¿Puede el sindicato encontrar una manera de encender la estufa caliente en MLB?

play
Manny Machado firmó algunas cosas en Filadelfia el jueves... firmó autógrafos (1:24)

El toletero dominicano estuvo en la Ciudad del Amor Fraterno en reuniones con los Filis y llegó a firmar algunas cosas, pero no lo que los fans del equipo esperaban. Video por Coley Harvey. (1:24)

Si Tony Clark lo hubiera preguntado, le hubiera sugerido al jefe de la Asociación de Jugadores de Béisbol de las Grandes Ligas que leyera el libro “Leadership: In Turbulent Times” de Doris Kearns Goodwin. Dentro, ella escribe acerca de estilos de liderazgo de Herbert Hoover y Franklin Delano Roosevelt cuando se enfrentaron a la peor crisis financiera de la nación en su época, en cualquier momento.

Como presidente, Hoover no hizo nada y no cambió nada, al creer que la situación provocada por la Gran Depresión se corregiría. Una vez que Roosevelt fue inaugurado en la primavera de 1933, atacó los problemas con un enfoque que aprendido a través de los años en os que pasó por rehabilitación para la poliomielitis: si no está funcionando, intente algo diferente.

En los primeros 100 días de la presidencia de Roosevelt, él trabajó para estimular la economía con propuestas y cambios radicales y, con el tiempo, una cantidad suficiente de las ideas generadas crearon la tracción para un cambio.

Esto es lo que el sindicato de jugadores de MLB necesita tan desesperadamente en este momento: Compromiso. Ideas. Diálogo. Negociación.

El agente Jeff Berry escribió su nota, filtrada el mes pasado y publicada la semana pasada, para estimular la conversación, para identificar las áreas en las que los jugadores y el sindicato podrían forjar cierta unidad y estrategia. Otros agentes han estado haciendo lo mismo de otras maneras.

Esos esfuerzos se están haciendo en lo que parece ser un vacío de inacción. Muchos jugadores veteranos lucharon en la agencia libre en el invierno pasado, con docenas de personas que quedaron atrás por la tendencia de la industria hacia los jugadores más jóvenes y menos riesgosos y, sin embargo, el sindicato de jugadores aparentemente no participó en ninguna conversación seria con MLB sobre el cambio -un intercambio serio y repetido de ideas- a través del verano y el otoño.

Mientras tanto, las expectativas de otra clase de agentes libres se están destruyendo en este invierno, con cerca de 200 veteranos que aún buscan trabajo a solo seis semanas del inicio de los entrenamientos de primavera. Y aquí está una vista previa sólida del próximo invierno y el invierno después de eso: sin cambios sustanciales, la cantidad de agentes libres crecerá, hinchada por la cantidad asombrosa que están siendo obligados a aceptar acuerdos de ligas menores de un año y las condiciones empeorarán.

La única posibilidad de que las circunstancias cambien en los próximos dos años -y la única forma en que la próxima generación de agentes libres tenga oportunidad de mejorar las condiciones- es a través del diálogo y la negociación.

No hay manera de evitar el simple hecho: el enfoque de Clark en la última ronda de negociación colectiva -esperar hasta que los últimos días y horas de conversaciones para negociar seriamente con MLB- fue un desastre para el sindicato. Cuando las conversaciones frenéticas y tardías terminaron, el polvo se asentó, los umbrales de impuestos de lujo fueron mucho más bajos de lo que necesitaban los jugadores; las multas por impuestos de lujo eran tan onerosas que los equipos los tratan como un tope salarial de facto y no hubo ajustes reales a las reglas para desalentar la creciente práctica del tanque.

Lo que los jugadores que obtuvieron a cambio fue un pequeño con comodidades valiosas. “Dominamos los problemas del dinero”, señaló un gerente general. “Y obtuvieron un asiento adicional en el autobús”.

En medio del segundo invierno seguido de frustración para los agentes libres, Clark se enfrenta a la pregunta de cuál será su próxima mejor acción en nombre del sindicato:

-Él podría continuar teniendo un compromiso mínimo con MLB. Eso no funcionó en 2016 en las conversaciones con CBA. No funcionó para los agentes libres de 2017-2018. No está funcionando para los agentes libres de 2018-2019.

-El podría comprometerse seriamente con MLB y adoptar el enfoque de Roosevelt -y del predecesor de Clark, el fallecido Michael Weiner- al trabajar constantemente en asuntos financieros muy complicados durante meses de discusiones.

Clark y el comité ejecutivo de jugadores tienen puntos reales de influencia para explorar en este momento con la administración. El comisionado Rob Manfred desea que los jugadores lo ayuden a crear un producto atractivo para los fanáticos más jóvenes. Parece muy posible que las dos partes puedan encontrar un terreno común cuando lleguen ahi, tal vez limitando el uso de relevistas y cambio de lanzadores, lo que ha disminuido gradualmente el valor de los lanzadores abridores, cuya permanencia en la agencia libre es financieramente importante para el sindicato.

Es probable que MLB solicite una regla de BD universal en algún punto, ya que los equipos buscan proteger a los lanzadores de lesiones, y esto es algo bueno e importante para el sindicato. Hay un sentimiento entre algunos equipos para abordar la práctica del tanque, de que los clubes reduzcan drásticamente la nómina en un esfuerzo por llegar a la cima del draft. En sindicato también se beneficiaría de esto.

Pero nada de eso puede suceder sin acción, sin discusiones, sin diálogo, sin negociaciones -y comprometerse con MLB en todos estos temas no le cuesta nada al sindicato de jugadores-. Clark podría sentarse todas las semanas con Manfred & Co en los próximos meses y hacer un seguimiento de la oferta de MLB para elaborar una extensión del actual acuerdo de negociación colectiva, con mejores condiciones para los jugadores.

Si al final de esas conversaciones, el sindicato no está satisfecho, Clark podría irse sin nuevos tratos y no estar en peor situación de lo que están hoy él y los jugadores. Clark realmente estaría en una mejor posición como líder porque podría decirle a los jugadores que agotó todas las avenidas que pudo para tratar de mejorar una situación fea.

Como Frankinl Roosevelt entendió: si no funciona, intente algo diferente.