<
>

Las claves de Canelo-Chavez Jr.

play
Julio César Chávez: "Ojalá Canelo salga a atacar" (1:10)

El padre de Chávez Jr. reaccionó ante una consulta de Carlos Irusta, en Las Vegas, previo al esperado combate del sábado. (1:10)

LAS VEGAS -- Samuel “El Canelo” Álvarez y Julio César Chávez Junior se enfrentarán en un combate que ha despertado gran expectativa. Y es que aun siendo Álvarez el favorito a la hora de las apuestas –y de las opiniones-, son muchos lo que no solamente piensan que Chávez tiene condiciones para ganar, sino que también puede hacerlo antes del límite.

Analicemos algunos puntos.
Iniciativa. Los dos son boxeadores de ataque; los dos tienen problemas con blancos móviles, pero, ¿Quién será el que lleve el ritmo de la pelea? Seguramente Canelo deberá hacer el trabajo, porque es más bajo que su rival y la única manera de establecer su espacio será avanzar rotando la cintura para achicar distancias. Esto puede beneficiar a Chávez, quien manteniendo la izquierda extendida a puro jab y lanzando golpes ascendentes, puede hacerle daño al Canelo cuando este trate de cruzar el 'campo minado'.

A su vez, Chávez no debería solamente conformarse con esperar, puesto que si mantiene activo el jab, puede llegar a obligarlo a Canelo a mantenerse de lejos. No hay cosa peor para un peleador que verse obligado a caminar hacia atrás y, si Chávez lo logra, establecerá un punto importante a favor.

Temperamento. Da la sensación de que ninguno evita la pelea caliente. Así que, cuando se pierdan las posibilidades de establecer una estrategia definida, o cuando haya algún “cruce peligroso”, cualquiera de los dos perderá la calma y el sentido de la defensa para afianzar la mano. Y como en boxeo el que se enoja pierde, aquel que pierda los estribos puede tener problemas. Sentimos que, por más cautela que haya, el hielo se va a romper muy rápido.

Actitud profesional. Todo indica que, para esta pelea, Chávez ha hecho “buena letra”, llevado de nuevo a la escuela por el veterano y sabio Nacho Beristáin. Si esto es totalmente cierto, compensará la inactividad y también -aunque sea en parte- algunos excesos cometidos en el pasado. Pero el tema está entre signos de interrogación. En cuando al Canelo, es de imaginar que no haya cometido el pecado de soberbia de creer que la pelea está ganada. Siendo más joven, siendo potente y teniendo a la mayoría de las opiniones a su favor, sabe que marca la tendencia, pero será necesario llevarlo a la práctica.

Kilaje. Los dos llegan bien a la báscula, seguramente. Pero el tema sin embargo no es llegar, sino cómo llegar. Chávez, diez centímetros más alto, seguramente es el que posee mayor masa muscular, de ahí que lleve una ventaja de condición natural. El Canelo, ante todo, deberá estar veloz -muy veloz-, para desbordarlo a Chávez, sin buscar más peso que el que le sea necesario para mantener esa condición.

Condición física. Tener el aire suficiente como para una pelea larga, sin pensar en el nocaut, deberá ser la base primordial para cada uno. Tal vez el Canelo saque la ventaja de una vida más ordenada, pero deberá soportar los amarres del rival. Chávez apelará a todo su físico para desgastarlo a Álvarez en cada clinch. A su vez, recién en la acción sabremos el verdadero estado de Chávez.

Trabajo al cuerpo. Ambos poseen buenos golpes al cuerpo para restarle velocidad al rival. El Canelo deberá utilizarlos mucho para sacarle piernas a Chávez, que se supone tratará de trabajar de lejos. A su vez, Chávez buscará lo mismo, solamente que para meter los ganchos, es básica la media y la corta distancias, dos estaciones en las que el Canelo tiene todo para sacar ventajas.

Personalidad. Son muchos los aficionados que recuerdan la pobre actuación de Canelo cuando enfrentó a Mayweather. Y, más allá de las enormes condiciones de Floyd, Marcos Maidana demostró que un ataque cerrado y lleno de malas intenciones dio sus frutos. Álvarez pareció desbordado por el acontecimiento, aun siendo el más joven y fuerte de los dos. Debería haber sido una experiencia para no repetir. Chávez ha demostrado aún en las malas –luego de haber perdido casi todos los asaltos frente a Maravilla Martínez- de que es capaz de seguir jugándose hasta el minuto final.

Reacción ante la adversidad. Tiene que ver con el párrafo anterior, ya que pusimos como ejemplo la decisión de El Hijo de la Leyenda frente a Martínez: siguió buscando su mano hasta el final, a pesar del gran castigo recibido, y casi encuentra la victoria.

Ahora bien, queda una pregunta en el aire: ¿Hasta qué punto el Canelo Álvarez tiene mandíbula y capacidad de sufrimiento? Son muy pocas -por no decir casi ninguna- las veces que tuvo que remontar un momento adverso. No se lo ha visto en peligro real, por lo que es difícil saber cómo puede reaccionar ante un golpe efectivo, o una caída. Y esta sí es una clave importante, pues es muy posible que, ante Chávez, El Canelo tenga más de un mal momento: de cómo lo supere lo sabremos únicamente en acción.

Todo está dado para que sea una pelea áspera y disputada, en donde el corazón se va a imponer sobre la técnica. Y, aunque Álvarez sea el favorito por más joven, por más fuerte y más entero, este cronista siente que Chávez tiene todo como para dar una sorpresa.