<
>

Yankees mantuvieron dominio aterrador sobre Minnesota

play
Severino ya piensa en una segunda oportunidad (0:31)

El dominicano de los Yankees de New York considera que la victoria influirá de manera positiva en su próxima presentación. (0:31)

NUEVA YORK -- En uno de los partidos más largos del año, los Yankees de Nueva York mantuvieron uno de los dominios más impresionantes de un equipo sobre otro en la historia reciente de los playoffs de Grandes Ligas.

Los Yankees, que perdían 3-0 antes de agotar su primer turno, pegaron tres cuadrangulares y su gran bullpen mostró la casta para vencer 8-4 a los Mellizos de Minnesota, el martes ante 49,280 aficionados en Yankee Stadium, en el partido de comodines de la Liga Americana.

Con su décimo triunfo consecutivo en playoffs ante los Mellizos desde el 6 de octubre del 2004, Nueva York avanzó a las Series Divisionales contra los Indios de Cleveland desde el jueves en Progressive Field. Ahora los Yankees tienen marca de 13-2 contra Minnesota, al que ya había derrotado en las cuatro series que habían jugado anteriormente.

Los rayados vencieron a los gemelos 3-1 en 2003 y 2004 y por barrida 3-0 en 2009 y 2010. Nueva York, el equipo más experimentado de playoffs con 53 apariciones, también tiene una racha vigente de 10 triunfos contra los Rangers de Texas.

Minnesota ha perdido 13 juegos consecutivos de playoffs desde que ganó el séptimo partido de la Serie Mundial de 1991, empatando la racha más larga de todos los tiempos con los Medias Rojas de Boston (1986-1995).

''No sabía nada de ese asunto histórico, pero lo que sé es que nosotros salimos al terreno a dar el cien por ciento, ya sea contra Cleveland o Minnesota'', dijo el receptor dominicano Gary Sánchez, quien bateó de 4-2, con un doble y una carrera anotada. ''Contra cualquier equipo que venga, nosotros salimos a ganar''.

El primer choque de la postemporada tardó 3 horas y 51minutos. Pasaron casi dos horas antes de que terminara la tercera entrada. Los abridores, los dominicanos Ervin Santana y Luis Severino, permitieron siete carreras y solamente sacaron siete outs en un duelo que generó muchas expectativas.

Antes del encuentro, el comisionado Rob Manfred se mostró optimista de que el sindicato de peloteros aceptará modificar algunas reglas para acelerar los partidos de béisbol, después que la duración promedio aumentó en el 2017 por cuatro minutos y medio hasta 3 horas, 5 minutos y 11 segundos, un nuevo récord.

''Este fue un demonio de partido, particularmente en el inicio'', dijo el manager de los Mellizos, el miembro del Salón de la Fama, Paul Molitor.

''Hubo muchas cosas que transpirar en las primeras entradas. Estoy seguro que el comisionado Manfred disfrutó el ritmo del partido'', agregó el capataz.

Los Mellizos hicieron a media lo que se recomienda a un visitante en una casa hostil contra un rival difícil: Pegar primero y no dejar de pegar. Lamentablemente, olvidaron la parte de no dejarse golpear.

El intermedista Brian Dozier bateó jonrón al quinto lanzamiento de Severino, una recta a 99 millas por hora, y el jardinero puertorriqueño Eddie Rosario agregó otro de dos carreras para poner a Minnesota arriba 3-0 antes de que una gran cantidad de aficionados de los Yankees entrara al majestuoso edificio del Bronx.

Severino fue sacado del encuentro con apenas un out, empatando la marca de aparición más corta para un abridor de los Yankees en postemporada, pero el relevista Chad Green logró poner el orden con ponches seguidos a Byron Buxton y Jason Castro con dos corredores en circulación.

''No estaba nervioso, pero la adrenalina estaba fluyendo rápido. Cuando el equipo gana, es más fácil voltear la página y enfocarme en mi próxima salida'', dijo Severino, quien tuvo una campaña extraordinaria, pero permitió tres carreras en tres entradas en su única salida del año contra los Mellizos.

''No le presté atención a eso. Me preparé para el partido como cualquier otro. Yo no le presto mucha atención a los números porque cualquier cosa puede pasar. Esto es un solo juego, no es una serie, y cualquier cosa puede pasar'', dijo Severino.

Arrancar abajo por tres carreras, no amilanó a los Yankees, que reaccionaron de imediato contra Santana. En el cierre de la primera entrada el curazoleño Didi Gregorius, quien bateó 25 cuadrangulares durante la temporada --récord de la franquicia para un torpedero--, descargó jonrón con Brett Gardner y Aaron Judge en los senderos para empatar las acciones.

''Bien, pienso que se mostró un gran carácter por la forma en que peleamos y respondimos en la primera entrada. Eso fue enorme para nosotros'', dijo Joe Girardi, el manager de Nueva York.

''Uno trata de hacer las pequeñas cosas y a veces tiene la oportunidad de hacer algunas un poco más grande, pero no se puede tratar de perder la perspectiva. Tenemos varios muchachos que pueden sacar la pelota y dar los batazos grandes'', dijo Gregorius.

Gardner bateó un jonrón solitario contra Santana en el segundo inning para que Nueva York tomara el control de las acciones por primera vez en la noche. Los Mellizos empataron 4-4 en el tercero y Santana fue sustituido por el novato puertorriqueño José Berríos en el cierre del episodio.

El pronosticado duelo entre Severino y Santana no fue exactamente lo esperado. En la historia de partidos decisivos de postemporada es la primera vez que los lanzadores abridores no pasaron de la segunda entrada.

''No es excusa, pero a mí me afectó la duración del primer inning, que duró casi media hora. Me monté en la bicicleta para calentar el cuerpo y no me funcionó. Mis pitcheos estaban bien, pero quedándose altos'', dijo Santana.

''De todas maneras, tuvimos una gran temporada. Para las bajas expectativas y haber perdido 103 juegos el año pasado, pienso que no tenemos nada porque lamentarnos'', agregó Santana.

Con el partido igualado en la tercera entrada, Berríos permitió doblete a Sánchez y sencillo remolcador al jardinero Aaron Hicks. En el cuarto, Gardner pegó sencillo después de un out y Judge, quien lideró la liga con 52 jonrones, récord de todos los tiempos para un novato, mandó un lanzamiento de Berríos a las tribunas del jardín izquierdo para ampliar la ventaja del local.

El bullpen de los Yankees, que durante la temporada superó los 600 ponches y limitó a la oposición a un promedio de .204, cifras récords para la franquicia, detuvo a los Mellizos en una carrera por 8.2 entradas, incluyendo ceros en los últimos seis episodios. Los 13 ponches del relevo estableció un récord para los Yankees y empató la marca de playoffs en Grandes Ligas.

David Robertson trabajó 3.1 entradas en blanco con cinco ponches para anotarse la victoria, mientras que Tommy Kahnle estuvo perfecto por 2.1 innings. El par de derechos llegó procedente de los Medias Blancas de Chicago en medio de la temporada. El zurdo Aroldis Chapman ponchó tres en el noveno para cerrar el encuentro.

''Nuestro bullpen fue maravilloso esta noche. Las entradas que nos dio Robertson, la forma en que salvamos algunas carreras. Fue notable lo que hicieron'', dijo Girardi.

Robertson, quien fue miembro del último equipo de los Yankees que ganó la Serie Mundial (2009), dijo que nadie en el bullpen pensó que sería una noche difícil para el relevo cuando Severino fue sacado con un out en el juego.

''Para ser honesto, no pensé eso ni cuando empatamos el juego. Yo sabía que que iba a lanzar en algún punto y que trataría de lanzar un par de entradas y poner algunos ceros'', dijo el relevista.

''Nosotros sabemos que como miembros de un bullpen, podemos salir a lanzar en cualquier momento'', dijo.

El bullpen de Minnesota permitió cuatro carreras en seis entradas contra los Yankees, que pusieron su marca de postemporada en 224-155. Los Mellizos tienen 25 victorias y 40 derrotas en este escenario.

''Para este equipo vendrán muchos tiempos mejores. Lo del 2017 fue solamentela semilla del futuro'', dijo el antesalista dominicano Miguel Sano, quien no estuvo disponible para el encuentro del martes por una lesión en la pierna izquierda.