<
>

Sadam Ali se interpuso en el final feliz de Miguel Cotto

play
Miguel Cotto se despide con un combate emocionante (0:57)

El boricua cayó por decisión unánime ante el neoyorquino Sadam Alí y confirmó que pasará al retiro. (0:57)

NUEVA YORK -- Raramente hay finales felices en el boxeo.

Los que parecen colarse por las grietas son generalmente fugaces y simplemente un marcador de posición para el final cuando los grandes campeones del deporte hacen lo que tantos boxeadores hicieron antes y cambian su victoria final por un gran día de pago y una desgarradora derrota después de su mejor momento.

Miguel Cotto no perseguía un último día de pago cuando anunció que el sábado sería la última pelea de su carrera de 17 años en el Salón de la Fama. El púgil de 37 años que saltó por primera vez a nuestra conciencia durante los Juegos Olímpicos de verano de 2000 simplemente sintió que era hora de retirarse y anunció que su pelea contra Sadam Ali en el Madison Square Garden sería su último acto.

Al hacerlo, efectivamente ya tenía un pie fuera del ring antes de entrar por última vez el sábado contra un oponente que muchos imaginaron fue elegido para esta ceremonia glorificada. Pero la belleza del boxeo es que es una extensión implacable de la vida donde nada está garantizado.

El Padre Tiempo está invicto, y los finales felices no son más que historias sin terminar.

El acto final de Cotto -- una sorprendente derrota por decisión unánime ante Ali -- no fue un resultado tan desgarrador como pueda parecer en la superficie. Cotto estaba al frente en dos tarjetas y empatado en otra a través de ocho asaltos antes de que se rasgara el bíceps izquierdo y básicamente se las arregló para terminas los últimos cuatro o cinco asaltos, efectivamente con un brazo, y perdió cada asalto en todas las tarjetas que llevaron a su derrota final.

Mientras que una victoria habría sido un buen final de libro de cuentos para la carrera de Cotto, verlo con fuerza hasta el final de la pelea con un bíceps izquierdo desgarrado puede haber sido el final más apropiado para uno de los grandes guerreros que el deporte haya visto. Cotto dejó todo lo que tenía en el ring, y cuando todo terminó, no ofreció excusas y permitió que Ali tuviera su momento en el centro de atención, saliendo del ring y yendo silenciosamente directo al hospital; silenciosamente evitó su conferencia de prensa final.

"No quiero poner excusas; Sadam ganó la pelea", dijo Cotto. "Es mi última pelea. Estoy bien, y quiero ser feliz en mi casa con mi familia".

Cotto fue el orgullo de Puerto Rico durante su carrera, pero muchos de sus mejores momentos ocurrieron en Nueva York. Cotto vendió más boletos de boxeo en el Garden que cualquier otro boxeador en este milenio. Encabezó 10 peleas en el Garden, con récord de 8-2, y también encabezó la primera cartelera de boxeo en el nuevo Yankee Stadium en 2010. Fichó 20-6 (16 KOs) en peleas por el título mundial y es el único boxeador puertorriqueño en gana títulos mundiales en cuatro diferentes categorías de peso.

"Me enorgullece llamar al MSG mi segundo hogar", dijo Cotto. "Tuve la oportunidad de brindar lo mejor a mi familia por el deporte".
La última pelea de Cotto comenzó como la mayoría de ellas en el transcurso de su carrera. Comenzó tres horas antes de que realmente entrara al ring mientras caminaba hacia una fila vacía de asientos junto al ring con su familia y vio dos asaltos de la pelea de Ronny Ríos-Deivis Julio. Mientras que Cotto se rehusaba a ponerse sentimental sobre su pelea final antes de que sucediera, debe haber tenido una sensación diferente mientras miraba alrededor de la arena icónica, que había servido como escenario para muchos de los mayores momentos de su vida.

Después de que Ali derrotó a Cotto, se mantuvo en el centro del ring con su recién ganado campeonato mundial de peso mediano junior de la OMB, flanqueado por Oscar De La Hoya y Bernard Hopkins. De La Hoya y Hopkins sabían que sus carreras habían terminado antes de subir al ring por última vez. Hopkins será recordado por haber sido sacado del ring, literalmente, el año pasado por Joe Smith Jr. en la pelea final de su carrera de 28 años, mientras que De La Hoya sabía que había terminado nueve años antes de enfrentar a Manny Pacquiao.

"Nunca olvidaré mi camino hacia el ring esa noche", dijo De La Hoya a ESPN. "Sabía que iba a ser agolpeado. Fue como entrar en un matadero y saber que esto es todo. Nunca lo había sentido antes en mi vida. Imagina entrar en el ring, sabiendo que eres vas a ser derrotado. También podría haber regresado corriendo al vestuario y largarme, pero siempre he decidido pelear. Pero yo era un hombre muerto caminando cuando entré al ring contra Pacquiao. No me quedaba nada".

Cotto no se sentía así cuando subió al ring el sábado por la noche, pero sabía que había terminado cuando su brazo izquierdo se redujo a nada más que un apéndice doloroso colgando de su cuerpo. Todavía terminó su carrera haciendo lo que había hecho durante los últimos 17 años. Se negó a ceder y aceptó el desafío. Nunca rehuyó a un oponente durante una carrera donde enfrentó a todos, desde Floyd Mayweather, Pacquaio y Canelo Alvarez hasta Shane Mosely, Antonio Margarito y Zab Judah.

No obtuvo el final feliz que muchos esperaban el sábado. Pocos boxeadores lo hacen.