<
>

La NFL investiga a Odell Beckham Jr. por daños a Lambeau Field

play
Beckham Jr. habría perforado pared tras derrota (1:01)

El jugador de los Giants habría sacado su coraje por perder ante Packers en la ronda de comodines. (1:01)

GREEN BAY -- El receptor abierto de los New York Giants, Odell Beckham Jr., supuestamente causó daños en una pared con un golpe luego de la derrota de playoffs 38-13 ante los Packers en Green Bay, de acuerdo a Sal Paolantonio de ESPN, quien también vio a Beckham golpeando su cabeza contra una puerta.

Personal de mantenimiento informó a Paolantonio que Beckham estuvo golpeando la pared afuera del vestuario en Lambeau Field, que está localizado junto a la sala de prensa donde Beckham recién había hablado con los reporteros. Los miembros del personal de mantenimiento salieron después para ver el hueco en la pared.

Paolantonio indicó que posteriormente, Beckham estuvo golpeando su cabeza contra la puerta ubicada afuera del vestidor de los Giants.

El cuerpo de seguridad de la NFL está investigando el hueco en la pared. Un miembro de seguridad dijo a Paolantonio que tomaron fotografías, hablaron con el personal de mantenimiento y tomaron sus números telefónicos para las entrevistas posteriores.

Un portavoz de los Giants dijo que el equipo está al tanto del incidente pero no emitió comentarios.

Antes del incidente, Beckham estuvo calmado y tranquilo durante su conferencia de prensa posterior al partido.

"Estas son duras experiencias de aprendizaje", declaró Beckham. "De esto es de lo que aprendes. Se siente mal. No hay manera de describirlo. Se siente mal. Es una sensación horrible".

El miembro del segundo equipo All-Pro terminó con apenas cuatro recepciones para 28 yardas en 11 pases enviados en su dirección. También dejó caer un par de pases, incluyendo uno que habría sido touchdown en el primer cuarto. En cambio, los Giants se conformaron con goles de campo.

"Estoy seguro que va a ser una temporada baja larga", indicó Beckham. "Al final del día, simplemente tienes que tomarlo y tienes que madurar. Tienes que aprender de eso y encontrar maneras de no tener esta sensación de nuevo".

Las 28 yardas empataron con su segunda menor cantidad en todos los partidos de su carrera, de acuerdo a ESPN Stats & Information. El clima también puede ser factor. Los tres partidos en los que Beckham tuvo múltiples pases dejados caer fueron cuando la temperatura al inicio estaba por debajo de los 41 grados Fahrenheit (5 grados Celsius).

Beckham estuvo emocional después de la derrota, algo que no es extraño para el receptor estelar. Fue visto golpeando su cabeza contra la pared tras la derrota frente a los Philadelphia Eagles hace algunas semanas, también.

"Odell es un chico emocional. Estaba decepcionado", expresó el mariscal de campo Eli Manning sobre la conducta de su receptor estelar en el vestuario tras la derrota. "Lo vi con la cabeza abajo y decepcionado. Hay muchos tipos que derramaron alguna lágrima o dos. Cuando pierdes un partido de playoffs --y para muchos chicos es la primera vez en los playoffs-- que la temporada termine así, abruptamente, es un golpe. Todos lo manejan distinto".

Las críticas sobre Beckham se extenderán más allá de su rendimiento dentro del campo y sus acciones tras el partido. La respuesta fácil es vincular su mala actuación con un viaje que realizaron a Miami los receptores abiertos a principios de la semana con el partido de playoffs en el horizonte.

Beckham lo entiende, incluso si no está de acuerdo con eso. Fue firme al señalar que no tuvo nada que ver con su desempeño.

"Parece algo habitual para mí, al final del día pasé por las prácticas, no tuve pases dejados caer, no me equivoqué en ninguna asignación, no hay nada para relacionar lo de hace siete días [con este domingo] y cómo jugamos y ejecutamos. No hay nada en el mundo. No es realista", sentenció Beckham. "Creo que fue fantástico para distraernos. Y es desafortunado. Así es como es. No hay manera en que se pueda relacionar algo que sucedió hace siete días a lo de este domingo".

Su entrenador en jefe estuvo de acuerdo.

"Esto no tuvo nada que ver con el partido", refirió el coach Ben McAdoo. "No tuvo nada que ver con el juego. Hablamos sobre eso. Se acabó".

Al igual que la primera aparición de Beckham en los playoffs, que duró sólo un partido y terminó con una actuación poco característica en él.