<
>

DeMar DeRozan: 'Di todo lo que tenía para los Raptors'

play
Leonard por DeRozan ¿quién ganó? (2:06)

Gregg Popovich y otros piensan que tanto San Antonio como Toronto ganaron con el sorpresivo intercambio de estrellas, pero ¿perdieron ambos? Sebastián Martínez Christensen opina #en2minutos (2:06)

LOS ÁNGELES – En julio de 2016, DeMar DeRozan firmó un contrato por cinco años y $139 millones con los Toronto Raptors.

“Soy Toronto”, dijo DeRozan en ese entonces. “Aparte de mi lugar de origen, represento a esta ciudad con más tesón que nadie. Aún tengo tantas metas que quiero conseguir. No puedo esperar a ponerme esa camiseta y seguir adelante”.

En la mañana del 18 de julio de 2018, los San Antonio Spurs negociaron a su estrella Kawhi Leonard, de quien es conocida su situación de descontento con dicho equipo a cambio de DeRozan, All-Star en cuatro oportunidades y nativo de Compton, California.


El exmiembro de los Raptors y nueva ficha de los Spurs visitó recientemente las oficinas de ESPN en Los Ángeles para conversar con respecto a las circunstancias que rodearon el cambio, cómo se enteró del mismo, lo que la ciudad y los aficionados en Toronto significan para él, junto a la emoción que para él representa unirse a los San Antonio Spurs.

He aquí una transcripción de la entrevista, editada debido a la duración de esta.


Chris Haynes: DeMar DeRozan, el miembro más reciente de los San Antonio Spurs. ¿Cómo ha sido esta última semana para ti?

DeMar DeRozan: Hombre, ha sido una locura. Fue un sueño… aún se siente en estos momentos como si fuera un sueño. Pero ha sido difícil andar en esta montaña rusa, hacia arriba y hacia abajo, tratando apenas de acostumbrarme al cambio de equipos.


CH: Tomó a mucha gente por sorpresa. Parece que a ti también te agarró por sorpresa. Masai Ujiri, gerente general de los Raptors, compareció en una rueda de prensa y afirmó que se produjo una falla de comunicación: dijo haber hablado contigo durante la liga de verano en Las Vegas y considera que su error fue haber conversado contigo con respecto a lo que se podía esperar de ahora en adelante con esa organización. Desde tu punto de vista, ¿es ese un recuento preciso de la conversación?

DD: Um, no, porque durante todo el verano, las discusiones que tuvimos (sostenidas entre él y mi agente), sabes, parecía que me encontraba en conversaciones para seguir con el equipo en un futuro. Mi mentalidad durante cada verano siempre ha sido de prepararse, salir a la cancha y apoyar a los jóvenes en la liga de verano y entender formas en las cuales puedo mejorar, hacer mejor a mi equipo y esa fue la base de las conversaciones que tuvimos con respecto al futuro. Tener la oportunidad de hacer algo especial nuevamente, ¿sabes? Pues esa fue mi mentalidad y la de todos los que me rodean, también.

CH: En dicha rueda de prensa, habló con respecto a como él le dio al equipo una oportunidad cuando asumió su puesto. ¿Piensas que fue necesario para la organización haber hecho ese movimiento y cambiarte? ¿Por qué no funcionaron las cosas?

DD: Quiero decir, cuando dices “ellos”, es algo frustrante. O sea, ¿quiénes son “ellos”? ¿Le echas la culpa solamente a mí y a Casey? Porque, obviamente, fuimos las únicas dos personas que tuvimos que sufrir las consecuencias de la derrota que nos propinaron en la serie contra Cleveland. Pero solamente perdimos en la postemporada contra un equipo y ese equipo ha ido a las Finales (de la NBA) durante cada año. Surgió una oportunidad y mi mentalidad y la del resto de mis compañeros era que si alguien tenía posibilidades de que eso ocurriera, iba a partir. Ahora, tenemos una gran oportunidad para hacer algo que hasta ahora no hemos podido conseguir. Al final del día, di todo lo que tenía dentro de mí a ese equipo. Y eso se demostró, fue palpable mediante el progreso que hicimos como equipo y el mío como individuo. Entonces, cuando dices cosas tales como “les di oportunidades” y “tengo que hacer algo” … para mí, se trata de mentiras sin sentido.

CH: La relación entre Masai y tú es de vieja data. ¿Eso te hirió aún más, el hecho que tenías esa relación con él?

DD: Sin duda. Quiero decir, cuando utilizas las palabras “familia”, “hermano”, cosas similares, cosas que otros utilizan a la ligera… en lo que a mí concierne, una vez utilizas esa palabra, la mantengo. Mantengo lo que quise decir con eso. Entonces, si se trata de algo que me gusta o no, voy a aceptarlo si vienes a mi persona y me dejas saber con anticipación. Pero no hago ver como si una cosa fuera otra y que me tomaron por sorpresa para terminar haciendo algo diferente. Entiendo como funciona este deporte, como funciona este negocio. Mi mentalidad era que permanecería en Toronto durante toda mi carrera, más nunca fui ingenuo. Sólo déjenmelo saber. De ahí parte toda mi frustración. Y creo que eso fue evidente. Desde los aficionados hasta yo mismo: sólo que me tomó completamente desprevenido.

CH: ¿Cómo sientes que te trató Masai Ujiri, en particular?

DD: Siento que no fui tratado (de la forma que merecía) todos los sacrificios que hice durante nueve años, con el respecto que consideré me merecía. Sólo quería que me dieran la oportunidad de saber que algo estaba ocurriendo, o que estaba surgiendo algo. Eso era todo lo que quería. Eso era todo lo que quería. Todos saben que soy la persona menos malcriada del mundo. Sólo déjenmelo saber y así me puedo preparar para lo que pueda ser el próximo capítulo de mi carrera. Y eso no se me concedió.

CH: ¿Preguntaste si ibas a ser cambiado?

DD: Pregunté: ‘¿Voy a ser cambiado? ¿Está ocurriendo algo, hay una oportunidad de que me cambien?’. Y en múltiples oportunidades me respondieron: ‘No, no hay nada’. Si ocurre algo, pues déjenle saber al agente o a mi persona.

CH: En ese último año del contrato, 2016, ¿es cierto que se te pidió asumir un salario menor con el fin de mejorar al equipo?

DD: Pregunté: ‘¿Qué puedo hacer para ayudar?’ No quería colocarnos en un dilema en el cual no fuera posible ayudar al equipo con la incorporación de otros jugadores. No quería solamente pedir salario máximo. Quería hacer todo lo que pudiera para asegurarme de hacer lo que fuera necesario para mejorar, que pudiéramos disponer de todo lo que se requiriera. Siempre se trató de hacer sacrificios para el mejoramiento del equipo. Dije de forma clara que quería estar allí. “Ahora, ¿qué podemos hacer para ayudar?”. Esa siempre fue mi forma de pensar.

CH: ¿Cuáles fueron tus reacciones iniciales con respecto a ir a San Antonio?

DD: Quiero decir, sigo en shock.

CH: Va a producirse otra transición: de jugar con el entrenador Casey a jugar con el entrenador Pop (Gregg Popovich). Sé que irás al minicamp de la selección de Estados Unidos y Pop será el entrenador. ¿Cuáles son tus expectativas de jugar para el entrenador Pop.

DD: Siempre he sido aficionado de Pop. Hay algo inherente en él, en la forma en la cual maneja a su equipo, la forma en la cual lo entrena, su credibilidad. Todo se destaca en Pop y eso es algo que debes amar en él. Por ende, contar con la oportunidad de jugar con un entrenador legendario en este punto de mi carrera, creo que es una de esas bendiciones disfrazadas que ocurren, porque es un momento muy bonito para contar con una persona como él. He jugado con Case durante la mayor parte de mi carrera. Me dio la libertad definitiva para ser yo mismo. Lo primero que Case me dijo cuando ocurrió el cambio es que voy a adorar a Pop. Escuchar algo así por parte de mi entrenador, a la hora de asumir la transición con un nuevo entrenador, facilita las cosas.

CH: Cada verano, cada temporada baja, te aseguras de trabajar en un aspecto en particular de tu juego. ¿Cuál será en este verano, ahora que haces este cambio?

DD: En esta ocasión, creo que será un infierno para mucha gente. Sin duda alguna.

CH: ¿Por qué dices eso, DeMar?

DD: Esta transición y hacer este cambio, hace que mires tu carrera en retrospectiva, pensando en cuáles aspectos pudiste haber sido mejor, cómo pudiste haber superado algunas cosas, los éxitos que tuviste y los fracasos que experimentaste. Y llegas a acumular todo eso formando un balón de motivación y hambre con cierta frustración, aparte de toda esta situación que ocurre. Voy a empezar desde abajo, para así demostrar el por qué he sido el jugador que he sido. Aunque, en esta ocasión, agrego un nivel totalmente nuevo pensando “no me importa nada más”.