Clint Frazier, de Yankees, lidia con síntomas de conmoción

Frazier ha pasado los últimos días trabajandorutinas de calentamiento para mantener elevado su ritmo cardiaco. Getty Images

TAMPA, Fla. -- El outfielder de los Yankees de Nueva York, Clint Frazier, continúa lidiando con síntomas relacionados con una conmoción después de golpearse la cabeza con una pared del outfield durante el juego de spring training del sábado. El miércoles por la tarde, dijo que comenzaba a sentirse mejor, gracias al consejo del quarterback de los Seattle Seahawks, Russell Wilson.

"Hablé con Russell y me dijo que bebiera una tonelada de agua. Pensé, me bebí, al menos, un galón hoy", dijo Frazier. "Por la forma en que lo describió, eso es lo que hacen en la NFL. Me siento vivo en este momento. Quizá me hacía falta agua, no lo sé".

Wilson está pasando esta semana como un integrante de los Yankees, participando en el spring training.

Horas antes de la actualización sobre su estado de salud, que ocurrió en los últimos innings del juego del miércoles contra los Tigres de Detroit, le había dado voz a su disgusto por ser forzado a perder mucho tiempo. El outfield tiene exceso de tráfico con Aaron Judge, Giancarlo Stanton, Brett Gardner, Aaron Hicks y Jacoby Ellsbury, y Frazier siente que puede escapársele un lugar en el roster de 25 hombres.

"Ni siquiera me puedo sentar en mi sala sin sentirme como mie...", dijo Frazier la mañana del miércoles. "Me duele la cabeza y son sólo los dolores de cabeza. No puedo soportar del dolor de cabeza todo el día".

"Tengo una meta por cumplir y no es divertido ver que parece que se te escapa mientras estás sentado en una banca".

Un dolor de cabeza sutil, persiste, pero Frazier dijo que el malestar parecido a la migraña que tuvo en los últimos días está disminuyendo. Antes de tomar el consejo de Wilson, tuvo problemas para terminar sus comidas. Dejaba de comer aún con tres cuartos de comida en su plato, después de tener mayor hidratación, Frazier fue capaz de terminarse su plato acostumbrado de desayuno, con huevos revueltos con queso, jamón, pancakes y papas hash brown.

"Voy en una mejor dirección de la que me sentía esta mañana", dijo.

Frazier, de 23 años, fue reportado primero por el equipo con síntomas de conmoción el domingo por la mañana. Contra los Piratas de Pittsburgh el día anterior, en Bradenton, Florida, Frazier iba hacia atrás por un elevado que, dijo, el viento iba llevando. Cuando el jardinero izquierdo alcanzó la franja de advertencia, saltó, a una distancia corta de la pared, atrapó la pelota pero su cabeza hizo contacto con la parte inferior de la barda.

Como parte del proceso de evaluación por conmoción, Frazier ha pasado los últimos cuatro días trabajando con los trainers, haciendo rutinas de calentamiento para mantener elevado su ritmo cardiaco. Después de batallar para batear pelotas desde que ha estado fuera, Frazier fue finalmente capaz de hacerlo, el miércoles por la tarde, sin sentir náuseas. Frazier, quien jugó futbol como adolescente pero nunca había sufrido una conmoción hasta ahora, dijo que podría estar listo para una práctica de bateo en un par de días. Una vez que lo haga por un par de días, tiene confianza en que será capaz de participar en juegos otra vez.