El depredador de la Fórmula Uno, tiene todo bajo control

El sueño rojo de inicios de temporada parece esfumarse. Cuando el mundo del automovilismo auguraba el nuevo dominio de Ferrari en la Fórmula 1 un par de flechas plateadas atravesaron los corazones ferraristas nuevamente.

Aún faltan 18 carreras en la temporada 2019, pero por primera vez desde 1992 un equipo logra hacer el 1-2 en las tres primeras carreras del año. El anterior había sido Williams, aquel poderoso equipo de Mansell y Patrese, el de ahora es Mercedes Benz.

Y justo en el Gran Premio número 1,000, este que se corrió en Shangai, la Fórmula Uno fue lo que siempre ha sido, solamente que ahora en su máxima expresión: la supremacía del más fuerte.

Y ese, el depredador de la F1, se llama Lewis Hamilton, quien llegó a 75 victorias en Grandes Premios, quien retomó el liderato del serial, quien aparece muy de vez en cuando en la transmisión de TV, porque domina con tanto control que los productores buscan emociones en otro lado.

Lewis Hamilton robó el dulce la pole a Valteri Bottas y el finlandés no lo volvió a ver hasta la sala de espera del podio.

El hombre de las tres arracadas de oro en la oreja izquierda, el cabello trenzado, la barca incipiente, frente amplia y muchos tatuajes. El mismo que se nos olvida que es el primer y único negro en la Fórmula Uno y que no deja de enorgullecerse de su “negritud”, porque sabe que es inútil que busque diversidad en la F1, no la hay, aquí corre el que puede, el que debe y el sobrevive a la guerra política y económica.

Su papel es reinar en ella sobre un grupo privilegiado que cada día lo respeta y lo venera más. Porque aquí los colores que importan son el verde del semáforo de largada (y de los billetes que pagan los presupuestos) y el blanco y negro de la bandera a cuadros.

Por otro lado, Bottas es el piloto que Mercedes necesita, ya ganó un Gran Premio en 2019, ha tenido dos poles positions y dos segundos lugares. Sólo uno puede ganar una carrera a la vez, pero si el que te sigue es tu coequipero, no les has dejado nada a los demás.

Toto Wolff, Mercedes y la propia Fórmula 1 apoyada por los medios que transmiten el serial, insisten en posicionar a cada momento al joven Esteban Ocon, a quien presentan ya sea como caballero de compañía del mandamás Wolff que aplaude con las yemas de los dedos los triunfos del equipo, que como escolta en las entrevistas en la parrilla previo a la largada junto a Martin Brundle. Mientras Bottas haga lo que está haciendo, no importa cuando promuevan a Ocon, no necesitan otro coequipero para Hamilton.

¿Te aburre que siempre gane Hamilton? ¿Te aburría cuando lo hacía Vettel, Schumacher o Senna? Si es así, eres un aficionado de toda la vida, pero todavía no entiendes este deporte… es cíclico, los dominios por escudería piloto duran hasta que hay un cambio de reglamento que posiciona y favorece a alguien preparado para ello.

Hace 25 años, si a cualquier piloto le preguntaban si quería correr en Williams o McLaren, su respuesta era: ¿a quién hay que matar, dónde firmo? Hoy la respuesta es: “sólo si no hay otra opción”. Sus ciclos terminaron, posiblemente vengan otros para ellos.

Hace 25 años, si a cualquier piloto le preguntaban si quería correr en Williams o McLaren, su respuesta era: ¿a quién hay que matar, dónde firmo? Hoy la respuesta es: “sólo si no hay otra opción”. Sus ciclos terminaron, posiblemente vengan otros para ellos.

Hay que disfrutar la Era de Hamilton.

CHECO PÉREZ, ARRANCADOR DE CEPA

El mexicano Sergio Pérez tiene un auto para terminar entre las posiciones 14 y 16, pero lo que hixo en China merece mención honorífica.

Su lugar en la parrilla era el duodécimo, junto Kvyat y atrás de Grosjean y Hulkenberg. Pegado al pitwall del lado derecho de la formación. Pues el tapatío dio el salto y reaccionó al semáforo mejor que el resto, y eligió el carril izquierdo, por fuera para abordar la primera curva.

Esa decisión le dio una salida mejor del apex con mayor velocidad, quizás el riesgo de con alguien que no pudiera controlar el subviraje en esa vuelta a la izquierda lo golpeara, pero el temple de Pérez lo puso por delante de hasta la posición 8 y casi hace presa Ricciardo, luego de que superó a “Hulk”.

Renault, Haas, Toro Rosso tienen mejores autos que Racing Point, pero en China hubo más piloto detrás del volante del exForce India.

Esa primera vuelta y luego mantener el ritmo frente al amenazador Raikkonen dieron cuatro puntos a Pérez, definitivamente el piloto de la carrera junto a Alex albon que vino del lugar 20 para tomar el décimo puesto.