Aspira Lamont Roach a una pelea por el título en el 2018

Lamont Roach pone en juego su récord invicto ante Ray Pérez Christian Petersen/Getty Images

Si todo le sale bien a Lamont Roach, a mediados del 2018 estará disputando un campeonato mundial en la división de los súper plumas, categoría que presume como una de las más complicadas en la actualidad del pugilismo internacional con personajes como Vasyl Lomachenko, Miguel Berchelt y Alberto Machado ostentando coronas mundiales.

Con tres triunfos en lo que va del año, Roach buscará ante el filipino Ray Pérez este jueves en el MGM National Harbor en Oxin Hill, Maryland, una victoria que le permita demostrar a la compañía Golden Boy en su plataforma de ESPN que puede con retos cada vez más importantes y que pueden ir pensando en él para esta pelea de campeonato.

"Vamos a la parte final del año en busca de nuestra cuarta victoria en una pelea muy importante, creo que es una oportunidad para que mi gente en Maryland vea de lo que soy capaz pensando en una posible pelea de campeonato en 2018", dijo Roach jr. en entrevista con ESPN.

"Estoy en una división muy dura, Vasyl Lomachenko para mí es el mejor en las 130 libras pero Miguel Berchelt que es el campeón del CMB es un peleador muy duro y el nuevo campeón, Alberto Machado, es un buen campeón, creo que es una división llena de buenos retos, espero que alguno de ellos me de una oportunidad para la segunda mitad del 2018, aunque en especial me agrada Berchelt porque soy el campeón juvenil del CMB, aunque nuestro enfoque está por ahora en la pelea con Pérez", añadió el púgil con marca de 15-0 y 6 nocauts por 21-8 y 6 nocauts del tagalo Pérez.

El 2017 no fue un año fácil para Lamont Jr., quien hoy entrena con su papá, y es que hace no mucho tiempo perdió a su primo Bernard Roach que era su entrenador, situación que más allá de ponerlo en la lona le motivó a pensar en un campeonato porque ese es su sueño y era el de Bernard.

"Mi papá actuaba como asistente cuando mi primo estaba ahí, su pérdida ha sido dolorosa pero por fortuna me exigió lo suficiente para saber lo que se necesita para ganar en este deporte, así que no se ha sentido mucho el cambio, sólo quiero honrar la memoria de mi primo", apuntaló el estadounidense de 22 años.

Sobre la pelea con Pérez de este jueves, expresó su confianza en salir avante pese a lo duro de su enemigo. "Espero una buena prueba, los filipinos siempre son duros y Rey también está buscando la oportunidad de su vida, estoy seguro que será una gran pelea y por eso llego bien preparado, es para mí una prueba para demostrar que puedo ser campeón mundial", sentenció.