<
>

Claressa Shields, lista para demostrar que la edad es sólo un número

Shields y Nelson chocarán este viernes en el Turning Stone Resort Casino de Verona, Nueva York. Getty Images

Claressa Shields, el rostro del boxeo femenino en Estados Unidos, se alzó con dos fajas de títulos mundiales en pesos súper medios durante su último choque (apenas el cuarto de su carrera). Sin embargo, aún está comenzando.

Shields se hizo acreedora a medallas de oro Olímpicas de forma consecutiva, en 2012 y 2016, convirtiéndose así en la única norteamericana en conseguir tal hazaña en el mundo del boxeo, coronando una brillante carrera amateur con marca de 77-1; para luego arrasar con par de títulos mundiales al noquear a Nikki Adler en el quinto round, en medio de una actuación plenamente dominante el 4 de agosto. No sólo Shields se apoderó violentamente de la faja de campeona de Adler, además se llevó otro título, hasta entonces vacante.

Ahora, Shields se prepara para hacer la primera defensa de sus títulos con planes importantes posteriores. Al contrario de la mayoría de pugilistas masculinos, quienes suben de peso en búsqueda de más títulos, los planes de Shields son el bajar de peso y ganar campeonatos en los pesos medios y junior. Primero, defenderá sus fajas en las 168 libras contra la ex campeona mundial de los pesos medios y principal retadora, la invicta Tori Nelson en el evento estelar de una triple tanda del programa ‘ShoBox: The New Generation’ en la noche del viernes (Showtime, 10 p.m. Este/Pacífico en Estados Unidos) en el Turning Stone Resort Casino de Verona, Nueva York.

En el programa boxístico de esa noche también se encuentra Shohjahon Ergashev (11-0, 11 nocauts), nativa de Uzbekistán y actual residente de Nueva York, zurda de 26 años y destacada como boxeadora aficionada, quien se enfrentará a Sonny Frederickson (18-0, 12 nocauts), oriunda de Toledo Ohio, en una pelea de los pesos welter junior; mientras que Jesse Hernández (10-1, 7 nocauts) de Fort Worth, Texas, hará lo propio en los pesos pluma junior contra el también siniestro Ernesto Garza (9-2, 5 nocauts), de 29 años y oriundo de Saginaw, Michigan, en un choque a 10 rounds.

“Soy una estudiante de este deporte, estudio videos y mi entrenador también, por lo cual preparamos un plan para la pelea, no me inmiscuyo en una riña a menos que yo misa la cause y utilice un jab sumamente bueno para pelear”, dice Shields. “En el último campamento hicimos mucho sparring, a fin de asegurarnos que esté en gran forma tras el receso de cinco meses. Ella es una peleadora que impone mucha presión. Le gusta dar un paso adelante y no le importa que le golpeen. Por ello, espero que mis combinaciones caigan bien, utilizar mi jab y manteer la calma. Ella no cuenta con una buena defensiva, por ello, mantendré la mía bien cerrada y así trataré de romper su compostura”.

Shields (4-0, 2 nocauts), de 22 años y oriunda de Flint, Michigan, se enfrentará a una rival mucho mayor en Nelson, quien tiene 41 años (17-0-3, 2 nocauts) y cuenta con mucha experiencia profesional. La diferencia de 19 años es sumamente marcada. Sin embargo, Nelson, oriunda de Ashburn, Virginia, no se dedicó al boxeo sino hasta después de cumplir 25 años y no fue sino hasta 2010 que se hizo profesional.

“No es inusual para muchas boxeadoras femeninas el arrancar de manera tardía”, dice Shields. “Cuando gané mi primera medalla de oro a los 17 años, la rusa a la cual vencí en la final tenía 34 años. Estoy acostumbrada a combatir contra mujeres mayores que yo. No diré que su edad significa que carezca de alguna destreza; sin embargo, se la pasa hablando de su retiro. Se la pasa diciendo que me va a vencer para luego retirarse invicta; no obstante, yo sé que eso no va a ocurrir”.

Si Shields gana, el plan para ella es bajar a los pesos medios para así combatir en abril en un evento televisado por la cadena Showtime. En el mismo programa, la titular del campeonato mundial de los pesos medios Christina Hammer (22-0, 10 nocauts), alemana de 27 años, tiene previsto pelear. Si ambas ganan, Shields retaría a Hammer por sus fajas durante este verano.

Hammer, quien firmó recientemente con el promotor de Shields, Dmitry Salta, tenía previsto hacer su debut en Estados Unidos durante las peleas sin televisar del programa del viernes. Sin embargo, la visa de trabajo de Hammer no fue gestionada a tiempo, por ello, deberá conformarse con acudir como espectadora.

“Quiero retar a Hammer por sus cinturones de 160 libras este verano y puedo alcanzar 154 libras de peso”, dijo Shields. “Creo que la gente olvida que, aunque tengo los títulos de 168 libras, puedo alcanzar las 160 sumamente fácil y también llegar a 154”.

De ella conseguir las 154 libras, tenemos en el horizonte una verdadera súper pelea femenina, esta vez contra Cecilia Braekhus (32-0, 9 nocauts), de 36 años, oriunda de Noruega, quien es la boxeadora número 1 del mundo ‘libra por libra’ y, por largo tiempo, campeona invicta en el peso welter. Esta semana, se anunció que Braekhus era la primera ganadora del premio Christy Martin a la mejor boxeadora femenina en 2017, siendo la primera ocasión en la cual la Asociación de Escritores de Boxeo de Estados Unidos otorga un premio a la mejor boxeadora femenina durante sus 92 años de historia.

“Claressa no esconde sus intenciones de ganar títulos mundiales en las 168, 160 y 154 libras”, expresa Mark Taffet, manager de Shields. “Ella defenderá su faja en las 168 libras contra Nelson en la noche del viernes y luego se plantea combatir contra Christyina Hammer durante el verano por su título en las 160 libras.

Después, quiere bajar hasta las 154 libras, aspirando verse las caras con Cecilia Braekhus, si está dispuesta pelear en esta categoría”.

“Se trata de asumir una pelea a la vez. De todos modos, ya he conversado con el promotor de Cecilia, Tom Loeffler, pero uno no puede menospreciar la oportunidad de enfrentarse a una Tori Nelson o una Christina Hammer. Claressa peleará contra una invicta Tori Nelson; planea combatir contra la campeona invicta Christina Hammer durante el verano y luego, aspira chocar contra Cecilia Braekhus, la campeona invicta y mejor pugilista libra por libra a finales de 2018 o principios de 2019. Claressa tiene la mirada puesta en cosas grandes y hasta ahora, todas las piezas están encajando”.

Shields entiende que tiene compromisos importantes en su futuro cercano. A pesar de ello, no puede evitar pensar en el potencial de un combate contra Braekhus, el cual se convertiría en el mayor reto de su carrera.

“Oh, me ha pasado por la mente, absolutamente”, dice Shields. “Mark se ha contactado con su equipo y si ella está dispuesta a enfrentarse a mí en las 154 libras, sin duda podemos hacer que la pelea se produzca. Solo debo asegurarme que pierda mi peso de forma apropiada. Mi objetivo, en general, es terminar siendo considerada la mejor boxeadora femenina de la historia y, ¿qué mejor forma de conseguirlo que ganando títulos en esas tres categorías y, además, venciendo a la número uno, la mejor pugilista ‘libra por libra’? Eso es lo que estoy tratando de hacer”.