¿Cuál es el Plan B de los Warriors si Kevin Durant decide irse?

play
La Noche del Chef Curry: Steph brilla; ¡Warriors, 51 puntos en el primer cuarto! (0:33)

¡Golden State sumó 51 puntos en el primer cuarto, nueva marca en la NBA! Curry anotó 31 (8 triples), 6 rebotes y 4 asistencias en la victoria 142-111 a Denver, del martes. GSW es líder de Oeste. (0:33)

LOS GOLDEN STATE WARRIORS han hecho todo lo posible por decirles a todos, incluso a ellos mismos, que están centrados en el ahora. Esta temporada. Este intento de un campeonato.

Es la jugada correcta. Sin embargo, eso no es un lujo que su dueño y la oficina puedan disfrutar. En esta época del año, los equipos están comenzando a tener reuniones para discutir los planes de la temporada baja. Es algo típico del negocio. Es un deber al acercarse a la fecha del límite de cambios.

Y los Warriors tienen una de las temporadas más estresantes de la historia del equipo.

Esta no es una posición inaudita. Ocurre cuando los equipos están en medio de construir dinastías. En 1998, por ejemplo, Phil Jackson declaró que la temporada era el “último baile” para los Chicago Bulls antes de que comenzara, Michael Jordan seguía amenazando que se retiraría si Jackson no regresaba y Jerry Krause planeaba una reconstrucción todos los días.

En 2004, cuando Los Angeles Lakers intentaron ganar su cuarto título en cinco años, la tensión entre Shaquille O’Neal y Kobe Bryant aumentó hasta un punto de ebullición en una carrera hacia las finales de la NBA que obligaron a los Lakers a cambiar a O’Neal en el verano.

Ahora es el turno de los Warriors. Los dueños Joe Lacob y Peter Guber, y el gerente general, Bob Myers, ven dos caminos en el horizonte.

Camino A: Kevin Durant firma de nuevo

Celebración. Ya sea en corto o largo plazo, el reparto de apoyo necesitará ajustes pero todavía hay varios integrantes del Salón de la Fama en su apogeo en el roster, y la fiesta continúa. Al igual que Leonardo DiCaprio en “Wolf of the Wall Street”.

Esto podría enviar a los Warriors a una nómina de más de $300 millones cuando se incluyan los impuestos de lujo. Pueden quejarse de eso pero podrán pagarlo. Internamente, los Warriors proyectan un aumento de nueve cifras en los ingresos cuando ingresen al Chase Center la siguiente temporada, dijeron las fuentes. Eso es correcto. Nueve cifras. No se preocupe por los Warriors y su flujo de efectivo.

Es, por supuesto, la ruta preferida. Es la ruta por la que se obsesionan. Como cuando Lacob bromeó sobre la nueva firma de Durant antes de entregarle su anillo de campeonato la noche de apertura. O cuando tuvieron que tomar la decisión de suspender a Draymond Green de un arrebato dirigido a Durant a principios de la temporada. Es sobre el presente y el futuro.

Camino B: Durant se va

¿Cuál es el porcentaje de probabilidad de que esto suceda? Solo Durant lo sabe. Tal vez cambie por el día. Tal vez no sea así. Lo único que está claro es que los Warriors tienen que preparase para ello y tienen que hacerlo ahora.

Lo primero que deben hacer es asegurarse de que Klay Thomson vuelva a firmar. Se podría argumentar que mantener a Thompson debería ser la prioridad número 1 de la temporada baja de los Warriors, sin importar lo que pase con Durant.

Los Warriors necesitan darle un abrazo a Thompson, decirle nuevamente que lo aman y darle una oferta de contrato que no lo aliente a mirar a su alrededor. En la actualidad, Thompson se ubica por debajo del máximo y debido a que firmó antes del pico del límite de 2016, su salario de $19 millones representa una de las grandes ofertas de la liga.

Los Warriors supuestamente querían que Thompson extendiera su contrato el verano pasado. Bajo las reglas de la liga, esto significaría que nuevamente habría recibido menos del máximo. Thompson no aceptó.

Como un espíritu de organización, a los Warriors les gusta tratar de lograr gangas con agentes libres. Ellos recibieron concesiones de Stephen Curry a lo largo de los años, incluido su contrato actual, que no tiene una opción de jugador o una cláusula de no cambio, dos cosas que un jugador de su estatura podría haber exigido absolutamente. Ellos hicieron que Durant tomara menos del máximo y lograron que Thompson tomara menos del máximo hace cinco años.

Pero este no es el momento para perder tiempo. Sin embargo, los Warriors lo hacen, ellos deben absolutamente mantener a Thompson. Ya sea que se trate de una campaña de #splashbrothersforlife o algo más, tienen que mostrar aprecio y eliminar cualquier duda.

Thompson ha dicho numerosas veces que quiere ser un “Warrior de por vida”. Eso es totalmente genial, pero Golden State no puede confiar en eso. Los Warriors necesitan reclutarlo y encerrarlo lo antes posible, especialmente si Durant tarda en julio algunos días para tomar una decisión.

Una vez hecho esto, los Warriors tienen que tomar la decisión respecto a Green. Lo firmaron hasta el 2020 y es elegible para una extensión el próximo verano y parece que quiere. En las entrevistas desde el verano pasado, Green ha insinuado o se refirió francamente a su deseo de que le paguen porque él también tiene un contrato firmado antes del 2016, cuando el aumento de capacidad salarial cambió las tablas de compensación del jugador.

Varias veces esta temporada, incluso en una entrevista con el San Jose Mercury News publicada esta semana, Green ha dicho que persigue el Premio al Jugador Defensivo del Año. Es un intento bastante transparente, al menos en parte, de calificar para una extensión más grande, según lo permiten las reglas de la liga para un jugador que gana el premio.

Un problema es que Green no está teniendo una gran temporada según sus estándares, aunque últimamente ha jugado mejor. Y no tuvo una gran temporada 2017-2018 para sus estándares. Él ha lucido con varias lesiones que lo han frenado. Sus números de disparo se han desplomado. Todavía hay un tiempo entre ahora y el verano y queda un montón de baloncesto, pero esta negociación podría ser complicada.

No importa lo que pase con Durant, los Warriors podrían tener que evaluar qué hacer con Grenn. Si Durant se queda, puede ser difícil romper lo que ha demostrado ser un núcleo de campeonato. Si Durant se va y no pueden encontrar puntos en común en una extensión con Green, la oficina principal podría examinar si podrían encontrar un intercambio por Green que modernizaría y refrescaría al equipo en torno a Curry y, si todo va según lo planeado, Thompson.

Este es un tema delicado. Pero si los Warriors están haciendo su trabajo -y pocos son mejores que ellos en su trabajo- hay un Google Doc protegido por contraseña o un documento oculto en algún lugar que detalla las los cambios por Green que podrían considerar en el verano.

El camino B, sin dudas, es el más desafiante.

En cuanto a DeMarcus Cousins, quien está programado para hacer su debut esta semana, la protección es mucho más simple. Parece poco probable que Cousins forme parte del Camino A o el Camino B.

Si el regreso de Cousins de una lesión en el tendón e Aquiles es exitosa, los Warriors probablemente no podrían permitírselo. En casi cualquier escenario, los Warriors podrían pagar solo alrededor de $6 millones la próxima temporada. Cousins, que está tratando de usar esta año para reconstruir su valor y perseguir un título, sin duda tiene mayores expectativas.

Si el regreso de Cousins no es tan exitoso o su ajuste no es bueno, es probable que los Warriors sigan adelante.

Predecir el futuro de la NBA es un camino para convertirse en un tonto. La liga es demasiado fluida y hay demasiadas variables. Pero preparase para el futuro es vital para el éxito de un equipo.

Krause, un difunto explorador y ejecutivo Salón de la Fama que construyó la dinastía de los Bulls y también la desmanteló, fue famoso por decir que los jugadores no ganan campeonatos, las organizaciones sí.

Este concepto es controvertido. Pero no hay duda de que se requiere un matrimonio de excelencia entre ambos. Los Warriors han tenido eso en los últimos cinco años. Y mantener el éxito va a requerir mucho trabajo.