La historia de vida de Adriana Aparecida da Silva

Adriana Aparecida da Silva nació el 22 de julio de 1981 en São Paulo, Brasil, y es en la actualidad una de las corredoras más importantes de Sudamérica, especializándose en las distancias 21k y 42k.

Comenzó su carrera deportiva desde muy joven, como corredora de Cross Country. En esta modalidad representó a Brasil en las competencias juveniles en el Campeonato del Mundo de la IAAF en 1998 y 2000. Luego de repetidos logros en el cross a nivel nacional y regional, llegó el momento de pasarse de lleno al asfalto. Fue en 2004 cuando, después de ganar el título de Campeona Brasilera de Media Maratón, hizo su primera aparición en los campeonatos mayores de la IAAF. Adriana tenía sólo 23 años y era la elegida para rerpesentar a su país en el 13° Mundial de Media Maratón, que ese año se disputó en Nueva Delhi, India. Allí la paulista ocupó el lugar 39° en la clasificación general, corriendo contra las mejores fondistas del mundo.

Luego de unos años sin participación en los mundiales, volvió a representar a Brasil en París 2010, nuevamente en la modalidad Cross, donde lejos de su mejor nivel finalizó en el puesto 82°. Fue entonces que decidió hacer un nuevo giro en su carrera deportiva y debutó en la distancia 42k. El lugar elegido fue Florianópolis, y no podría haberle ido mejor: ganó en su primer intento, registrando un tiempo de 2:41:30 horas. Con esta espectacular carta de presentación, Adriana fue seleccionada para representear a Brasil en el maratón del Campeonato Mundial de Atletismo 2009, a disputarse en Berlín. En la ciudad alemana, la brasilera mejoraría su tiempo con un crono de 2:40:54 horas, para terminar 43° en la clasificación general.

Al año siguiente, en 2010, fue tercera en la super competitiva Maratón de São Paulo, con un registro de sólo dos por encima de su mejor tiempo personal. Meses más tarde, en Julio, ganó el Medio Maratón de Río de Janeiro, y ganó el derecho a otra cita internacional: el Mundial de la especialidad, a disputarse a mediados de Octubre en Nanning, China. Allí con una marca de 1:14:24 ocupó el 25° lugar. Pero su gran salto de calidad llegaría unas semanas despues, cuando en el mes de septiembre ocupó el séptimo lugar en los 42k de Berlín, mejorando significativamente su mejor marca personal con un espectacular tiempo de 02:32:30 horas.

Demostrando que esa marca no había sido fruto de la casualidad sino de trabajo, en 2011 fue sexta en el Maratón de Viena, Asutria, con un registro de 2:33:48 horas, y ya en el cierre de ese año ganó la medalla de Oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara. Allí, a pesar de competir en la altura, registró 2:36:37 horas.

Pero sus progresos no se detuvieron, y Adriana sigue corriendo y dejando en claro que aún no llegó a su techo de rendimiento. En 2012 compitió en el Maratón de Tokio, volviendo a quebrar su mejor marca personal con 2:29:17 horas, terminando novena en la general. Unos meses después se conviertiría en Atleta Olímpica, al representar a Brasil en los Juegos de Londres 2012, donde con 2:33:15 terminó en el 47° lugar.

De vuelta en los Juegos Panamericanos, esta vez en Toronto en 2015, repitió su victoria, donde originalmente llegó segunda, pero heredó la medalla de oro después de que ela ganadora original, Gladys Tejeda fuese eliminada por dar doping positivo.