en el draft 2018, el tantas veces mencionado puesto de selección originalmente en posesión de los Brooklyn Nets. Si bien Cleveland cuenta con pocos contratos a punto de expirar dentro de su roster, es difícil poder ver una manera en la cual Cleveland pueda fortalecer su plantilla sin tener que ceder dicho puesto como parte del proceso.

Milwaukee Bucks

Los Bucks han ganado cinco de seis partidos desde el despido del entrenador Jason Kidd. Sin embargo, sólo dos de esos encuentros fueron ante equipos con potencial de clasificar a los playoffs. Se encuentran empatados en el sexto puesto de la Conferencia del Este, a dos encuentros por debajo del tercer puesto. A fin de evitar una rápida salida de la clasificación a los playoffs, deberían mejorar su defensiva si les es posible.

Podría ayudarles que el entrenador interino Joe Prunty los tiene jugando un estilo más ubicado dentro de los estándares de la defensiva: sin embargo, en la presente temporada, el problema de los Bucks ha sido que su defensiva se desmorona, tolerando 115 puntos por cada 100 posesiones, cuando Giannis Antetokounmpo sale de la cancha.

Un ala-pívot con mentalidad defensiva sería ideal, especialmente si puede crear espacios en la cancha. Eso convierte a Marc Gasol en blanco potencial, incluso a pesar de haber perdido cierta efectividad. Otros objetivos potenciales que podrían aportar una mejoría defensiva son DeAndre Jordan, cuyo contrato se vence al final de la presente temporada si no ejerce su opción perteneciente al jugador, Tyson Chandler y Robin Lopez.

Minnesota Timberwolves

Los Timberwolves cuentan con el quinteto más efectivo de la liga (con un mínimo de 200 minutos), superando a la mejor alineación de los Rockets por cuatro puntos por cada 100 posesiones, y al grupo titular de los Warriors por nada menos que 10 puntos por cada 100 posesiones.

Todo andaría muy bien de no ser por la desintegración que se experimenta cuando cualquier jugador suplente ingresa a la cancha, con la excepción de Tyus Kones. Jamal Crawford y Gorgui Dieng tienen algunos de los peores promedios con ingresos y salidas de cualquier jugador con más de 800 minutos acumulados. Si los Timberwolves pueden encontrar una manera de limitar el tiempo de juego de estos, podrían ser un equipo por temer al acercarse los playoffs.

El contrato de Dieng, vigente hasta la temporada 2020-21 por un monto cercano a los $17 millones por temporada, será difícil de negociar; no obstante, los Wolves podrían poner como pieza de canje el puesto de selección en primera ronda del draft 2018 que recibirán por parte de Oklahoma City (el puesto de selección propio de los Wolves ha sido negociado a Atlanta).

Tyreke Evans de los Grizzlies, quien está jugando el mejor baloncesto de su carrera (con un real plus-minus de 3.1), debería ser, probablemente, el principal objetivo de los Timberwolves.

Boston Celtics

Los Celtics están en una muy buena posición en todos los aspectos: Primeros en la Conferencia del Este, cuarto equipo más joven de la NBA y poseedores de varios futuros puestos en primera ronda para seleccionar en el draft, sumados a través de distintos canjes.

Su "problema" es uno que muchos equipos de la NBA les encantaría padecer: Con 17 banderines de campeonato colgando en su techo, y la competencia por la atención local con los Patriots, Red Sox y Bruins, su objetivo es ganar un título, lo cual no han conseguido en 10 años. La temporada 2017-18 es una oportunidad de conseguirlo, especialmente con sus rivales en la Conferencia del Este viéndose relativamente débiles.

Los Celtics agregaron a Greg Monroe el viernes, sin embargo, necesitarán mayor ayuda para una ofensiva que ha sido la segunda peor en la NBA desde la pasada Navidad. Los jugadores de mayor impacto disponibles son Evans, antes mencionados, y Lou Williams de los Clippers.

Boston posee un futuro puesto de selección en primera ronda proveniente de Memphis (protegido para las selecciones 1-8 en 2019 y 1-6 en 2020; sin protección en 2021) que podría ser canjeado. No obstante, ante la inminencia del vencimiento del contrato de Evans, un puesto tan privilegiado podría ser un precio muy alto a pagar, por lo cual, Boston podría exigir uno o dos jugadores más a cambio.