Chrabot y Piampiano se quedaron con el histórico Ironman de Mar del Plata

Prensa Ironman Mar del Plata

Con más de 1200 atletas inscriptos, la icónica prueba a nivel mundial, que por primera vez se realizó en la Argentina, quedó en manos del estadounidense Matt Chrabot. Por su parte, su compatriota Sarah Piampiano fue la primera mujer en cruzar el arco. Así, la competencia debutó en la ciudad de Mar del Plata, cuna nacional del triatlón.

El gran ganador resultó el estadounidense, quien se impuso con un tiempo de 8h19m57s. Chrabot manifestó que se trató de una carrera muy dura y que el viento se convirtió en un difícil escollo de sobrepasar en las dos vueltas de 90km. Lo escoltaron Jozsef Major, de Hungría (8h26m03s), e Igor Amorelli (8h27m11s), de Brasil. Entre los atletas argentinos, Oscar Galíndez (8h39m10s) terminó 7º en la clasificación general, seguido por Mario De Elías (8h41m51s) en el 8º lugar y 10º fue el marplatense Christan Carletto (9h13m47s).

En la categoría femenina, la más rápida en completar las tres etapas fue la estadounidense, Sarah Piampiano (9h11m03s), escoltada por la belga Tine Deckers (9h19m22s) y la canadiense Magalí Tisseyre (9h24m37). La competencia otorgó 40 plazas para el próximo Mundial.

En esta edición 2017, los más de 1200 inscriptos de 36 países (más de 900 fueron argentinos) agotaron los cupos y le imprimieron color a una verdadera fiesta del triatlón. Hubo triatletas de Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Aruba, Australia, Bélgica, Brasil Canada, Chile, Costa Rica, Ecuador, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, México, Panamá, Paraguay, Perú, Reino Unido, República Checa, Rusia, Serbia, Suecia, Suiza, Taiwán, Uruguay y Venezuela. Asimismo, un 10% de los inscriptos fueron mujeres.

Más de 100.000 personas, entre vecinos, visitantes y acompañantes de atletas, siguieron de cerca este desafío. El circuito de triatlón contó con 3,8 km de natación, 180,2 km de ciclismo y 42,2 km de pedestrismo; todas distancias que convierten a esta prueba en una de las más exigentes y deseadas del deporte a nivel mundial.

El trayecto delineado para la prueba comenzó en la playa más emblemática de Mar del Plata, conocida tradicionalmente como Playa Bristol, ubicada frente al Hotel NH Provincial (Patricio Peralta Ramos 2502). Allí también se llevaron a cabo las transiciones y la llegada final de la competencia. Los recorridos de las tres disciplinas pasaron por varios de los puntos más reconocidos de la ciudad con el fin de que los atletas disfrutaran de paisajes por los que habitualmente pasan los turistas; esta vez, ellos, lo hicieron de otra manera: nadando, pedaleando y corriendo para completar el sueño de ser un triatleta Ironman.

Posterior al circuito de natación, que se desarrolló en la playa Bristol, se dio curso al ciclismo que comenzó en el parque cerrado ubicado estratégicamente sobre la Plazoleta Almirante Brown. Tras la transición del agua al ciclismo, cada atleta salió en dirección Norte por el Boulevard Marítimo Peralta Ramos hasta la Ruta Provincial 11, haciendo el retome en el peaje de Mar Chiquita. El regreso fue por el mismo camino sumando Avenida Atlántida hasta Playa Varese (calle Castelli), luego de 2 vueltas de 90 km, regresaron al mismo punto (o Venue) para la Transición 2. El recorrido del ciclismo, mayormente plano y en gran parte del recorrido contó con una vista espectacular hacia el mar.

Finalmente, el running contó con 3 vueltas de 14 km, cada una en dirección Norte por el Boulevard Marítimo Peralta Ramos regresando en cada una de las vueltas hasta las proximidades del Venue y Finish Line para recibir el aliento de familiares y amigos. La totalidad del circuito contó con la majestuosa vista al océano Atlántico. La carrera finalizó en el punto turístico más importante de la Ciudad de Mar del Plata, frente a la estatua de los Lobos Marinos conocidos por ser, desde su inauguración en 1940, la indiscutible postal marplatense.