Boxeador sin 'pasión'

Ha sucedido otra vez: hemos salido de la arena sin convencernos totalmente del boxeo de Saúl el 'Canelo' Álvarez. ¿Qué le pasa? ¿Por qué no llena las expectativas? ¿En dónde están sus carencias? La realidad es que técnicamente no tenemos nada que reprocharle. Incluso el sábado, en una pelea complicada por las condiciones del rival, mostró nuevas formas de quitarse los golpes con hábiles y elegantes movimientos de cintura. Pero algo, algo le falta y no encuentra el 'Canelo'. ¿Qué es? ¿Dónde está ese 'pequeño gran' detalle? Yo creo que es un tema de pasión, de reacción, de fuego interno que no puede ni debe confundirse con valentía -esa el 'Canelo, la tiene de sobra. Es una manera sutil y a la vez directa que el boxeador mexicano siempre ha tenido para comunicarse con los aficionados.

SAN DIEGO, California.- No se trata --y creo nunca se ha tratado-- de que Saúl el 'Canelo' Álvarez me caiga bien o mal. Se trata de que su boxeo realmente termine cayéndole bien o siendo agradable para el aficionado. Y en ese sentido, noche tras noche, el 'Canelo' ha dividido la opinión. El sábado, en Las Vegas, no fue la excepción.

Para empezar, diré que non tengo duda alguna de que ganó el combate ante Daniel Jacobs, un rival de un estilo complicado que se impuso en varios rounds y que perdió otros más. Pero después de doce episodios que, para mí, en lo general fueron buenos, existe un vacío de satisfacción en el aficionado. Algunos aseguran que el mexicano cumplió con una muy buena actuación y otros, incluso desesperados, le reclaman la falta de protagonismo en los momentos importantes de las peleas. Yo me incluyo en el segundo grupo.

Y cuando busco qué y por qué no me convence el boxeo del 'Canelo' encuentro, la verdad, pocas justificaciones boxísticas. El sábado, a sus 28 años, mostró otro evidente avance en términos técnicos cuando con hábiles y armónicos movimientos de cintura se quitó los golpes que le tiraba Jacobs en combinaciones de izquierda y derecha. Es cada día un boxeador más completo. Trabaja, se disciplina, llega perfectamente al peso, es serio en sus compromisos y se ha transformado en una máquina de generar ingresos. Es la cara del boxeo actual. ¿Por qué no convence?

Al final del día, creo que es un tema de pasión. Álvarez es un boxeador que no encuentra la conexión con el público y quizá ello se entienda como una carencia de pasión, un ímpetu que generalmente lograban exponer y comunicar boxeadores mexicanos. 'Canelo' raya muchas veces en so propia perfección. Está concebido y hecho para ser un robot dentro del ring. Ataca y se defiende bajo un plan, inteligente, consensuado, planificado y rara vez abandona el guion de la pelea. En los momentos más delicados, cuando el aficionado espera el paso al frente, el golpe, la intuición misma del peleador, el 'Canelo' toma distancia y se refugia en su propio refinamiento. Es incapaz de ponerse el disfraz que Chávez utilizó ante Meldrick Taylor, que Salvador empleó para aplastar a Wilfredo o que Juan Manuel encontró para noquear a Manny... ese 'Canelo' no existe.

Pasión, que en el boxeo puede confundirse con valentía. Y no es eso. Álvarez es un boxeador valiente, arrojado, un gran contragolpeador, pero que pareciera que cuando la pelea está en el tono más dramático o encendido, él no encuentra 'el fuego' interno para ser el boxeador que todos creemos que puede ser.

Es una pena. Me gustaría, algún día, salir de la arena pleno y satisfecho con el 'Canelo', pero esa noche no llega y no ocurre mientras él no se decida a ser un boxeador diferente. Tal vez, no quiere o tal vez no siente así el boxeo. No es totalmente su culpa. Es lo que transmite y nada más. Será cuestión de que bajemos nuestras expectativas y nos conformemos. El problema vendrá a la hora de hacer comparaciones. Será difícil que compita con lo más ilustre del boxeo mexicano sin tener y transmitir esas emociones...

@Faitelson_ESPN