<
>

A Beristáin le quedó el deseo de enfrentar ante Miguel Cotto

play
El Rey de la Gran Manzana (1:02)

Miguel Cotto ha peleado en 12 ocasiones en Nueva York, ganando en 11 ocasiones. (1:02)

NUEVA YORK -- Ignacio Beristain admite que le hubiese gustado tener a un peleador en un combate frente a Miguel Cotto. Pero está consciente de que ese encuentro se quedará para siempre en su lista de asuntos pendientes.

Extrañamente, el monarca puertorriqueño de cuatro categorías y el veterano entrenador miembro del Salón de la Fama jamás coincidieron como rivales en un ring, a pesar de que Beristain ha entrenado a varios de los grandes peleadores mexicanos de los últimos 30 años. Aunque sabe que los regresos son parte del folklore del pugilismo, siente que Cotto cumplirá su palabra de mantenerse en el retiro.

"Estuvo a punto de medirse a Juan Manuel Márquez, pero nunca se logró", comentó Beristain durante la ceremonia de pesaje para el cartel del sábado en el Madison Square Garden. "Me hubiese gustado estar en esa pelea, hubiese sido una pelea grande y a mí me gustan mucho trabajar en las peleas grandes".

Beristain está en Nueva York para estar en la esquina del invicto campeón supergallo del Consejo Mundial de Boxeo, Rey Vargas, quien hace su segunda defensa de su título ante el colombiano Oscar Negrete, en el combate semiestelar de la velada. A su estilo, directo y sin tapujos, opinó que Cotto mereció la victoria ante Saúl 'Canelo' Alvarez y que va a extrañar el estilo de pelea del puertorriqueño.

"Cotto, a partir de hace dos años comenzó a convertirse en un fenómeno raro, en un ídolo del boxeo mexicano. Mucha gente se expresa muy bien de él, después de que él le ganó la pelea al Canelo Alvarez y se la dieron al Canelo es el ídolo del boxeo mexicano. Lo voy a extrañar, como extraño a todos los grandes boxeadores. Es un excelente boxeador, con un boxeo muy refinado".

"A mí personalmente me gusta mucho verlo boxear", agregó. "Las combinaciones de golpes, sus movimientos laterales de piernas, porque he tenido a cuatro boxeadores del mundo que boxeaban parecido: Daniel Zaragoza, Gilberto Román, el Finito López y Márquez. Es un boxeo de alto rendimiento. Creo que daba para más, pero luce como que se va para no volver".

RESPETOS DE UN NUEVO CAMPEÓN A COTTO

El recién coronado campeón súper pluma de la Asociación Mundial de Boxeo, Alberto Machado, viajó desde Puerto Rico exclusivamente para apoyar a su ídolo, Miguel Cotto, en su último combate.

De paso, para el joven natural de San Juan, será la última experiencia de aprendizaje en vivo con el legendario púgil.

"No quería dejar de venir por el respeto que le tengo", expresó Machado (19-0, 16 nocauts), quien ganó en octubre la corona super pluma con un nocaut en el octavo asalto ante el panameño Jezreel Corrales. "Vine a dar apoyo, a expresarle mis respetos... y siempre se aprende algo cuando uno lo ve pelear.

"Su temperamento, su enfoque y su dedicación son cosas que me inspiraron para lograr mis metas", abundó. "Miguel es un gran peleador y también es un gran ser humano. Y siempre fue un guerrero, que siempre se entregó en cuerpo y alma cuando subía al ring. Nunca rehuyó combate y sigo ese ejemplo. Como él, nunca digo que no a ningún rival, y eso me llevó a ser campeón con 19 peleas".

Para sus pasadas dos peleas, Machado ha seguido los pasos de Cotto. Desde mediados de año, mudó sus entrenamientos a Los Angeles para entrenar en el Wild Card Gym con el reconocido entrenador Freddie Roach. Allí trabajó hombro con hombro con su compatriota mientras se preparaba para su combate ante Yoshihiro Kamegai.

"Se supone que mi próxima pelea sea en febrero, y vuelvo a entrenar con Freddie", dijo. Estoy esperando que se sepa la fecha para viajar a Los Angeles. Mi meta es ser el mejor peleador posible y es un lujo entrenar con uno de los mejores".

Por ahora, Machado no piensa que tiene la responsabilidad de recoger la estafeta que dejó Cotto con su retiro.

"No tengo esa presión, quiero ir a ganar mis combates según vengan. La meta es defender mi campeonato cuantas veces pueda y lo que llegue, llegará. Lo que hizo Cotto fue muy grande, pero yo apenas estoy empezando".