<
>

Jaguars vuelven a recurrir a Coughlin para ser contendientes

JACKSONVILLE, Fla. -- Tom Coughlin ayudó a construir a los Jacksonville Jaguars, de la irregularidad, en uno de los mejores equipos de la NFL. Ellos están tratando de regresar a él, en sus últimos años de carrera en el futbol americano, para ver si es capaz de hacerlo de nuevo.

Como el nuevo vicepresidente de operaciones del equipo, Coughlin tiene la tarea de mejorar el roster que, muchos creen, tiene el talento suficiente para competir en una mediocre división sur de la Conferencia Americana. Bajo la reestructuración del equipo, el gerente general Dave Caldwell, quien ha tenido la última palabra para resolver los problemas de personal en las cuatro últimas temporadas, tendrá que reportarle a Coughlin, aunque no está claro en este momento quién tomará la decisión final o si compartirán el poder sobre estas resoluciones.

Es un buen movimiento, a pesar de su récord de 3-13, los Jaguars no estaban lejos de competir por el título del Sur en la Conferencia Americana. Dividieron con los Tennessee Titans y debieron vencer en el camino a los campeones de la división, los Houston Texans. Tienen mucho más talento en su roster que los Indianapolis Colts, especialmente en la defensiva. Con la ayuda de Coughlin para añadir las piezas correctas, y ha mostrado que es un excelente evaluador de talento, los Jaguars pueden ser un factor legítimo en la división en varias de las próximas temporadas.

Coughlin ganó dos Super Bowls como coach de los New York Giants, igual de impresionante cumplió el reto de llevar a los Jaguars al juego de campeonato de la Conferencia Americana en su segundo año de existencia, después, liderándolos de nuevo a ese encuentro, tres años después, con un récord de 14-2.

Coughlin lo logró por su trabajo como gerente general, tanto como el de coach, ciertamente, un área en la que los Jaguars pueden necesitar ayuda, especialmente, cuando se trata de las selecciones en la primera ronda del Draft. Caldwell ha hecho buen trabajo eligiendo jugadores en las rondas 2 a 5, pero sólo ha dado en el clavo en una de sus cuatro selecciones de primera ronda.

El tackle ofensivo Luke Joeckel (2013) nunca se convirtió en un jugador dominante y se movió como guardia esta temporada antes de sufrir una seria lesión de rodilla que lo envió a las reservas de lesionados. El quarterback Blake Bortles (2014) tuvo un año irregular en 2015, regresó en la pasada temporada y hay preguntas sobre cómo puede convertirse en un titular en el largo plazo. El defensivo Dante Fowler (2015) se perdió su temporada de novato por una lesión y tuvo problemas de consistencia y madurez la temporada pasada, con 4.0 capturas.

Caldwell dio un jonrón con el esquinero Jalen Ramsey, candidato al ‘Novato Defensivo del Año’. Los Jaguars lo hicieron enfrentar al mejor receptor del equipo oponente y no permitió pases para touchdown en cobertura uno a uno durante toda la temporada.

En su primer tour con los Jaguars, Coughlin dio en el clavo con su primera selección en el Draft, el tackle ofensivo Tony Boselli fue segundo en 1995, es el mejor jugador en la historia de la franquicia y tiene una buena oportunidad de ser el primer jugador de los Jaguars inducido al Salón de la Fama del Futbol Profesional.

En 1996, Coughlin drafteó al linebacker Kevin Hardy, seguido del tackle defensivo Renaldo Wynn (1997), el corredor Fred Taylor y el safety Donovin Darius en 1998; después, al defensivo Fernando Bryant en 1999. Después de perder al receptor R. Jay Soward en 2000, Coughlin drafteó a los defensivos Marcus Stroud (2001) y John Henderson (2002), dos de los mejores jugadores defensivos en la historia del equipo.

Coughlin también drafteó al defensivo Tony Brackens en la segunda ronda de 1996, al centro Brad Meester en la segunda ronda en 2000 y al esquinero Aaron Beasly en la tercera ronda en 1996. Brackens es el líder de todos los tiempos de la franquicia en capturas y Meester tiene el récord de más partidos jugados con el equipo, más juegos iniciados y más juegos consecutivos iniciadi,

Coughlin tuvo problemas con el tope salarial al final de su primera etapa en Jacksonville, una gran razón por la que los Jaguars tuvieron tres temporadas perdedoras consecutivas, después de terminar con 14-2 en 1999 y alcanzar el juego por el título en la Conferencia Americana.

Los Jaguars tienen gente manejando ese tema, en John Idzik y Tim Walsh, así que ése no será un problema para Coughlin esta vez.

Las obligaciones de Coughlin y quién tendrá la última palabra en los problemas de personal son temas que se aclararán en los próximos días, pero traer a Coughlin de regreso a ayudar fue un buen movimiento de los Jaguars.