<
>

NFL realizó cambios a su protocolo de conmociones cerebrales

BRISTOL -- Se realizaron algunos cambios importantes al final de la temporada al protocolo de conmociones cerebrales de la NFL --incluyendo la implementación de un consultor central independiente de neurotrauma en el centro de comando de la liga para todos los partidos-- luego de incidentes que provocaron investigaciones.

Los cambios fueron implementados el fin de semana pasado, indicó a ESPN el Dr. Allen Sills, director de la oficina médica de la NFL. Un consultor central independiente de neurotrauma estuvo presente en el centro de comando que ha sido utilizado principalmente para revisión de repeticiones de los partidos, indicó.

"Estamos revisando constantemente el protocolo y como es aplicado y tratando de mejorar", declaró Sills. "El proceso ocurre durante la temporada".

Si bien la investigación por conmoción de la Semana 10 al mariscal de campo de los Seattle Seahawks, Russell Wilson, resultó en una multa de 100,000 dólares a la franquicia esta semana, fue el incidente del 10 de diciembre del pasador de los Houston Texans, Tom Savage, lo que provocó la urgencia por los recientes cambios incluso antes que se concluya la investigación.

Los cambios más notables en el nuevo protocolo, que fue distribuido públicamente por la NFL antes del inicio de los partidos de este domingo:

• Un consultor independiente de neurotrauma estará presente en el centro de comando de la NFL para asistir en la supervisión de cada partido;

• Cualquier señal de convulsión por impacto será considerada similar a pérdida de conciencia y el jugador será sacado del partido y no puede volver;

• Un oficial que retire a un jugador del partido por sospecha de un golpe en la cabeza debe notificar al cuerpo médico;

• Un jugador que exhiba inestabilidad motora total o una importante pérdida de equilibrio debe ser llevado al vestuario para evaluación si no es diagnosticado con una lesión ortopédica;

• Un jugador que es evaluado por una conmoción debe ser reevaluado dentro de un plazo de 24 horas, incluso si el jugador está en su día de descanso;

• Un tercer consultor independiente de neurotrauma estará persente para los playoffs y el Super Bowl, además de los dos ya asignados a cada partido de temporada regular.

Los ajustes fueron implementados el 11 de diciembre por el comité de cabeza, cuello y columna vertebral de la liga y se comunicó en dos conferencias telefónicas encabezadas por Sills y el Dr. Thom Mayer, director médico de la Asociación de Jugadores de la NFL (NFLPA por sus siglas en inglés), con un estimado de 400 personas involucradas en el proceso de conmoción, incluyendo los médicos de todos los equipos, preparadores físicos y consultores independientes de neurotrauma y miembros de la cabina.

También hubo una comunicación separada con Al Riverón, vicepresidente de oficiales de la liga, quien instruyó a sus réferis y oficiales de partidos.

Riverón y su cuerpo de trabajo también están haciendo espacio para el consultor independiente de neurotrauma en el centro de comando.

La razón para sumar un consultor independiente de neurotrauma extra para los playoffs y el Super Bowl es permitir a un consultor independiente de neurotrauma estar presente si el otro está ocupado cuando un jugador es llevado al vestuario. La práctica será reevaluada en la temporada baja.

"Una de las cosas que aprendimos durante el transcurso de la temporada es cómo hemos utilizado el video y cómo podeos mejorar", sentenció Sills. "También sabemos que la gente presente no ve todas las repeticiones. Queremos asegurarnos que los médicos en la banca vean los videos. Sin embargo, debo decir que ninguna conmoción nunca es diagnosticada por video. Eso corresponde al personal médico, pero progresamos para mejorar el proceso y eso no va a cambiar".

Sills indicó que los protocolos de conmociones en el 2017 han sido exitosos, en su mayor parte.

"Hemos tenido más de 540 evaluaciones de conmociones y en realidad sólo dos han estado bajo investigación", expresó Sills. "Eso no significa que estamos satisfechos. Nuestros protocolos han funcionado de manera positiva, pero no estamos satisfechos. Ningún protocolo cubre todas las situaciones o anticipa todas las eventualidades, al igual que ninguna prueba médica es 100 por ciento perfecta".

Sills agregó que su equipo y Mayer de la NFLPA revisan "todos los reportes de conmociones, cómo lo hacemos y vemos cómo podríamos haberlo hecho mejor".