Steelers tienen suerte de contar con los Bengals

Después de que Argentina eliminó a México en el Mundial Alemania 2006, le preguntaron al entonces director técnico albiceleste, José Pekerman, qué le habían parecido el juego y la acttud del rival y respondió: “México siempre nos plantea muy buenos partidos… pero siempre ganamos”.

Lo mismo sucede con los duelos entre los Pittsburgh y Cincinnati: los Bengals ponen a prueba al máximo la resistencia de sus acérrimos rivales, pero los Steelers siempre ganan. Al menos los juegos importantes.

Y el duelo de lunes por la noche en Cincinnati era de suma importancia para unos Bengals que parecían asimilar la situación, pero que hicieron implosión cuando más necesitaban la victoria.

La versión que presentaron los Steelers no fue la mejor y pese a ello, lograron salir con una importante victoria por 23-20 para mantener pareja la carrera con los New England Patriots por la primera siembra en Playoffs en la AFC.

Steelers y Patriots juegan en dos semanas, pero si Ben Roethlisberger y compañía juegan como lo hicieron en Cincinnati, Tom Brady y los Patriots no se autodestruirán como lo hacen regularmente los Bengals ante Pittsburgh.

Cincinnati cometió 13 castigos para fijar una nueva marca de la franquicia con 173 yardas perdidas por pañuelos amarillos y un grave lapso mental del esquinero William Jackson le abrieron la puerta al triunfo a los Steelers.

Le’Veon Bell atrapó un pase corto de Roethlisberger y se enfiló a la banda. Cuando parecía que saldría del campo, Jackson simplemente evitó tocarlo y Bell se mantuvo dentro del terreno de juego para enfilarse a las diagonales y anotar el touchdown con el que los Steelers se acercaron 17-10 en el tercer cuarto y que prácticamente impulsó su remontada.

Esos lapsos mentales son normales para unos Bengals que también se autodestruyeron cuando tenían la victoria sobre Pittsburgh en la bolsa en el Juego de Comodines de la temporada 2015, cuando dos castigos de Adam Jones por conducta antideportiva le permitieron a los Steelers anotar el gol de campo que les dio el pase a la Ronda Divisional.

En las próximas semanas y en Playoffs, Pittsburgh se medirá a equipos más disciplinados y tendrá que estar más enfocado al inicio de esos encuentros.

La lesión de Ryan Shazier sucedió apenas a tres minutos y medio de iniciado el duelo en Cincinnati, pero en ese lapso, los Steelers ya habían dado muestras de no estar en buena forma con un castigo ofensivo por salida en falso en la primera jugada del partido, una intercepción a Roethlisberger y un pase de 19 yardas de Andy Dalton inmediatamente después de la intercepción.

La lesión de Shazier sólo acentuó el mal momento psicológico con el que los pupilos del coach Mike Tomlin saltaron al campo.

La llamada de atención llegó a tiempo para los Steelers, que una vez más se dieron el lujo de jugar mal ante los Bengals, que ya no podràn salvarlos si se meten en problemas.