Panorama del Este y el Oeste antes del plazo límite para canjes

play
Cálido recibimiento para Blake Griffin de la afición de Detroit (0:42)

En su debut en el Little Caesars Arena, el exclippers fue presentado como parte de la alineación titular de los Pistons. (0:42)

Estamos a meras horas del plazo límite para canjes en la NBA este jueves, y con ella llegan las ansias de saber cómo un posible mega-canje podría alterar al panorama de una liga que (por ahora) parece verse compuesta por los Golden State Warriors y 29 pretendientes.

Echémosle un vistazo a la situación de cada conferencia para comprender por qué la urgencia por mejorar de equipos como los Cleveland Cavaliers, Houston Rockets y Boston Celtics choca con la dura realidad de que ni siquiera sus mejores potenciales incorporaciones podrían llegar a ser suficientes para destronar a Stephen Curry y compañía.

CONFERENCIA OESTE

Principales compradores: New Orleans Pelicans, San Antonio Spurs, Denver Nuggets, Golden State Warriors

Principales vendedores: LA Clippers, Los Angeles Lakers, Utah Jazz, Memphis Grizzlies

El Oeste tiene a los Warriors en la cima desde hace rato, pero también andan “cansados” antes del Juego de las Estrellas y los Rockets les pisan los talones. Houston cuenta con apenas 13 derrotas comparado con las 12 de Golden State y el desempate sería suyo al haber ganado dos de sus tres encuentros mano a mano.

El resto del mes de febrero incluye apenas dos citas con los Minnesota Timberwolves como gran escollo para los Rockets. Los Warriors, por su parte, cuentan con dos choques dificilísimos ante el Oklahoma City Thunder y también se enfrentarán a los Spurs como locales, mientras que las visitas a Portland y a Washington D.C. exactamente 365 días después de haber sido vencidos allí por los Washington Wizards la temporada pasada tampoco serán pan comido.

Uno pensaría que los Rockets serían los que buscan refuerzos este jueves, pero en realidad son los Warriors los que se ven asociados con un defensor férreo como Avery Bradley, un francotirador de triples como Marco Belinelli y un jugador desequilibrante como Tyreke Evans en los rumores más recientes.

La puja por el tercer puesto en el Oeste es verdaderamente salvaje con los Spurs, Timberwolves, Thunder, Denver Nuggets y Portland Trail Blazers separados por apenas cuatro juegos en la columna de partidos perdidos.

Los Spurs se enfilan rumbo a una vigésima temporada consecutiva con al menos 50 victorias en su haber a pesar de no haber contado con Kawhi Leonard durante 46 de sus 55 compromisos y contando. Es justamente la incógnita de Leonard y el hecho de que ya vimos como los Warriors los humillaron con LaMarcus Aldridge como principal referente que me sorprendería si en San Antonio mantienen a su plantel intacto este viernes.

El Thunder me parece que está bien en pleno ascenso y un núcleo de jugadores que se va acoplando cada vez mejor, mientras que Thibodeau también confía en su quinteto titular y no está desesperado por recambio si eso significa diezmar a su base principal o las selecciones a futuro del draft, pero los Nuggets y Blazers son todo un acertijo.

Parece que Marcus Smart podría hacer las valijas desde Boston hacia Denver, ¿pero para qué? ¿Con eso te alcanza para ganarle cuatro veces a los Spurs o el Thunder en la primera ronda? La respuesta es no, y ellos lo saben. En cuanto a Portland, un día parece que van a derrumbar todo y canjear tanto a Damian Lillard como C.J. McCollum, pero horas después se los asocia con DeAndre Jordan.

Hablando de Jordan, ya dije anteriormente que él debería ser canjeado por los Clippers pero que Lou Williams se debería quedar para ayudar a un equipo que no quiere ser los Philadelphia 76ers del Oeste sino que pretende reinventarse a plena marcha.

Por último, te lo resumo así: Los Pelicans no se pueden dar el lujo de desperdiciar otro año de la plenitud de Anthony Davis y deben hacer algo, en Memphis se deberían despedir de Marc Gasol, Utah hace bien en negociar a Rodney Hood, y los Lakers van a estar poniendo a prueba la paciencia de su afición si es que ellos apuntan al 2019 como el año en el que pondrán todas las fichas en la mesa.

CONFERENCIA ESTE

Principales compradores: Cleveland Cavaliers, Miami Heat, Washington Wizards

Principales vendedores: New Yotk Knicks, Orlando Magic, Charlotte Hornets

Los Celtics son punteros pero no están ni cerca de contar con el aura de invencibilidad de los Warriors en la cima de su conferencia, y es por eso que hay tanto frenesí en el resto del Este por dar un salto de calidad a toda costa.

Lidiemos con el elefante en el cuarto primero: Kevin Love permanecerá en Cleveland con su mano tan fracturada como la relación entre LeBron James y Dan Gilbert. Isaiah Thomas tampoco se va a ir a ningún lado ya que no es tan atractivo como solía serlo hasta hace apenas unos meses por la combinación de su cadera maltrecha y una bocota que hace más ruido fuera de la cancha que sus canastas dentro de ella.

Los Cavs pecarían de ilusos si llegan a entregar lo que será una de las primeras 10 selecciones del Draft cortesía de los Brooklyn Nets a cambio de DeAndre Jordan u otro jugador marginal no en su talento sino que en el impacto que este tendría en la mejoría del equipo.

El Miami Heat, y en menor medida los Indiana Pacers, se da cuenta de esa fragilidad y quiere dar un batacazo. Lo que pasa es que tienen muchas ganas de obtener un pez gordo sin mucho que ofrecer a cambio y eso dificulta sus ambiciones.

El caso de Hassan Whiteside es peculiar, ya que su valor para otros equipos podría ser mayor para otros equipos que para un Heat que parece confiar más en Bam Adebayo, pero su racha de lesiones esta temporada y el no disputar el último cuarto de la mayoría de los partidos que si juega no ayuda a su situación.

El problemón para ellos es que su techo es el cuarto puesto, pero su piso muy real también es el noveno lugar ya que son muy vulnerables a los avances de unos Detroit Pistons que ya dieron su golpe adquiriendo a Blake Griffin y a unos Sixers que podrían llegar a ser la nueva casa de Lou Williams.

En un mundo ideal, el Magic no debería tener que canjear a Aaron Gordon y los Hornets podrían retener a un Kemba Walker al que Micjael Jordan admitió abiertamente que podría canjear, pero digamos que los Blazers te ofrecen a C.J. McCollum y Noah Vonleh a cambio de Gordon y el contrato de Bismack Biyombo que pesa más que el globo de Epcot para Orlando. No digo que sea un canje obvio, sino que deberían pensarlo.

En cuanto a los Knicks como vendedores…bueno, pongámoslo así: Ellos no van a ningún lado y necesitan acumular la mayor cantidad de herramientas posibles para construir algo mejor alrededor de Kristaps Porzingis. Una de esas herramientas será diezmar a su plantel y caer en la tabla de posiciones para mejorar su posición en un draft muy bueno este año.

Su mayor triunfo no sería llegar a los playoffs tanto como librarse de los 25 millones de dólares que le deben a Courtney Lee hasta el 2020.

Como pueden ver, la intriga y el suspenso están a la orden del día en la NBA. Queda por verse como se develará este próximo capítulo de una historia con final abierto.