Trece momentos infaltables en la historia de LeBron

play
El Big 3: 'El Rey' repartió sus bondades ante Boston (1:10)

Alba Galindo nos muestra aquellas jugadas dignas de aplausos en las finales de conferencias en la NBA. (1:10)

En trece ocasiones durante su carrera en la NBA, LeBron James ha clasificado a la postemporada. Cuando se cuente la historia de su carrera, probablemente comenzará con los muchos momentos memorables que ha creado en esas 13 apariciones: Ocho incursiones en las Finales de la NBA (incluyendo siete consecutivas), tres campeonatos, tres premios al Más Valioso de las Finales, promedio de triple-doble en las Finales… la lista sigue y sigue.

Sin embargo, hay otros momentos (algunos conocidos y otros quizás ya olvidados) que ayudan a formar la historia de LeBron, desde aquella época en la cual fue seleccionado en el draft, hasta haber logrado la remontada más grande en la historia de las Finales de la NBA. Si no conoce estos 13 momentos, pues no conoce la historia completa de la carrera de LeBron James.

________________________________________

El (primer) verano de LeBron

La Liga de Verano no era aún considerado un gran evento en 2003. Sin embargo, ese año en la Liga de Verano Pepsi Pro en Orlando, los partidos fueron mudados de un gimnasio privado al TD Waterhouse Centre para así permitirle a 13,000 aficionados el poder ver a James jugando un partido sin importancia vistiendo una camiseta de prácticas de la NBA por primera vez.

Fuera del estadio, los aficionados rodearon a los Cleveland Cavaliers mientras llegaban en una flotilla de camionetas. De acuerdo con el veterano director de comunicaciones del equipo Tad Carper, fue “una atmósfera similar a los playoffs”.

“No se podía ver quienes estaban dentro de las camionetas y (los aficionados) golpeaban las ventanas y trataban de revender boletos”, dijo Carper.

Una semana después, en la Reebok Pro Summer League, los Cavaliers tomaron nota y alquilaron un autobús que los llevara al pequeño Clark Athletic Center de la Universidad de Massachusetts en Boston, con capacidad para 3.000 personas. Los organizadores de la liga de verano prepararon estacionamientos improvisados en lo que Carter recuerda como un terreno de concreto y tierra, que se suponía protegería a los jugadores de los aficionados parqueados allí.

No fue así.

Varios fanáticos se escondieron debajo de sus autos. Cuando los Cavaliers empezaron a llenar el autobús, los aficionados salieron al descubierto aspirando conseguir un autógrafo o foto con James, quien no se mostró sorprendido.

“Siendo honesto, tuve tantas cosas que me ocurrieron en secundaria, no era algo que me sorprendiera o algo que no haya visto antes”, dice James. “Quiero decir, dondequiera que fuéramos en secundaria, teníamos gente fuera de las habitaciones, sin importar si estábamos en un motel, hotel, o un Holiday Inn, había gente tratando de entender por qué había tanto alboroto. Lo había visto tanto en la secundaria en esos tres años que, cuando llegue a la NBA, sólo pensaba ‘Muy bien’”.

________________________________________

Almorzando con una leyenda

Antes de que el novato James se propulsara con su pie izquierdo y tomara el balón para lo que fue una volcada instantáneamente convertida en ícono en Sacramento, ingirió fetuccini y pollo en el hotel del equipo. Fue su último almuerzo antes de una carrera legendaria que incluiría múltiples campeonatos y premios al Mas Valioso, compartiendo el pan con alguien que ya ostentaba un par de anillos y galardones MVP: Moses Malone.

El miembro del Salón de la Fama, quien conoció a James en una filmación de un comercial de Nike, visitó la habitación de hotel del chico de 19 años, compartiendo historias sobre la vida en la NBA y ofreciendo su consejo.

“Hablamos del trabajo duro y la dedicación”, dijo James con respecto al mensaje de Malone. “Lo que das al deporte, éste te lo devolverá… Ya lo tenía presente, sin embargo, cuando lo escuchas de alguien que ha logrado tanto, tiene mayor resonancia”.

Malone, a quien James llama cariñosamente como “Tío Mo”, fue uno de los pocos grandes del baloncesto que le dio acogida desde el inicio. Su gesto significó todo para James en su transición al deporte profesional.

“Sólo el simple hecho de que esta allí”, dijo James. “Sonó muy genuino. Aprecio ese día. Fue como el principio del camino. Sentado en esa habitación, con él y con mis seres queridos. Ese fue el inicio de todo”.

________________________________________

Una conversación alentadora

En un día libre de marzo de 2009, James condujo durante dos horas hasta Columbus, Ohio, a fin de asistir a un partido de campeonato de secundaria entre su alma mater, St. Vincent-St. Mary y Thurgood Marshall, una secundaria de Dayton.

Fue un partido muy disputado en el cual la escuela de James se impuso por seis tantos. Sin embargo, Juwan Staten, quien jugaba como base para Thurgood Marshall en ese entonces, anotó 28 tantos en la derrota. En los momentos después del pitazo final, Staten exteriorizó su cansancio y pena, con las manos en la cabeza mientras éste empezaba a llorar. Sintió que alguien le abrazó y comenzó a hablarle.

“(James) se acercó a mí. Me dijo que perdió la final estatal en su penúltimo año. Me dijo que era un jugador especial y que mantuviera la cabeza en alto”, dice Staten, quien luego jugó con la Universidad de Virginia Occidental. “Me dijo que recordara ese momento por el resto de mi vida. Me dijo que dejara que eso me condujera durante el resto de mi vida, para que nunca me volviera a sentir así. Fueron palabras sabias y he tratado de vivir teniéndolas presentes”.

Ese momento produjo una foto memorable, con James alentando y ofreciendo consejos a un adolescente en un momento devastador.

“Creo que así soy. No fue nada planificado. Obviamente, reconocí que el chico tenía mucho talento. Dejó el corazón contra nuestra secundaria y quería ganar ese partido, tanto como, saben, seguir viviendo”, dice James. “Y estaba llorando como si fuera un desastre, ¿sabes? He estado allí. En mi penúltimo año… Sólo quería intentar dar palabras de aliento en cualquier forma que pudiera”.

________________________________________

El Presidente y el Rey

James ha estado en la Casa Blanca en tres ocasiones formales, cuando el ex presidente Barack Obama homenajeó a sus equipos campeones en 2012, 2013 y 2016. Sin embargo, fueron las ocasiones no oficiales en las cuales James visitó que fueron las más divertidas para él.

En 2009, James estuvo en la cercana población de Silver Spring, Maryland, para la premier de un documental que James produjo, relativo a sus años de secundaria, titulado “More Than A Game” (“Más que un juego”). Hizo una visita sorpresa a la Casa Blanca, a pesar de no estar en la agenda oficial de Obama para ese día. James y sus amigos Rich Paul, Maverick Carter y Randy Mims hicieron un tour de la Ala Oeste y se reunieron con Obama en la Oficina Oval. Obama incluso hizo que el entonces Primer Ministro italiano Silvio Berlusconi esperara unos minutos para iniciar un encuentro ya programado.

Un año después, semanas tras su firma con el Miami Heat, James regresó a la Casa Blanca siendo parte de un partido improvisado histórico en celebración del cumpleaños 49 de Obama. Entre los presentes estuvieron Kobe Bryant, Grant Hill, Carmelo Anthony, Chauncey Billups, Magic Johnson, Alonzo Mourning, Chris Paul, Derrick Rose, Bill Russell, Dwyane Wade y David West.

________________________________________

Fantasía que aún no es realidad

El debut de James en el cine se produjo en la cinta “Trainwreck” de 2015 y desde hace mucho tiempo, ha habido rumores de su participación en una tentativa segunda parte de la película “Space Jam”. Sin embargo, hay una saga anterior a éstas, una idea que ronda desde hace una década: James protagonizando una película sobre un campamento de baloncesto de fantasía.

En 2009, luego de haber recibido atención por haber interpretado cuatro versiones distintas de sí mismo en comerciales de la marca Nike, James comenzó un proyecto que giraba en torno a un campamento de baloncesto de fantasía para adultos en Las Vegas. El libreto, escrito por los establecidos libretistas Lowell Ganz y Babaloo Mandel, iba a ser producido por Brian Grazer. Estaba pautada para ser filmada en 2010 y el director Malcolm Lee compartió con James durante la temporada 2009-10.

No obstante, tras “La decisión”, la preproducción se detuvo. El proyecto se mantuvo engavetado durante tres años. En 2012, el comediante y actor Kevin Hart accedió a coprotagonizar con James. La película tenía nuevo nombre, “Ballers” y nuevo escenario, Miami, donde James había ganado dos títulos con el Heat. Hart haría el papel del hermano menos talentoso de James. Sin embargo, LeBron dejó Miami un año después y el proyecto nunca despegó.

Después de “Trainwreck”, el ímpetu se recobró. En 2016, Mark Wahlberg anunció en “The Tonight Show” que protagonizaría una película sobre campamentos de fantasía con James y que sería escrita por Doug Ellin, creador de la serie “Entourage”. Nada ha ocurrido con el concepto desde entonces.

¿Se podrá concretar?

“Esa es la esperanza y la idea sigue allí”, dijo James. “Kev (Hart), bueno, no pueden detenerle. La ruta en la cual él se encuentra actualmente, pues, no tiene tiempo a sentarse a esperar. Debe seguir manejando su ola. Pues, saben, veremos que ocurre”.

________________________________________

Representando el número 23… En todas partes

Michael Jordan ha asistido a pocos encuentros de James durante los años. Sin embargo, cuando se sentó en primera fila en un encuentro en Miami en noviembre de 2009, James se mostró abrumado con la emoción.

Mientras dejaba la cancha, le susurró a Craig Sager, comentarista de la cadena TNT, que dejaría de usar su número 23 en homenaje a Jordan. Tras el partido, reafirmó lo dicho y sugirió que toda la NBA debería retirar el número de Jordan. En Miami, el número 23 de Jordan está retirado y cuelga de una pared a un lado de la arena. Esa noche, Jordan se sentó al lado del presidente del Heat Pat Riley, quien tuvo la idea de rendir homenaje a Jordan, aunque éste nunca jugó con Miami.

“Es el mejor jugador de baloncesto que hayamos visto”, dijo James esa noche. “Si ven el número 23, piensan en Michael Jordan. Ven hombres volar por los aires, piensan en Michael Jordan. Ven cestas para sellar partidos, piensan en Michael Jordan. Ven piruetas por los. Aires, piensan en Michael Jordan. Ha hecho tanto que debe ser reconocido y no solamente exaltándolo en el Salón de la Fama”.

Semanas después, James presentó la documentación necesaria para cambiar su número la temporada siguiente. Cuando firmó con el Heat y decidió utilizar el número 6, hubo ciertas teorías conspirativas que indicaban que James sabía que iría a Miami y que esa era la razón por la cual cambió de número. James negó que esto fuera cierto, indicando que tendría que cambiar de número si firmaba con Chicago, donde el numero de Jordan está retirado.

Tras vestir el número 6 durante cuatro años en Miami, James regresó al número 23 a su vuelta a Cleveland.

________________________________________

Encuentro temprano con un futuro rival

En julio de 2010, luego de tres días de reuniones como agente libre con seis equipos distintos que fueron monitoreados por los medios y aficionados como si fuera una audiencia en el Congreso, James habló sobre su futuro en su campamento anual de Nike en la Universidad de Akron.

El campamento está dirigido a jugadores de secundaria de élite, pero incluye a varios de los principales jugadores universitarios del país fungiendo como consejeros. Llamaron la atención de los scouts, jugando partidas improvisadas las cuales, en ocasiones, se convertían en un “quién es quien” de talento futuro de la lotería.

En el segundo día del campamento, con todo el mundo del baloncesto pendiente de su decisión como agente libre, James (al lado de Chris Paul) llegó en ropa de entrenamiento listo para jugar.

Junto a varios compañeros de James, se enfrentaron a un equipo que contaba con Chris Wright, de Dayton, Vernon Macklin, de Georgetown; Shelvin Mack, de Butler; Kyle Singer, de Duke, aparte de un encestador en ascenso de Washington State llamado Klay Thompson.

Sí, la primera ocasión en la cual Thompson se enfrentó a James y Paul fue en una cancha en Akron, Ohio.

“Nunca sabes con quién cruzarás caminos”, dice James, recordando ese partido. “He allí el por qué, en lo personal, siempre he sido amable con la generación más joven, los chicos de secundaria, los universitarios, los que están creciendo… Nunca quisiera que ellos contaran una historia sobre mí, diciendo: ‘Hombre, cuando estaba en décimo grado, me encontré con LeBron y me dijo que nunca lo iba a lograr y ahora…’ ¿saben qué? Eso es horrible para mí. ¿Matar el sueño de un niño antes de comenzar? Es algo terrible para mí”.

Thompson convirtió varias cestas y Mack no estaba intimidado al enfrentarse a Paul, quien se recuperaba de una lesión. James y Paul ganaron, pero fue algo respetable. Y eso fue solo el comienzo.

________________________________________

En bicicleta hasta South Beach

Cuando James se incorporó por primera vez al Miami Heat, pocas figuras del deporte eran más despreciadas. Del día a la noche, pasó de ser ídolo en el único sitio al cual había llamado hogar, la región Nororiental del estado de Ohio, a ser percibido como desleal y con miedo a la competencia al unirse a un súper equipo de South Beach.

Con su vida patas arriba, algo que demostrar y todas las críticas que evitar, James comenzó un nuevo pasatiempo: ir en bicicleta.

“Estando en Miami, intentaba mantener mi mente clara”, dice James. “A la vez, intentaba tener cierta libertad, algo que es muy raro en mi vida”.

Su viejo amigo Randy Mims instaló bocinas estéreo en su bicicleta a fin de poder escuchar música con James y su grupo participó en Critical Mass, evento de ciclismo callejero llevado a cabo el último viernes de cada mes. Cientos de ciclistas consiguen la ruta en internet a último minuto y pedalean juntos por Miami. Al momento que otros ciclistas se dieron cuenta de quién tenían al lado, James y compañía ya los habían dejado atrás.

La práctica inspiró un comercial para Nike y la iniciativa benéfica de James denominada “Wheels for Education” (“Ruedas por la educación”), en la cual ha donado cientos de bicicletas, cascos y otros implementos a niños que terminan un campamento de enriquecimiento del aprendizaje patrocinado por él.

“Poder contar con algo de libertad”, dice James, recordando la vivencia. “Sentir que estaba en paz, oler aire fresco y cosas así y poder mantenerme con la mente clara, diciendo: ‘Escucha, vamos a utilizar esto como acondicionamiento, lo usaremos como una forma de trabajar’. Si pudiera hacerlo y aún así, salía a jugar y dominar, se trataba más de una manera de mantener mi mente clara”.

________________________________________

La noche en la que Miami puso punto final al fenómeno “Linsanity”

En las prácticas antes de un partido en Miami en febrero de 2012, James y Wade discutieron con respecto a la estrategia a utilizar en el encuentro de esa noche contra los New York Knicks. Ambos querían ansiosamente marcar (y superar) a Jeremy Lin, quien había tomado por asalto al mundo de la NBA.

Las cartas estaban echadas en contra de Lin. Era su cuarto partido en cinco noches y los Knicks estaban en medio de jornadas consecutivas, volando desde Nueva York tras vencer a los Atlanta Hawks en la noche anterior. Fue la culminación de un periodo histórico de 11 encuentros que dio pie al fenómeno “Linsanity”, en el cual promedió 23.9 puntos y 9.2 asistencias con varias jugadas que terminaron de forma asombrosa.

Diez días antes, el Heat se había reído y celebrado cuando Lin convirtió la cesta para sellar el triunfo en Toronto. Varios de sus jugadores permanecieron en el vestuario en Indianápolis para ver el encuentro tras su victoria de esa noche. En esa noche de febrero en Miami, estaban hartos de ellos y querían demostrar su superioridad.

El Heat asfixió a Lin con trampas y lograron hacerle retroceder, para que Lin rápidamente se deshiciera. Terminó con 1-11 de encestes con ocho balones perdidos. El Heat se impuso por 14 puntos de diferencia.

James utilizó la ventaja que le da su estatura para empujar a Lin lejos de la cesta y de sus compañeros. Logró robar cinco balones y acosó a Lin hasta que éste cometiera errores miserables que desataron el quiebre rápido del Heat.

Poco después, el New York Times informó que el entonces presidente Obama estaba tan impresionado con la actuación de James que llegó a utilizarla como metáfora en sus discursos en la campaña de reelección contra el republicano Mitt Romney.

“Somos el Miami Heat y (Romney) es Jeremy Lin”, Obama llegó a decir a sus asistentes, según el informe periodístico.

________________________________________

La increíble racha dentro de la racha

Durante el ecuador de la temporada 2012-13, el Heat ganó 27 partidos al hilo, segunda racha más larga en la historia de la NBA. Sin embargo, en medio de esa hazaña se encuentra escondida la que quizás sea la cadena más encendida en la carrera de James durante la temporada regular.

En su época en Miami al lado de Wade y Chris Bosh, dos súper estrellas, James no podía conseguir la cantidad de oportunidades de enceste a la cual estaba acostumbrado. Se concentró más en la eficiencia, asegurándose de que convirtiera cuando apuntara hacia el aro. Cazó espacios con mejor vista hacia la cesta, se dedicó por primera vez a perfeccionar su enceste de triples y aprendió las mejores posiciones en la cancha que le permitieran maximizar sus oportunidades. Su resultado fue un asombroso porcentaje de encestes, que llegó al 57 por ciento en 2012-13.

Durante su prolongada racha de triunfos de esa temporada, James tuvo seis encuentros consecutivos en los cuales tuvo enceste superior al 60 por ciento, anotando más de 30 puntos. En plena carrera tuvo 31-41 de enceste en tres partidos. Su cadena terminó en Oklahoma City durante una reedición de las finales del año anterior, cuando James apenas tuvo 14-24 de enceste (34 por ciento), convirtiendo 39 tantos en un increíble duelo contra Kevin Durant, quien anotó 40 puntos. El Heat ganó por 10.

En la siguiente campaña, James tuvo una racha en la cual su porcentaje de encestes fue superior al 67 por ciento en cinco partidos consecutivos, con promedio de 37.4 puntos. Terminó en su actuación de 61 puntos, la mejor de su carrera, contra los Charlotte Bobcats, noche en la cual tuvo 22-33 de enceste desde la pintura y de 8-10 en la larga distancia.

________________________________________

Cuando 25.000 aficionados acudieron a…. oír a LeBron dar un discurso

En una ocasión, James logró convocar a 25.000 aficionados que asistieron a fin de escucharle como orador. En agosto de 2014, la ciudad de Akron quería darle la bienvenida a James en su regreso a casa, por lo cual escenificó un gigantesco evento en el estadio de fútbol de la Universidad de Akron, el cual se encontraba prácticamente repleto, incluyendo miles de asientos en pleno terreno.

Previamente, James había participado en una conferencia de prensa en la cual reveló, casi por descuido, que los Cavaliers habían concretado una negociación haciéndose de los servicios de Kevin Love. El movimiento ya había sido informado por los medios, pero no fue hecho oficial hasta que James comenzó a hablar de forma abierta sobre su nuevo compañero.

James no salió al terreno hasta llegado el atardecer, haciendo una vuelta lentamente, como si fuera un boxeador acercándose al cuadrilátero, abrazando a los aficionados. Al llegar al cénit, Skylar Gray apareció en el escenario cantando su tema “Coming Home”, himno de la decisión de James de volver con los Cavaliers.

Luego de homenajear a estudiantes que recibieron apoyo por parte de su fundación, James esperó que el sol se ocultara antes de declarar “He regresado”, para arrojar el micrófono. Un espectáculo sorpresa de fuegos artificiales dio comienzo sobre el estadio.

________________________________________

Calzados especiales y una conexión especial

Aaron Miller, quien sufre de una rara variación de parálisis cerebral denominada hemiplejía espástica, causada por un severo ataque padecido al nacer, fue homenajeado por los Celtics durante un receso de un partido de diciembre de 2015 contra los Cavaliers. James vio hacia la pantalla gigante para conocer la historia de cómo Miller se sobrepuso a sus obstáculos para ganar el Más Valioso en un torneo de baloncesto local, asociado con los Special Olympics. James se dio cuenta del calzado que usaba el jovencito.

Miller usaba una versión especial de los zapatos de LeBron, diseñados con facilidad para poner y quitar, pensado en los niños en situación de discapacidad.

“Lo vi con mis zapatos puestos y fui a buscarlo”, dijo James. “Era… Parecía algo del destino”.

James se dirigió hacia Miller y su familia, sentados en primera fila, puso su mano en la nuca de Miller y reconoció su presencia, con miles de aficionados de los Celtics con la mirada puesta en la plena felicidad mostrada en el rostro de Miller.

“Me sentí asombrosamente bien porque yo era ese niño sentado en las sombras, detrás de todos, y era realmente tímido. Pero, cuando LeBron me vio y recibí mi premio, siento que cobré mucho reconocimiento y notoriedad”, dice ahora Miller, recordando su experiencia. “Me sentí importante. Pensé que soy importante para LeBron y que él reconoció lo asombroso que soy y cómo le inspiro. Fue realmente agradable”.

Luego, James obsequió a Miller sus zapatos usados en ese encuentro y publicó una foto del encuentro en su cuenta de Instagram que ya tiene aproximadamente 400.000 “me gusta”.

Miller, quien sufre de parálisis en el lado derecho de su cuerpo, visión borrosa y función cerebral limitada, se graduará de la secundaria en junio para comenzar sus estudios en el Lasell College de Newton, Massachusetts en otoño, donde piensa estudiar gerencia deportiva y servir de ayuda a su club de baloncesto.

Miller recuerda de memoria el mensaje inspirador que James escribió en Instagram y ahora aspira que su propio mensaje inspire a LeBron.

“Buena suerte y nunca te rindas”, dice Miller. “Díganle: ‘Eres una inspiración para mí y te he seguido desde que me reconociste’. Miro los zapatos que me obsequió cada día para así tener motivación para seguir adelante durante el día. Y es realmente una persona sumamente amable, cada vez que lo veo me hace feliz. Algo así. Sólo díganle ‘Gracias por todo’”.

“Es una inspiración y él cambió mi vida. Sí, cambió mi vida, para siempre”.

________________________________________

Vívida emoción tras una emotiva derrota

Los Cavaliers acababan de perder contra los Golden State Warriors en su terreno para quedar con déficit 3-1 en las Finales de la NBA de 2016. Ningún equipo en la historia de la NBA había remontado semejante diferencia negativa con un campeonato en juego. Cleveland necesitaba lograr esa hazaña inédita contra unos Warriors que acaban de imponer récord de 73 triunfos, la mayor cifra de victorias en una campaña regular.

“Teníamos la oportunidad de ganar ese cuarto juego en casa y la dejamos pasar”, afirmó James sobre un encuentro en el cual los Cavaliers tenían ventaja por ocho tantos en el tercer periodo pero que terminaron perdiendo por 11. “Dejamos a Steph y Klay sueltos y así se nos fue la victoria”.

Cambiando de canales con su esposa Savannah al lado, luego de una de las derrotas más desalentadoras de su carrera, la atención de James fue capturada en pleno por el especial de comedia “Eddie Murphy: Raw”, filmado por el actor y comediante en 1987.

Con la comedia de Murphy como bálsamo, James tomó el teléfono y envió una instrucción a sus compañeros, luego que Savannah y él terminaran de “reír como locos”.

“Tan difícil como fue, hombre, sabía como me sentía, por eso sólo podía imaginarme cómo estaban mis compañeros en ese momento”, dijo James. “Diablos, era como la 1:30, 2 de la mañana”.

“Sentía la necesidad de, antes de montarnos en el avión, enviarles un mensaje de texto y dejarles saber que: ‘Escuchen, hagan lo que tengan que hacer, siéntanse como se sientan, está bien. Siéntanse todo lo mal que quieran, pero déjenlo aquí. Dejen todo aquí y no carguen con ese sentimiento en el avión, porque tenemos trabajo que hacer. Y si todos confían en mí, como su líder y todos lo sienten así, me aseguraré de que regresemos a casa y disputemos un Juego 6”.

El resto (el primer campeonato para Cleveland en 52 años) es historia. Pero quizás no habría ocurrido sin una asistencia de Eddie Murphy.

“Estaba siendo transmitido en algún canal”, dice James. “Es una de esas películas, uno de esos espectáculos de stand-up que, si está al aire, te detienes a verlo. Y ocurrió que lo emitieron en el momento y punto correctos. No pudo ser más apropiado”.