<
>

Miguel Cabrera se siente comprometido y fiel a los Tigres de Detroit

play
En vías de recuperación el 'Doble Tigre' (1:32)

Miguel Cabrera le dijo a Marly Rivera que espera poder estar al 100 por ciento para cuando arranque la temporada 2018, que su espalda debe estar al 100 por ciento, y comentó sobre los cambios en su entrenamiento hacia esa meta. (1:32)

LAKELAND - Miguel Cabrera se encuentra en terreno desconocido.

El astro venezolano ahora forma parte de un equipo que tiene muy pocas probabilidades de competir por un campeonato.

El "Tigre de Maracay" está a punto de iniciar su campaña número 16 en Grandes Ligas y undécima con Detroit. Cabrera ha vivido los mejores momentos de su carrera con los Tigres de Detroit, estableciéndose como uno de los mejores toleteros de su generación, siendo nombrado dos veces Jugador Más Valioso y convirtiéndose en 2012 en el primer jugador en ganar la Triple Corona de la Liga Americana desde 1967.

Es por ello que el venezolano está comprometido con apoyar al gerente del equipo Al Ávila en sus esfuerzos, en particular sabiendo que descargar un contrato como el suyo sería prácticamente imposible para el equipo.

"La mayoría de los equipos pasan por este proceso para poder ganar, y bueno, siempre todo vale de un sacrificio", dijo Cabrera en entrevista con ESPN Digital. "Para mí es muy difícil dejar este equipo de tantos años y las oportunidades que me dieron ellos a mí. Si es aceptar esto, tienes que aceptarlo y ser agradecido también por todas las cosas buenas que les han dado la ciudad, el equipo y todo lo que le han dado a mi familia. Para mí nunca han sido difícil los retos, y para nosotros esto es un gran reto".

El proceso de reconstrucción de los Tigres de Detroit era inevitable.

Los Tigres finalizaron la campaña 2017 con un récord de 64-98, empatados para la peor marca en todo Grandes Ligas, y a la vez cargaron con la cuarta nómina más alta en el béisbol. Una pésima combinación: un producto costoso y de pobre retorno.

Es por ello que Ávila ha demostrado su compromiso con la reconstrucción de raíz del equipo, descargando los contratos de jugadores como Justin Verlander, Justin Upton, Ian Kinsler y J.D. Martínez.

"La mayoría de los equipos pasan por este proceso para poder ganar, y bueno, siempre todo vale de un sacrificio", dijo Cabrera en entrevista con ESPN Digital. "Para mí es muy difícil dejar este equipo de tantos años y las oportunidades que me dieron ellos a mí. Si es aceptar esto, tienes que aceptarlo y ser agradecido también por todas las cosas buenas que les han dado la ciudad, el equipo y todo lo que le han dado a mi familia. Para mí nunca han sido difícil los retos, y para nosotros esto es un gran reto".

A Cabrera, quien tuvo su peor campaña en sus 15 años en Grandes Ligas el año pasado tras verse afectado por una condición crónica de la espalda baja, le restan seis años de su histórica extensión de contrato valorada en $248 millones de dólares.

"Hay que entender la situación mía", agregó Cabrera. "Nadie va a querer un pelotero que estuvo lesionado todo el año. Es muy difícil aceptar un contrato como el mío. De repente no sé, si tengo un buen año, de repente hay varias llamadas porque eso ha sido yo que yo he hablado con Alberto Ávila. Pero mi posición está con el equipo y yo tomaré una decisión que sea lo mejor para el equipo. Si ocurre un cambio y es favorable para el equipo, por supuesto que lo tengo que aceptar".

En cuanto a su condición física, Cabrera, quien se ha visto en óptima forma en los entrenamientos primaverales, admitió que será algo que posiblemente tenga que manejar por el resto de su carrera. El inicialista sufre de dos discos herniados, los cuales causan periódicamente rigidez en la parte baja de la espalda.

Cabrera afirma que no es necesario someterse a una intervención quirúrgica y que continuará lidiando con ello como lo hizo en la temporada muerta, ajustando su preparación física.

"El año pasado sí fue el año donde más afectó (desde) el principio las lesiones y bueno no pude agarrar mi ritmo en el home plate y fue el fruto de eso. Eso es un problema que ya uno tiene por vida. Eso es mentira que el problema de la espalda se va ir de la noche a la mañana", sentenció Cabrera. "Uno tiene que trabajar en eso y tratar de no caer en esa lesión y mantener la espalda fuerte. (He hecho) más ejercicios funcionales que de peso y yo pienso que eso fue lo que me ayudó más a tener y llegar a una mejor forma".

play
4:11

Al Avila: "El béisbol es un deporte cíclico"

El gerente de Detroit Tigers defiende los recortes de nómina y habla sobre la juventud de su roster.

Cabrera fue fichado originalmente por los Tigres en 2008, cuando acordó un contrato de $153.3 millones, en aquel entonces el cuarto más lucrativo en la historia. La llegada del venezolano terminó de reescribir la historia del equipo felino, que había tenido 12 temporadas perdedoras consecutivas entre 1994 y 2005 antes de su inesperada clasificación a la Serie Mundial en 2006.

Tras finalizar con un récord de 43-119 en 2003, los Tigres pasaron de ser uno de los peores equipos en la historia a ganar dos campeonatos de la Liga Americana y cuatro banderines divisionales y convertirse en contendores a playoffs por casi una década.

Por las filas de los Tigres pasaron jugadores del calibre de Cabrera, Víctor Martínez y Prince Fielder, además de lanzadores como Verlander y Max Scherzer,

No obstante, ese exitoso período, en el que no pudieron lograr una corona de la Serie Mundial, también llevó a los Tigres a cargar con una de las nóminas más costosas en todo Grandes Ligas y mermado el calibre de la finca de peloteros jóvenes, por lo cual Ávila no tuvo ninguna otra opción que comenzar un proceso de reconstrucción no visto en Detroit en 12 años.

"La fanaticada en Detroit ya estaba esperando esto. Por muchos años teníamos uno de los mejores clubs en todo el béisbol, pero también tenemos una nómina de las más altas en todo el béisbol", explicó el ejecutivo cubano a ESPN Digital.

Ávila confía en que la adición de talento joven, combinada con la contratación de un experimentado dirigente como Ron Gardenhire, sea una estrategia ganadora. Ese enfoque en la adquisición y desarrollo de talento joven ha sido la clave del éxito para los dos últimos campeones de Serie Mundial, los Cachorros de Chicago y los Astros de Houston, al igual que ha sido crucial en la reconstrucción de sus rivales divisionales, los Indios de Cleveland y los Medias Blancas de Chicago.

"Era muy importante empezar a hacer los cambios, cambios de los peloteros que ya son un poco más veteranos y tratando de mejorar la situación de los prospectos que tenemos en Ligas Menores para poder tener un buen futuro", agregó Ávila. "Entre los muchachos jóvenes que ya tenemos en Grandes Ligas, (en conjunto) con los muchachos que hemos adquirido, que son los mejores prospectos que tenemos en la organización ahora a nivel de ligas menores, creo que tenemos un buen futuro cerca".