<
>

Vasyl Lomachenko se propone liquidar a Guillermo Rigondeaux

play
Rigondeaux es un peligro para Lomachenko (1:17)

El pugilista cubano tiene una serie de atributos que le convierten en un rival complicado para cualquiera. (1:17)

El boxeador ucraniano Vasyl Lomachencko dijo este miércoles que a pesar de que no puede garantizar un nocaut frente al cubano Guillermo Rigondeaux en su combate del 9 de diciembre en Nueva York, prometió que saldrá decidido a aplastar a su oponente.

"Voy a salir a buscar la pelea como si fuera un tren, porque quiero arrollarlo, buscando que el pleito termine antes del último asalto. Y aunque no puedo pronosticar que lo voy a noquear, sí estoy decidido a buscar aplastarlo", amenazó el monarca de peso súper pluma de la OMB, en una conferencia telefónica organizada este miércoles por Top Rank, la empresa promotora del evento que tendrá como escenario el teatro del Madison Square Garden.

Por su parte, Rigondeaux le restó importancia a los pronósticos que hacen del europeo el favorito para llevarse el triunfo y retener su corona de las 130 libras.

"Puedo ganarle a Lomachenko, o a 40 como él", se envalentonó el pugilista de Santiago de Cuba, quien, sin embargo, no anticipó que la contienda se termine antes del décimo segundo episodio.

"Puede finalizar antes, o puede acabar después", filosofó el invicto boxeador, quien se presenta para esta confrontación con una hoja de trabajo de 17-0, y con 11 de sus victorias por la ruta más corta, mientras que el monarca ucraniano ostenta una marca de 9-1, con 7 KO's.

LOS ESTILOS, SEGÚN BOB ARUM

Mientras tanto, el veterano promotor Bob Arum, quien presenta su 30ª. cartelera boxística en la Gran Manzana en su ciudad natal, explicó en detalle los estilos que presentan al aficionados dos pugilistas enlistados entre los mejores de la famosa élite conocida como libra por libra.

"Se trata de dos escuelas de boxeo, la cubana y la del este de Europa. Lomachenko es muy bueno, es muy inteligente. Es defensivo, pero no pelea sólo para sumar puntos, ya que al mismo tiempo, él busca ir desgastando hasta destruir a su oponente, y eso es algo que le gusta al aficionado.

"Por su parte, los cubanos mantienen un estilo que se basa en el boxeo amateur, en el que pelean pensando en sumar y acumular los puntos suficientes, en cada asalto, para que los jueces, al final, les den los puntos necesarios para lograr la victoria por medio de las tarjetas", añadió el veterano promotor.

"Sin embargo, en este caso en particular, yo no considero que Rigondeaux va a poder acumular los puntos suficientes frente a Loma, como para lograr la victoria. Rigo es un magnifico peleador, uno de los mejores que he conocido, pero le va a costar mucho trabajo sumar puntos frente a un Lomachenko que es muy buen boxeador, de lo mejor que he visto, desde que conocí a Muhammed Alí cuando apenas era un jovencito.

"Por ello, considero que todo esto va a resultar en una pelea muy atractiva para los aficionados, por una cuestión de estilos", concluyó Arum.

Volviendo con Lomachenko, se le insistió en cuanto a la posibilidad de una revancha ante el mexicano Orlando 'Siri' Salido, el único que puede presumir de haberlo vencido, como profesional, y quien curiosamente el mismo 9 de diciembre, se enfrenta a su paisano, el juarense Miguel Román, en Las Vegas.

"Claro que me interesa esa pelea, pero él exige demasiado. Siempre que le hablan de mí, pide más dinero", se quejó el aporreador ucraniano, quien a una pregunta de ESPN Digital sobre las últimas defensas de su corona de las 130 libras frente al colombiano Miguel Marriaga, lo mismo que esta, ante Rigondeaux, que tienen como común denominador que se trata de retadores que llegan de divisiones inferiores a la suya.

"Yo estoy listo para enfrentar a cualquier oponente, hasta a boxeadores de 135 libras, pero ese no es mi trabajo, el de concertar mis peleas. Eso es asunto de los promotores, pero yo no le he dado la vuelta a ningún rival", aclaró.
Por su parte, Rigondeaux negó que esté dando demasiadas ventajas a su rival de turno, al ascender dos divisiones para enfrentar a Lomachenko.

"Subo hasta las 130 libras para demostrar que soy de los mejores, en cualquier división", señaló el pugilista cubano, doble campeón olímpico, igual que su rival en turno, aunque aclaró que no planea seguir ascendiendo en lo que le resta a su carrera.

"Después de esto, ya me quieren poner a pelear contra un peso completo. Pero yo solo espero sostener dos peleas más para retirarme", aclaró Rigondeaux.