<
>

Reveco, a todo o nada

Reveco quiere recuperar la corona que le quitó Ioka, en abril de este año Getty Images

BUENOS AIRES -- El mendocino Juan Carlos Reveco, a los 32 años, afrontará sin dudas una de las más riesgosas pruebas de toda su campaña profesional, que incluye 35 peleas ganadas (19 antes del límite) y 2 derrotas.

Justamente una de ellas fue ante su rival del jueves 31 de diciembre. Se trata de Kazuto Ioka, quien el 22 de abril de este año, le ganó por puntos, y le arrebató la corona de peso mosca AMB.

El triunfo de Ioka –quien ahora suma 18 peleas ganadas, una derrota y 10 KO a su favor-, fue muy ajustado y según la óptica, considerado localista. De hecho, fue la Asociación Mundial de Boxeo la que decidió que se hiciera la revancha, teniendo en cuenta la paridad vista en ese combate.

Pero más allá de el orden de apreciaciones, quedó en claro que el japonés, 26 años, es un muy buen boxeador, de gran movimiento de piernas sincronizadas con sus golpes y que puso en apuros a Reveco, un estilista inteligente y bien armado.

“Esta vez será diferente”, afirma Reveco, quien viajó a Osaka con su preparador físico, Diego Giménez y su técnico, Charly Rodríguez. “Ioka es muy bueno, pero creo que esta vez le ganaré con mayor claridad, sobre todo porque le pusimos mucho énfasis a la velocidad de golpes, para lograr superarlo y marcar bien ante los jurados, y al mismo tiempo, hacer jugar las piernas”.

Kazuto Ioka ya fue campeón mundial de peso mínimo. Esta será la tercera ocasión en que Reveco pelee en Japón, sumando un triunfo y una derrota. Teniendo en cuenta el fallo anterior, en el que Reveco no logró defender con éxito su corona en la décima defensa, esta vez debe llevarse la corona, porque de otra manera, perderá la vigencia que aún mantiene.

“Es una presión muy grande, pero acá lo que importa es que estoy mentalizado para ganar o ganar”, afirma Reveco que, a su estilo elegante y sincronizado, le suma también un temperamento enérgico que, muchas veces, lo lleva a aceptar la pelea franca.

El encuentro el jueves 31 de diciembre a las ocho de la mañana, hora de la Argentina (ocho de la noche local). Teniendo en cuenta que durante este año Lucas Matthysse cayó ante Viktor Postol, y que Maravilla Martínez anunció su retiro oficialmente, y que Marcos Maidana parece seguir el mismo camino, una victoria de Reveco sería muy importante para el boxeo argentino.

Hoy Jesús Cuellar es el campeón regular AMB de los plumas mientras que Victor Emilio Ramírez reina entre los cruceros FIB.

“Este año me tocó perder la corona y espero que, en el último día de 2015, sea mi turno para recuperarla. No quiero pensar en la situación del boxeo argentino, ya que si bien me preocupa y me interesa mucho, no deseo absorber presión innecesaria. Hoy mi objetivo es: pensar en Ioka, y ganarle, recuperar esa corona que fue mía y que mucho me costó lograr”, afirma Cotón.

"Este año me tocó perder la corona y espero que, en el último día de 2015, sea mi turno para recuperarla (...) Hoy mi objetivo es: pensar en Ioka, y ganarle, recuperar esa corona que fue mía y que mucho me costó lograr"

Juan Carlos Reveco

Los boxeadores hicieron entrenamientos públicos que, ante todo fueron más del orden promocional que otra cosa, teniendo en cuenta que ya el trabajo mayor fue realizado. De hecho, Ioka se mostró con Hiroki Iioka, su tío, que fue campeón mundial mínimo CMB y minimosca AMB en los años 80 y 90.

Ioka superó por puntos en septiembre pasado a otro argentino, el cordobés Roberto “Incho” Sosa, quien fue claramente superado por el flamante campeón.

“Lo hemos estudiado mucho, la pelea es difícil, pero creo que hemos encontrado con Diego (Giménez) y Charly (Rodríguez) la fórmula para superarlo, eso sí, sabiendo que no se pueden dejar dudas”, afirmó Reveco.

Los dos pasaron por el pesaje y no tuvieron problemas con la balanza, registrando 50,802 kilos, justo en el límite de la división. En el combate –que se efectuará en el Edion Arena de Osaka- actuará como referí el norteamericano Mark Nelson, mientras que serán jurados el norteamericano John Poturaj, el italiano Stefano Carozza y el sudafricano Stanley Christoudoulou –un oficial de ring muy particular para el boxeo argentino. Christoudoulou fue el réferi de grandes victorias de compatriotas, como la de Victor Galíndez frente a Richie Kates o la de Jorge Castro sobre John David Jackson. Y, como jurado, estuvo en la terna que vio ganador a Marcos Maidana sobre Adrien Broner en Texas.

En donde sí hubo conflicto –y fue muy serio- fue a la hora de elegir los guantes de pelea. Sucede que se utilizarán guantes “Winning” de fabricación japonesa. Generalmente, los guantes están dispuestos para que cada boxeador los pruebe y los examine. En este caso, el equipo japonés decidió utilizar unos negros, dejándole los azules a Reveco: sin opciones. Normalmente, cuando los guantes están a disposición se puede elegir, pero acá no dejaron resquicios para la opción. ¿Por qué los azules tenían que ser para los argentinos?

No hubo acuerdo y quedaban dos posibilidades, o cancelar la pelea o aceptar los guantes. Más allá de las airadas quejas de Osvaldo Rivero –el promotor de Reveco- se optó por el camino menos conflictivo que fue el de aceptar los guantes.

“Se venía el pesaje encima y como era una discusión de nunca acabar, finalmente se optó por aceptar lo que, para nosotros, no está en los reglamentos de la Asociación, pero ya era agotarnos y transmitirle el conflicto al boxeador, lo cual no es bueno tampoco”, nos dijo Diego Giménez.

Recordamos que Floyd Mayweather le cambió los guantes a Marcos Maidana pero que, en ese caso, le cambió también la cantidad de onzas (de 8 reglamentarias a 10) pero compensó económicamente al boxeador argentino. Con Floyd tampoco cuentan los reglamentos...

Las conjeturas y las tácticas van quedando atrás a medida que se acerca el momento de la verdad. Todo indica que será muy difícil para Reveco, pero también es importante saber que se hizo todo para llegar en el mejor estado físico y mental.

Ahora solamente queda esperar a que suene la campana...