Erislandy Lara fue entretenido en su empate ante Brian Castaño

Erilsandy Lara lució a la altura en su empata ante Brian Castaño, derecha Edward Diller/Getty Images

Campana de Apertura: Ahora Lara es TV imperdible

¿Que está pasando aqui? ¿De repente, Erislandy Lara está en peleas muy entretenidas? Sí señor.

Ciertamente ese no era regularmente el caso. Lara, durante años, fue uno de los peleadores más frustrantes de ver porque su tremendo nivel de habilidad de boxeo y su estilo zurdo no se tradujeron en valor de entretenimiento.

Lara, quien tuvo un título mundial de peso mediano junior durante cuatro años, generalmente ganaba sus peleas, pero el abucheo fue la norma durante ellas. Lara era un ex amateur destacado para la selección nacional cubana y fue entrenado con su estilo de boxeo de golpear y correr, que puede ser muy efectivo para ganar decisiones pero no para los fanáticos.

Simplemente pídale a cualquiera que haya tenido la desgracia de sentarse a través de combates como el de Lara contra Terrell Gausha o sus dos peleas con Vanes Martirosyan, entre otras. Lara rogó por una pelea con Canelo Álvarez y se le concedió una, pero se costó a sí mismo la decisión en su combate de 2014 sin título porque simplemente pasó mucho tiempo corriendo y no tuvo suficiente tiempo para pelear.

Pero ahora que Lara tiene 35 años y se encuentra en el crepúsculo de su carrera, se ha convertido en un boxeador cada vez más amigable para los fanáticos a juzgar por sus últimas dos peleas. Su coeficiente intelectual de boxeo todavía está fuera de este mundo. Su voluntad de pelear contra los mejores oponentes permanece intacta. Y aún puede competir con cualquiera.

Sin embargo, lo que lo hacía tan duro, tan tremendamente difícil de pelear, eran sus piernas. Podía moverse de un lado a otro, de lado a lado y hacer que los oponentes fallaran, haciéndolos parecer tontos y aturdidos. Pero ahora que sus ruedas ya no son lo que eran, y eso es muy obvio, ahora se ve obligado a permanecer más frente a frente. Eso hace que intercambie más golpes y más diversión para los fanáticos. Esto es lo que sucede cuando los boxeadores pasan un poco más allá de sus mejores días. Es bueno para nosotros, los fanáticos, pero no necesariamente bueno para el boxeador.

La situación es la razón clave por la cual la pelea de unificación del título mundial de abril de 2018 de Lara con Jarrett Hurd fue tan excepcional y la pelea final del año. Hurd era más grande, más fuerte y extremadamente agresivo, y Lara, con sus piernas que ya no eran las mismas, no tenía más remedio que pararse y boxear, y se trasladó a una tremenda batalla. El estilo casi le rindió frutos a Lara, también, porque solo perdió por decisión dividida debido a una caída en el último minuto de la pelea.

Y fue más de lo mismo cuando desafió al campeón de peso mediano junior Brian Castaño en el evento principal televisado por Showtime desde el Barclays Center en Brooklyn, Nueva York, el sábado por la noche.

En Castaño, Lara (25-3-3, 14 KOs), de Houston, se enfrentó a un acosador agresivo seis años menor que él. Una vez más, Lara apretó y peleó con todo lo que tenía una vez que ya no podía moverse como lo hizo en los primeros asaltos. Aunque no fue una pelea del año, se convirtió en una batalla muy entretenida que se transformó en un empate dividido: 115-113 para Castano, 115-113 para Lara y 114-114.

Castaño (15-0-1, 11 KOs), de 29 años, de Argentina, logró el empate al ganar las tres vueltas finales en las tres tarjetas de puntuación, una señal segura de que el más veterano Lara se desvaneció lo suficiente en un tramo contra un oponente con más gas en su tanque pero necesariamente en su corazón.

He sido un crítico de Lara a lo largo de los años porque cuando estaba en su mejor momento tenía el talento suficiente para no tener que aburrirnos hasta las lágrimas, su paro en el décimo asalto de Alfredo Angulo en una emocionante batalla en 2013 siendo la excepción. Desde mi punto de vista, podría haber involucrado un poco más a los oponentes menores sin correr riesgos indebidos.

Ahora que es mayor, y ya no puede moverse alrededor del ring sin esfuerzo durante 12 asaltos, sus peleas son más difíciles y más interesantes. Todavía puede competir a un alto nivel, pero el desgaste de una larga carrera amateur y una carrera profesional de casi 11 años están cobrando su precio.

Lara puede tomarlo como una señal de que debería considerar liquidar las cosas, pero hasta que lo haga, sus peleas, especialmente cuando se combinan con un oponente agresivo, se han convertido en la televisión obligada.

El dilema de King Kong

El contendiente de peso pesado Luis "King Kong" Ortiz se encuentra en un patrón de espera.

En marzo pasado, finalmente tuvo una oportunidad largamente esperada por un título mundial de peso pesado y llegó, oh, tan cerca de destronar a Deontay Wilder en su pelea candidata a pelea del año 2018. Ortiz sobrevivió a una caída en el quinto asalto, luego casi derribó a Wilder en el séptimo asalto solo para ser eliminado en el décimo asalto de una gran batalla.

El sábado por la noche, en la cartelera de Castaño-Lara, Ortiz regresó al mismo cuadrilátero del Barclays Center en Brooklyn, donde enfrentó a Wilder y ganó su tercera pelea consecutiva desde esa derrota, ya que superó con creces al dispuesto Christian Hammer con puntajes de 100 90, 99-91 y 99-91.

El zurdo Ortiz, oriundo de Cuba que pelea desde Miami, ha estado activo y aunque no ha derrotado a los oponentes de élite en las tres peleas desde entonces, ha derrotado a una respetable oposición en Hammer, Travis Kauffman (por nocaut en el décimo asalto en diciembre) y Razvan Cojanu (por nocaut de segundo asalto en julio). Sin embargo, Ortiz no se encuentra más cerca de otra oportunidad de título.

A Ortiz (31-1, 26 KOs), quien cumplirá 40 años el 29 de marzo, le encantaría una revancha con Wilder o una oportunidad ante el titular unificado Anthony Joshua. Pero Ortiz tampoco está al frente de la línea para pelear.

Wilder, la pelea más fácil de hacer dados sus lazos con Premier Boxing CHampions, es probable que pelee con el retador obligatorio Dominic Breazeale el 18 de mayo y luego espera una revancha con el campeón lineal Tyson Fury después de eso o incluso una pelea de Joshua por el título mundial indiscutible. Joshua está programado para pelear contra Jarrell "Big Baby" Miller el 1 de junio, y después de eso quizás pueda finalmente pelear contra Wilder. Si no, Joshua, con tres cinturones, seguramente tendrá un oponente obligatorio con el que lidiar.

Así que Ortiz, quien no lució muy bien ante Hammer (24-6, 14 KOs), de 31, de Rumania, tendrá que esperar su momento para otra oportunidad de título, incluso si el tiempo no está de su lado.

Peleas que pudiste perderte

Sábado en Nueva York

Peso gallo Gary Antonio Russell (13-0, 11 KOs) KOT6 Jose Maria Cardenas (16-4, 13 KOs).

Russell, de 26 años, de Capitol Heights, Maryland, un buen prospecto y uno de los hermanos menores de combate del campeón mundial de peso pluma Gary Russell Jr., tuvo una noche de trabajo fácil contra Cárdenas, de 22, de México, en el respaldo de Castaño-Lara en la cartelera que Showtime transmitió en sus plataformas de redes sociales. Russell derribó a Cárdenas con una serie de derechas en el área de la oreja izquierda a mitad de la primera vuelta y dominó todo el camino. Russell lo derribó temprano en el sexto asalto encuentro programado de ocho asaltos, clavándole varias izquierdas en la cabeza hasta que el referí Shawn Clark detuvo la pelea 22 segundos después de iniciado el asalto. Cárdenas perdió su segunda pelea consecutiva, pero sufrió la primera derrota por nocaut de su carrera.

Sábado en Columbus, Ohio

Peso pesado Junior Fa (17-0, 10 KOs) KO1 Newfel Ouatah (16-3, 9 KOs).

Fa, de 29 años, de Nueva Zelanda, hizo un breve trabajo de Ouatah, de 33 años, de Francia, en una pelea en la que el equipo del Fa esperaba al menos entrar en los asaltos intermedios. Pero el Fa de 6 pies 5 pulgadas y 254 libras, que no es conocido por ser un gran golpeador, anotó cuatro caídas en el primer asalto para obtener una detención a los 2 minutos y 51 segundos. La pelea fue la cuarta de Fa en los Estados Unidos desde 2017 y un acuerdo de promoción conjunta con el promotor estadounidense Lou DiBella.

Viernes en Hollywood, Fla.

Peso gallo Ricardo Espinoza (23-2, 20 KOs) KOT10 Ricardo Núñez (29-9, 23 KOs).

Espinoza, de 21 años y oriundo de México, se perfila como el retador obligatorio para el título mundial de 118 libras que posee Zolani Tete, quien se encuentra en la etapa semifinal del World Boxing Super Series. La oportunidad de título de Espinoza no estará disponible por un buen rato. Así que se mantuvo activo al enfrentar al ex retador al título mundial de peso mosca Núñez, de 31 años, de Panamá, en el evento principal de la cartelera de Boxeo Telemundo. Núñez hizo que Espinoza trabajara duro por la victoria en una pelea dura, pero en última instancia, el hombre más joven, fresco y fuerte hizo el trabajo. Espinoza lastimó a Núñez con una derecha en el décimo asalto y siguió con una serie de golpes que lo dejaron indefenso mientras se ataba hasta que el referí Frank Gentile descartó la pelea al minuto y 23 segundos. Espinoza, que ha mantenido un calendario excepcionalmente ocupado, ganó su pelea número 13 consecutiva desde mayo de 2017. Núñez perdió su tercera pelea consecutiva y la cuarta de sus últimas cinco.