Gelindo Bordin: un europeo que logró lo imposible

ESPN Run

Si bien el mundo del maratón está dominado por los atletas africanos, hay algunos casos de atletas europeos como el del italiano Gelindo Bordin que en las últimas décadas dejaron su marca grabada a fuego. Nacido el 2 de abril de 1959 en Longare, Vicenza, Italia, Gelindo llegó a ganar la Medalla de Oro en el maratón en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, la victoria más importante de su carrera deportiva.

Su debut en el maratón fue a sus 25 años, en el Maratón de Milán 1984, prueba que ganó con 2:13:20, un gran crono para un debutante. Dos años más tarde, en 1986, consiguió su primer gran triunfo ganando el Europeo de Stuttgart (Alemania). En campeonatos mundiales ha obtenido distintas suertes. En Roma 1987 se disputó el maratón bajo unas condiciones meteorológicas adversas. El calor y la humedad le castigaron duramente y logró la medalla de bronce tras el keniano Douglas Wakiihuri y el yibutiano Hussein Ahmed Salah, justamente sus grandes rivales en los Juegos Olímpicos del año siguiente, en Seúl. Allí, pese a que no era el favorito en los pronósticos, Gelindo se acomodó en el grupo principal, que a partir del kilómetro 25 se redujo a 13 corredores y se fue desgranando hasta que a falta de 5 km para el final solo quedaban tres maratonistas: Bordin, Wakiihuri Salah, precisamente los medallistas del mundial del año anterior en Roma. A falta de 3 km Bordin quedo algo relegado, tomando Wakiihuri y Salah una ventaja de unos 20 metros sobre el italiano. Sin embargo, cuando todo parecía indicar que entre los dos africanos se disputarían el triunfo, a falta de solo 1 km Bordin vino desde atrás y los superó a ambos para acabar ganando la prueba en 2h10:32. En segunda posición llegó el keniata Wakiihuri con un crono de 2h10:47 y en tercera Salah, bronce con 2h10:59.

Bordin se convirtió así en el primer italiano en ganar el maratón en un Juego Olímpico, aunque no sería el único. En los Juegos de Atenas 2004 su compatriota Stefano Baldini repitió esta hazaña. Antes de eso, en 1990, Bordin defendió con éxito su título de campeón de Europa en Split, Croacia, siendo el primer maratonista en sumar dos títulos de campeón de Europa. Precisamente Stefano Baldini ha sido el segundo en lograrlo tras sus victorias en los europeos de Munich 2002 y Gotemburgo 2006.

En los mundiales de Tokio 1991, Bordin solo pudo conseguir una discreta octava posición, lejos de las medallas. Al año siguiente intentó defender su título olímpico en los Juegos de Barcelona 1992, pero tuvo problemas físicos durante la carrera y finalmente tuvo que abandonar a mitad de la prueba. Después de esos Juegos decidió retirarse del atletismo. Durante sus años como deportista profesional su astucia en carrera y la capacidad de aguantar volúmenes de entrenamiento de auténtica locura lo convirtieron en un referente eterno de los 42,195 km.