Ender Inciarte trabaja para mejorar para los Bravos de Atlanta

LAKE BUENA VISTA, Florida --Después de una temporada en la que ganó su segundo Guante de Oro, bateó más 200 hits y participó en su primer Juego de Estrellas, Ender Inciarte está trabajando duro para mejorar. Y saltar al próximo nivel.

Cuando los jugadores de los Bravos de Atlanta saltaron al terreno del Champion Stadium del Complejo Deportivo ESPN de Disney para hacer sus rutinas de entrenamientos primaverales el miércoles, ya Inciarte había visitado el gimnasio y realizado varias rondas de bateo en la jaula bajo techo de la instalación.

El jardinero venezolano de 27 años es una de las figuras más importantes en la nómina del conjunto de la Liga Nacional, pero no se conforma con el sitial que ocupa, sino que va por más.

"Quiero seguir mejorando. Creo que siempre hay espacio para mejorar", dijo Inciarte a ESPN Digital. "En cada temporada trato de superarme en números personales, junto con el equipo, creo que podemos ganar más", agregó.

En el 2017, cuando los Bravos perdieron 90 partidos y quedaron a 25 juegos del primer lugar en su división, Inciarte bateó .304 con 201 hits -- incluyendo 27 dobles y 11 jonrones -- 22 robos y 93 carreras anotadas. Con 19 outs por encima del jardinero promedio, Inciarte lideró la Liga Nacional para atrapar su segundo Guante de Oro consecutivo.

Desde que arribó a las ligas mayores con los Diamondbacks de Arizona en 2014, Inciarte batea .295, promedia 189 hits por cada 162 partidos y es cuarto entre todos los jardineros del béisbol con 69 carreras salvadas por la defensa.

Inciarte está bien ubicado entre todos los peloteros que juegan en el jardín central y en su liga solamente Charlie Blackmon, de los Rockies de Colorado, es más apreciado. Como es poco probable que pueda igualar a sus colegas Mike Trout y Blackmon en cuadrangulares, Inciarte se pasó parte del invierno trabajando con el nuevo coach de velocidad Tom Shaw para mejorar su técnica en el arte de robar bases.

"Creo que defensivamente puedo seguir mejorando en muchas cosas. Ser más certero tirando a las bases", dijo Inciarte, quien se prapara para la segunda temporada del contrato de $30,5 millones por cinco años que firmó con los Bravos antes de la temporada del 2017. El equipo posee una opción que le garantiza tener control sobre el jugador hasta el 2022.

"También quiero mejorar mi porcentaje de embasarme y al estar más en las bases, podría mejorar los robos", agregó Inciarte.

Un Inciarte más completo podría traducirse en un mejor equipo para Atlanta, que ha perdido más de 90 partidos en cada una de las últimas tres temporadas, pero que ha mejorado gradualmente en medio de una reconstrucción. Atlanta logró 67, 68 y 72 triunfos en cada temporada desde el 2015.

Inciarte, el inicialista Freddie Freeman y el jardinero Nick Markakis son los únicos bateadores de los Bravos con un historial productivo. Jugadores jóvenes como el jardinero venezolano Ronald Acuña, el intermedista curaoleño Ozzie Albies y el torpedero norteamericano Dansby Swanson aún tienen que demostrar que pueden jugar diariamente en las Grandes Ligas.

El derecho colombiano Julio Teherán, quien tiene cinco años consecutivos con 30 o más aperturas, es el líder de una rotación abridora que ha lidiado con las lesiones en tiempos recientes.

"En los últimos años las expectativas de los Bravos han sido bajas, no se espera mucho de nosotros, pero tenemos fe en nosotros, contamos con un grupo joven, un grupo bueno", dijo un optimista Inciarte.

"Esperamos sorprender a muuchas personas y al final, estar en los playoffs", dijo.