Remplazar a 'gran jugador y compañero' Ryan Shazier, duro reto para Steelers

Los Pittsburgh Steelers mantienen el ánimo sobre la evolución de la lesión en la espalda de Ryan Shazier, pero, en el corto plazo, el equipo no contará con uno de sus mejores jugadores y un tipo agradable en el vestidor.

Los números cuentan la historia. Shazier es el único jugador en la NFL que es líder de su equipo en tacleadas (89), intercepciones (tres) y balones sueltos forzados (dos). Liguen esos números con una racha de cuatro juegos con intercepción al final de la temporada pasada y Playoffs y Shazier se convierte en un defensivo contra el pase único.

“Cuando necesitamos una jugada grande, (Ryan) es uno de los jugadores a los que recurrimos”, asegura el linebacker Vince Williams. “(Ryan) es el linebacker medio, quien nos da las señales. Será duro (remplazarlo)”.

Con Tyler Matakevich también lesionado, los Steelers enfrentan serios problemas en relación a su defensiva interior sin Shazier patrullando el campo. La habilidad y rango únicos que tiene Shazier para hacer jugadas a todo lo ancho del campo le da a los Steelers flexibilidad para mezclar coberturas de zona y personales.

Es probable que esos esquemas deban ser simplificados.

El impacto de Shazier en la defensiva de Pittsburgh ha sido inmenso desde que el equipo lo reclutó en la primera ronda del Draft 2014. Los Steelers permiten 5.17 yardas por jugada con Shazier en el campo y 6.02 sin él. Es una diferencia que lleva a la defensiva de Pittsburgh del cuarto mejor promedio al segundo peor, de acuerdo a ESPN Stats & Information.

Shazier logró todo eso pese a perder 14 juegos en sus primeros tres años y en 2017 estaba motivado por lograr jugar su primera temporada completa y se retó a sí mismo para convertirse en líder del equipo.

“(Ryan) es un gran competidor, increíble compañero y gran jugador”, asegura el tackle izquierdo Alejandro Villanueva. “Verlo salir lastimado, especialmente luego de la temporada que tenía, es muy desafortunado. Ojalá tengamos buenas noticias”.

Para reducir el impacto de la ausencia de Shazier, los Steelers necesitarán aumentar la presión a los quarterbacks para ayudar a la defensiva contra el pase. Esperen ver a Bud Dupree y a T.J. Watt salir a coberturas aéreas más seguido, sin embargo, la captura de Dupree en lunes por la noche ante Cincinnati es muestra de que la que presión por los extremos de Pittsburgh no ha decaído.

Además, el regreso del esquinero Joe Haden también parece distante.