Cómo aprovechar más el hierro de las comidas

ESPN Run

El hierro es uno de los minerales más importantes para el correcto funcionamiento de un runner, ya que una deficiencia en este nutriente hará que no rindas en tus entrenamientos y competencias, sufriendo cansancio extremo y falta de concentración en las actividades diarias. Uno de los problemas que devienen de la falta de hierro es la anemia, una afección que suele desencadenarse por una mala alimentación, menstruaciones abundantes en el caso de las mujeres, o una condición particular que no permite que se absorba correctamente este mineral.

Claramente entre los runners la falta de hierro actúa como un factor limitante en el rendimiento, porque si no está presente en los niveles adecuados en tus músculos habrá menos mioglobina y con ello menor disponibilidad de oxígeno para la actividad muscular. Es justamente por eso que ante este escenario aumenta la fatiga muscular y sensación de cansancio.

A la hora de evitar este déficit en general no es necesaria la suplementación, sino que con una alimentación correcta y balanceada es suficiente. Carnes rojas, pollo y pescado y legumbres como las lentejas son ricas en este mineral. Aunque también en algunas ocasiones sólo alcanza con incorporar alimentos ricos en hierro, sino que además debemos estar atentos a ciertas combinaciones que hacemos durante las comidas y en las horas que las rodean. Entre ellas, hay que prestar especial atención a qué infusiones bebemos después de comer, ya que hay alimentos que no permiten que tu cuerpo asimile correctamente esta sustancia. La recomendación es que después de las principales comidas (almuerzo y cena) no consumas derivados de la leche, alimentos muy altos en fibra, comidas ricas en grasas e infusiones como té o café. Por lo contrario, busca complementar los alimentos ricos en hierro con frutas y verduras que contengan vitamina C, la que ayuda e la asimilación del hierro. Algunas de ellas son naranja, limón, pomelo, mandarina, kiwi, perejil y hortalizas de hojas verdes.