<
>

Ganadores y perdedores en Disney

play
Ganadores y perdedores de las Reuniones Invernales de MLB 2017 (1:42)

La convocatoria de cuatro días en el majestuoso Swan & Dolphin Resort de Walt Disney World de Orlando, Florida, nos dejó varios movimientos en la temporada baja de Grandes Ligas. (1:42)

ORLANDO, Florida -- Con un balance bien claro de quienes fueron los ganadores y perdedores concluyó el jueves una de las ediciones más aburridas y monótonas de los últimos tiempos de las Reuniones Invernales de Grandes ligas.

Básicamente, la convocatoria de cuatro días en el majestuoso Swan & Dolphin Resort de Walt Disney World de Orlando, Florida, se convirtió en un trio de monólogos de los Yankees de Nueva York y Marlins de Miami y el súper agente Scott Boras.

Mientras los Yankees presentaron un Babe Ruth moderno y preguntaron por varias estrellas, los Marlins se desprendieron de sus principales figuras, lo que provocó que Boras se burlara de la organización floridana en su "discurso del estado de la unión" de cada ''Winter Meetings''.

''Hemos visto cómo una de las tiendas de joyería de Grandes Ligas se ha convertido en una casa de empeño'', dijo Boras.

Por cuarta vez desde el 2006, ''The City Beautiful'' acogió las juntas anuales, donde se encuentran al mismo tiempo los principales ejecutivos de los 30 clubes de Grandes Ligas, representantes de 160 equipos de ligas menores, agentes de jugadores, empresas relacionadas a la industria y medios de comunicación nacionales e internacionales.

El evento con 116 años de historia está programado para ser celebrado en Las Vegas, Nevada, el próximo año. En lo que respecta al 2017, estos fueron los mayores ganadores y perdedores.

LOS GANADORES

Giancarlo Stanton: El reinante Jugador Más Valioso de la Liga Nacional se lleva sus kilométricos cuadrangulares y, muy importante, su contrato de $325 millones de dólares a Nueva York, la meca del béisbol, donde vestirá el uniforme de los Yankees, el equipo de pelota más importante del planeta.

Los Marlins enviaron a Stanton y $30 millones a los Yankees por el intermedista Todos Estrellas dominicano Starlin Castro y los prospectos, también quisqueyanos, Jorge Guzmán y José Devers. Aunque cerraron las negociaciones en el fin de semana, fue el lunes que los Yankees presentaron al vigente Jugador Más Valioso de la Liga Nacional en una concurrida conferencia en la sala de prensa de las Reuniones Invernales.

Los Yankees, que lideraron las ligas mayores con 241 jonrones en el 2017, podrían amenazar la marca de 264 que tuvieron los Marineros de Seattle de 1997, juntando a Stanton con el jardinero Aaron Judge, el receptor dominicano Gary Sánchez, el inicialista Greg Bird y el torpedero Didi Gregorius, entre otros, en su alineación.

Stanton (59) y Judge (52), los lideres de cuadrangulares en ambas ligas mayores este año, básicamente tendrán su propio Derby diario desde las prácticas de bateo y todo el mundo lo estará viendo, en el estadio y por televisión, a diferencia de Miami, donde Stanton básicamente pasaba desapercibido la mayor parte del tiempo.

Marcell Ozuna: En el 2017, Ozuna tuvo una actuación casi similar a la de Stanton, pero por jugar en Miami y a la sombra de su poderoso compañero, pasó desapercibido. Ozuna bateó .312 con 37 jonrones y 124 carreras impulsadas y ganó el Guante de Oro.

Ozuna, de 27 años, fue mandado por los Marlins a los Cardenales de San Luis por el lanzador dominicano Sandy Alcántara, quien debutó con el equipo grande este año como relevista, pero está proyectado para ser un abridor de la punta de la rotación, y los tiradores norteamericanos Zac Gallen y Daniel Castano.

En San Luis, una de las franquicias más tradicionales de Grandes Ligas, Ozuna tendrá la oportunidad de establecer un mayor valor antes de aterrizar en la agencia libre después de la temporada del 2019.

Los relevistas: Durante los cuatro días de las Reuniones Invernales, el mercado de los toleteros y los pitchers abridores aportó los rumores, mientras que los relevistas metían el dinero al banco. Veamos quienes ficharon entre domingo y jueves:

Brandon Morrow ($21 millones por dos años con Cachorros de Chicago), el dominicano Juan Nicasio ($17 millones por dos años con Seattle Mariners), Pat Neshek ($16,25 millones por dos años con Filis de Filadelfia), Joe Smith ($15 millones por 2 años con Astros de Houston), Luke Gregerson ($11 millones por dos años con San Luis), Steve Cishek (entre $12 y $14 millones por dos años con los Cachorros) y Brandon Kintzler ($10 millones +$6 millones en incentivos por dos años con Nacionales de Washington), consiguieron pactos de más de $10 millones.

El veterano cerrador dominicano Fernando Rodney ($4,5 millones, más $1,5 millones en incentivos, por un año con Mellizos de Minnesota) y Mike Fiers ($6 millones por un año con Tigres de Detroit) también salieron de la lista de desempleados en Disney.

Bienvenidos a Grandes Ligas: De 18 jugadores reclutados el jueves en la fase de Grandes Ligas del sorteo de Regla 5, ocho son latinoamericanos (cuatro dominicanos, cuatro venezolanos y un cubano).

José Mesa hijo, de 24 años, pasó de los Yankees a los Orioles de Baltimore. El derecho tiene foja de 12-4, efectividad de 2.86 y ha ponchado 226 bateadores en 176 entradas en cuatro temporadas en ligas menores en la organización de los Yankees.

Todos los dominicanos reclutados son lanzadores. Los Orioles también se quedaron con el derecho Pedro Araujo, quien pertenecía a los Chicago Cubs; los Gigantes de San Francisco adquirieron al rápido Julián Fernández pasa desde Rockies de Colorado y Anyelo Gómez pasó de los Yankees a los Bravos de Atlanta.
Baltimore, el único conjunto con tres selecciones, atrapó al lanzador cubanoamericano Nestor Cortés, un zurdo que pertenecía a los Yankees.

Los Tigres de Detroit usaron su primera turno en el draft para pescar al jardinero venezolano Victor Reyes desde los Diamondbacks de Arizona. El bateador ambidiestro de 23 años era el prospecto #18 en la organización de Arizona.
Otro jardinero venezolano, Carlos Tocci, fue tomado por los Medias Blancas de Chicago desde Filis de Filadelfia (y luego cambiado a los Rangers de Texas), mientras que sus compatriotas, los lanzadores Elieser Hernández y Albert Suárez, pasaron de Houston y Gigantes de San Francisco a Miami y Arizona, respectivamente.

PERDEDORES

Los Marlins: En lo que se calienta una cerveza en la playa de Miami, los Marlins cambiaron al intermedista Dee Gordon a Seattle, Stanton a los Yankees y Ozuna a San Luis; conversaron con varios conjuntos para tratar de mover al jardinero Christian Yelich y, de paso, mandaron el trisme mensaje de que lo único diferente que tienen sus nuevos dueños en relación a sus anteriores dueños son los apellidos.

La venta de pasillo de los Marlins fue recibida como un trago amargo por los aficionados del Sur de Florida, que pensaban que algunas cosas cambiarían después que Bruce Sherman y Derek Jeter compraron el equipo al odiado Jeffrey Loria. Peor aún, en toda la industria del béisbol se criticó el pobre retorno que recibieron los peces por Stanton, además del maltrato de Jeter al Jugador más caro del equipo durante todo el proceso.

Derek Jeter: Cada golpe a los Marlins es un golpe a Jeter, la cara más visible de la nueva directiva.

Y no solamente es por cambiar a las estrellas, maltratar a Stanton o estar en un juego de fútbol americano en Miami, mientras su empresa realizaba movidas tan importantes en Orlando, sino por todos los pasos en falso que ha dado desde que se completó la venta del conjunto, incluyendo el despido de figuras adoradas por los aficionados como Tany Pérez, Jeff Conine, Andre Dawson y Jack McKeon, antes de comenzar su gestión de manera oficial.

Tras el canje de Stanton a los Yankees, un seguidor del equipo, quien es cura, sugirió en la iglesia que los fanáticos boicoteen los juegos de los Marlins en señal de protesta.

Agentes libres caros: Los jardineros J.D. Martínez, Jay Bruce y Lorenzo Cain; los inicialistas Eric Hosmer, Carlos Santana y Yonder Alonso; los antesalistas Mike Moustakas y Todd Frazier y los lanzadores Jake Arrieta, Yu Darvish, CC Sabathia, Alex Cobb y Lance Lynn y más de 150 jugadores siguen desempleados después de cuatro días de rumores e intercambios de opiniones en las Reuniones Invernales.

En lo que se refiere a Martínez, Hosmer, Arrieta y Darvish son jugadores que muy probablemente deben superar la barrera de los $100 millones de dólares en sus nuevos contratos. El número "200" ha sido mencionado en un par de ocasiones después de los apellidos Arrieta y Martínez, pero eso está por verse.

El soplón de información sobre Ohtani: La oficina del comisionado de Grandes Ligas investigará si un oficial de uno de los equipos fue quien filtró la información médica del japonés Shohei Ohtani citada en historias publicadas esta semana, reportó Buster Olney, de ESPN.

El asunto no es ligero. Si una investigación determina que alguien relacionado a uno de los otros 29 clubes que no firmó a Ohtani fue responsable de filtrar datos personales del pelotero, entonces las sanciones serán severas, para el individuo y/o la organización, o ambos.

Ohtani fue puesto en subasta por su equipo japonés. Los 30 clubes de Estados Unidos recibieron el mismo reporte médico y comentarios confidenciales. Todos sabían los pros y los contras. Ohtani decidió firmar con los Angelinos de Los Ángeles. ¿Fin del asunto? ¡No!

El martes, Sports Illustrated informó que Ohtani había recibido una inyección de plasma rica en plaquetas para su codo. Luego, Yahoo! Sports publicó detalles de los registros médicos de Ohtani, específicamente que tiene un esguince de Grado 1 del ligamento colateral cubital en su brazo de lanzar.

El gerente general de los Angeles Angels, Billy Eppler, confirmó a los reporteros el martes que Ohtani recibió una inyección de PRP en su codo derecho y agregó que el equipo estaba satisfecho con los resultados del examen físico de la joven estrella que puede lanzar y batear regularmente.

Si los datos usados en esos reportes fueron aportados por personal de uno o varios de los clubes rivales, entonces eso es un golpe bajo e innecesario. Que se sepa, ningún equipo desistió de firmar a Ohtani después de tener su información médica, que es secreta y confidencial, salvo aprobación del propiestario.

El soplón, si trabaja en las ligas mayores, seguro la pasará difícil.