Cómo subir cuestas

ESPN Run

Los entrenamientos en desniveles, también conocidos como cuestas, son parte de la planificación de cualquier runner que quiera llegar lejos. Y como todo, realizarlos tiene sus secretos. Hoy nos centraremos en la postura correcta a la hora de subir en esas series cortas pero tan intensas y exigentes.

Comencemos de arriba hacia abajo. En primer lugar, tu cabeza debe mantenerse siempre alta. Un error muy común entre los principiantes es mirar hacia el piso y correr encorvados, lo que sólo garantizará dolores de espalda durante el resto de la carrera, además de energía malgastada por descompensar la postura. Es por eso que tu mirada siempre debe estar hacia adelante, y nunca hacia tus pies. Debes subir con elegancia, y con el torso levemente inclinado hacia adelante.

Por los costados, tus brazos deben ayudarte acompañando rítmicamente a tus piernas exagerando los movimientos, como cuando haces un sprint final en una carrera, para así darte más potencia. Llévalos formando un ángulo de 90 grados con el vértice en tus codos, y siempre moviéndolos en línea recta hacia atrás y adelante, nunca cruzándolos por delante de tu pecho. Respecto a tus manos abiertas evitando cerrar los puños. De esta forma ayudarás a tu cuerpo a mantenerse relajado.

A la hora de hablar de las piernas, es importante destacar que hay que evitar llevarlas hacia adentro. Correr llevándolas hacia adelante y levemente hacia afuera en una cuesta ayuda a que te sientas más ágil y estable, como si estuvieses saltando. Y por último, tus pies deben ir casi de puntas, apoyándote con los metatarsianos y dando zancadas cortas como si estuvieses marcando el paso.

Eso sí, procura correr los dos primeros tercios de una trepada de forma relajada, para acelerar el paso en la última parte. Otro truco que funciona muy bien es el de proyectar el final de la cuesta como si estuviese 20 metros más adelante de lo que realmente está. De este modo una vez que estés en la parte más alta seguirás corriendo unos segundos más, evitando relajarte en el último tramo.

¿Sueles entrenar en cuestas?