The Spine Race, más que una ultra maratón, un juego de estrategia

ESPN Run

Durante cada mes de enero en el crudo invierno británico se corre la Spine Race, considerada como una de las carreras de resistencia más duras del mundo. Se trata de un verdadero desafío épico de 430 kilómetros, capaz de poner a prueba a fondo la resistencia física y fortaleza mental.

The Spine Race es conocida probablemente como una de las carreras más duras de Gran Bretaña por el mítico y peligroso sendero nacional Pennine Way, comenzando en Edale, en el centro de Inglaterra y terminando en las fronteras escocesas, pasando por el Peak District, Yorkshire Dales y Cheviots a lo largo del camino. A esos 430 kilómetros de interminable recorrido, hay que añadirle los 13.000 metros de desnivel positivos aderezados por el clima de enero, que también puede plantear muchos problemas, como fuertes vientos, tormentas de nieve y el frío de las noches.

El cupo máximo es de sólo 75 participantes, que tienen límite de 268 horas, es decir 7 días para completar el desafío. Se trata de una prueba sin escalas donde el reloj sigue contando desde el inicio. Hay unos puntos de control donde los corredores pueden dormir cuando lo necesitan. Por lo tanto, salvo por alianzas deportivas propias de la competencia, es muy común que cada corredor transite la ruta en total soledad. Por eso se dice que más que una ultramaratón The Spine Race es un juego de estrategia.

Además de la comida caliente y bebidas en los cinco puntos de control, por motivos de seguridad los corredores reciben un dispositivo de rastreo GPS antes de iniciar la competencia, y tienen soporte médico durante todo el curso.

La competencia tiene lugar desde el año 2010, y en la más reciente edición la ultra runner local Jasmin Paris hizo historia convirtiéndose en la primera mujer en ganar la prueba. Para entender lo duro del desafío basta con señalar que la ganadora empleó 83 horas, batiendo el récord anterior en 12 horas y convirtiéndose en el mejor tiempo en 9 ediciones disputadas. "Dos tercios del tiempo corres a oscuras, lo cual agota realmente tu energía mental", aseguró la corredora de 35 años. "Uno no se detiene, es algo táctico. Cuanto más se duerme, más energía se tiene pero a la vez más tiempo estás perdiendo. Así que tienes que estar muy pendiente de todas estas cosas. La inmensa mayoría del tiempo estás en zonas remotas, por lo que debes resolver todo por tu cuenta", dijo Paris luego de su victoria. Por si su impresionante hazaña fuera poco, Paris aprovechó varios puntos de avituallamiento para amamantar a su hija. Toda una 'ultramujer' para la que no parece que haya nada imposible.

¿Conocías esta maratón?