Amigos y enemigos del hierro

ESPN Run

Si últimamente te sientes con pocas fuerzas y sin poder rendir en tus entrenamientos como lo hacías antes, experimentas un cansancio extremo y te cuesta concentrarte en las actividades diarias, puede que estés sufriendo un déficit de hierro.

En línea generales la anemia es una enfermedad que se desencadena a partir de un déficit de hierro, y esto puede deberse a una mala alimentación, menstruaciones abundantes en el caso de las mujeres, o una condición particular que no permite que se absorba correctamente este mineral.

En los corredores, la falta de hierro actúa como un factor limitante en el rendimiento. Esto ocurre porque cuando nuestro organismo tiene menos hierro del necesario, en los músculos se produce menos mioglobina y menor disponibilidad de oxígeno para desarrollar su actividad. Es por eso que en estos casos se experimenta un aumento considerable de la fatiga muscular, y sensaciones de cansancio permanentes.

Para evitar este déficit, la alimentación es un punto fundamental, y en este sentido hay que recalcar que a veces no sólo alcanza con incorporar alimentos ricos en hierro. También debes estar atento a qué infusiones tomas después de comer o como combinas tus comidas. Entre los alimentos con valores altos de este mineral se encuentran:

• Carne vacuna, pollo y pescado
• Frutas ricas en Vitamina C. Algunas son naranja, limón, pomelo, mandarina y kiwi
• Verduras de hojas verdes

Para que estos alimentos mantengan sus propiedades se recomienda cocinarlos al vapor o a las brasas, evitando las frituras y hervirlos en agua. Pero además, ten siempre en cuenta que el hierro tiene algunos "enemigos". En otras palabras, hay alimentos que no permiten que tu cuerpo asimile correctamente este mineral, por lo que la recomendación es que después de las principales comidas (almuerzo - cena) no consumas lo siguiente:

• Los derivados de la leche
• Los alimentos muy altos en fibra
• La yema de huevo
• Las comidas ricas en grasas
• Infusiones como el té y el café

En síntesis, cuida lo que comes y cómo lo comes, y de esa forma tendrás una alimentación equilibrada que cubra tus necesidades como runner.

¿Consideras que tienes una buena alimentación?