<
>

Jets prolongan la sequía de victorias de los Browns

CLEVELAND -- Josh McCown regresó a la ciudad para vencer al equipo que lo cortó, tirando dos pases de touchdown y conduciendo a los sorprendentes New York Jets a una victoria por 17-14 sobre los Cleveland Browns, quienes enviaron a la banca al mariscal de campo novato DeShone Kizer y dejaron su marca en 1-20bajo el head coach Hue Jackson.

McCown acumuló registro de apenas 1-10 en dos campañas como titular para los Browns, quienes lo liberaron el pasado 7 de febrero en una movida financiera. El pasador de 38 años de edad no buscaba venganza, pero la obtuvo con dos anotaciones en la segunda mitad.

McCown tiró un pase de touchdown de 2 yardas para Austin Seferian-Jenkins en el tercer cuarto y uno de 24 yardas para Jermaine Kearse en el cuarto, para dar a los Jets (3-2) una ventaja de 17-7 en ruta a su tercera victoria al hilo.

La anotación de Kearse culminó una serie de 97 yardas después de que Jackson decidiera no intentar un potencial gol de campo del empate --el pateador novato Zane Gonzalez erró dos intentos en la primera mitad-- y se la jugó en cuarta oportunidad. No obstante, el corredor Isaiah Crowell fue detenido por la defensiva de New York.

Jackson también decidió reemplazar a Kizer en la segunda mitad con el suplente Kevin Hogan, quizás una señal de que el coach está preocupado por perder su empleo. Hogan tiró un pase de anotación de 21 yardas al ala cerrada novato David Njoku.

Los Browns (0-5) dejaron su marca en 2-30 para sus últimos 32 encuentros, pero finalmente pudieron ver en acción al primer recluta global del draft, Myles Garrett.

Garrett, quien se perdiera los primeros cuatro partidos de Cleveland por un esguince en la parte alta del tobillo, registró captura en su primera jugada y culminó el día con dos.

El pase corto de McCown a Seferian-Jenkins dio a los Jets una ventaja de 10-7 en el tercer periodo. La anotación fue preparada por el esquinero Morris Claiborne, quien interceptó el pase largo de Hogan y devolvió el ovoide 28 yardas.

El pase de anotación de Hogan de 41 yardas a Duke Johnson con 1:49 por jugar acercó a los Browns a 17-14, pero Julian Stanford recuperó la patada corta para New York y McCown se hincó tres veces para acabarse el reloj. Se trata de la primera ocasión en su carrera de 15 años que McCown ha ganado tres inicios consecutivos.

Con su futuro nublándose rápidamente, Jackson abrió el segundo medio con Hogan, quien llegó al campamento como el olvidado cuarto en el orden de plantilla. Hogan generó chispa, conduciendo a los Browns a un touchdown, y su primera ventaja de la temporada, en la primera posesión del tercer periodo.

Kizer se mantuvo en las laterales junto a Jackson portando una gorra y una expresión en blanco mientras Hogan completaba cinco pases al hilo, incluyendo uno de anotación para Njoku, quien se quedó con el ovoide a una mano en medio de un clavado.

El cambio de quarterback fue sorpresivo dado que Jackson había manifestado su respaldo incondicional a Kizer, prometiendo mantenerse con él sin importar lo que sucediera en la campaña.

Los Jets hicieron prácticamente nada a la ofensiva durante el primer medio, pero armaron una serie de 32 yardas en los 31 segundos finales para preparar el gol de campo de Chandler Catanzaro desde 57 yardas, el más largo en la historia de la franquicia.

Los Browns despilfarraron cuatro oportunidades anotadoras durante una --por ocasiones cómica y difícil de seguir-- primera mitad que dominaron estadísticamente, pero en la que no pudieron dejar de cometer errores.

Gonzalez erró goles de campo desde 52 y 39 yardas, Crowell perdió un balón dentro de la yarda 10 de los Jets, y Kizer se fijó en el ala cerrada Seth Devalve antes de tirar intercepción en la línea de gol.

Así que en lugar de liderar por doble dígitos, los Browns se fueron al descanso abajo por 3-0 tras el largo gol de campo de Catanzaro.

Algunos aficionados de Cleveland abuchearon mientras otros se encogieron de hombros ante la más reciente muestra de incompetencia.

Noticias - NFL