Incertidumbre en Cleveland y esperanza en L.A. tras el canje de Isaiah Thomas

La NBA se sacudió este jueves con la noticia de que los Cleveland Cavaliers ejecutaron un canje monumental con los Los Angeles Lakers al enviar a su base estelar a Isaiah Thomas, Channing Frye y una selección de primera ronda protegida al conjunto angelino a cambio de Jordan Clarkson y Larry Nance Jr.

¿Qué significa esto para el futuro a corto plazo de los Cavaliers y los planes a largo plazo de los Lakers?A continuación intentamos responder esa y otras preguntas de cara al resto de una temporada durante la cual el melodrama y la intriga en Cleveland serán dignos del mejor guion de telenovela en Hollywood.

1. ¿Acaso los Cavaliers mejoraron sus chances de salir campeones tras este canje?

La respuesta es un no, sin lugar a dudas. Cleveland no se está potenciando...se está reconstruyendo.

De ninguna manera es posible decir que Clarkson, un base/escolta que promediaba 14.5 puntos y 3.3 asistencias por partido como suplente en 51 de 53 juegos como miembro de unos Lakers que van 22-31, potencia a unos Cavs que se quedan sin alguien que formó parte de los dos últimos Juegos de las Estrellas y supo ser la pieza principal de los Boston Celtics en el intercambio por Kyrie Irving hace apenas unos meses.

Otro relevo como Nance, un ala pivot que promedia 8.6 puntos por partido, simplemente ofrece recambio.

La realidad nos indica que Thomas gastó su crédito en Cleveland demasiado rápido con sus quejas constantes y su bajo nivel tras regresar de su lesión en la cadera, y que este debe ser el primer paso de algo más relevante para los Cavaliers . Sino, esta es una sentencia de muerte para las aspiraciones de un equipo que ya anda en un coma basquetbolístico hace rato.

2. ¿Qué nos dice esto del futuro de LeBron James?

Que los Lakers le han abierto las puertas de par en par y volvieron a pensar en los agentes libres del 2018, no del 2019 tal y como se reportó hace unos días, mientras que los Cavaliers le dicen que no están dispuestos a dinamitar su futuro sin garantías de que él se quede.

Esto no le puede estar gustando nada a LeBron. Menos que menos con la partida de Dwyane Wade a Miami a cambio de una mísera selección protegida de segunda ronda, de Iman Shumpert. a Sacramento y de Derrick Rose y Jae Crowder al Utah Jazz

Nance y Clarkson tienen apenas 25 años de edad y están bajo contrato hasta el 2019 y 2020 respectivamente, mientras que Isaiah Thomas iba a ser un agente libre que tampoco estaba muy contento que digamos jugando en Cleveland.

Magic Johnson ha logrado que los de amarillo y púrpura obtengan a dos contratos que se expiran tras esta temporada y que su equipo cuente con dos selecciones en el draft por segundo año seguido.

Según Bobby Marks de ESPN.com, la partida de Clarkson y Nance dejaría a los Lakers 47 millones de dólares por debajo del tope salarial tras esta temporada hasta el momento, y ese monto se podría incrementar a 69 millones si no regresa Julius Randle y se soluciona la complicada situación contractual de Luol Deng.

Eso significa que ellos podrían ir en busca de LeBron y otra superestrella como Paul George o DeMarcus Cousins ofreciéndoles contratos máximos a ambos en julio de este año.

3. ¿Esto afecta en algo a Lonzo Ball?

Nah. Dudo que Thomas forme parte de los planes a futuro de los Lakers u obstruya a Lonzo como titular indiscutido cuando él regrese de su lesión. Eso si, contar con Isaiah como mentor por un par de meses podría beneficiar a Lonzo.

Recordemos que la gran limitación del mayor de los hermanos Ball es su repertorio ofensivo como tirador, y ver a alguien como Isaiah Thomas maximizar todo su talento en ese aspecto del juego será extremadamente positivo para su desarrollo.