Patriots, el equipo que gana siempre a pesar de todo y de todos

En medio de rumores de una fractura entre los ejes del equipo, continúa la lucha por llegar a otro Super Bowl. AP Photo/Elise Amendola

FOXBOROUGH, Mass. -- Los New England Patriots parecen blindados a prueba de todo.

Eso tiene que ver con acusaciones, egos, lesiones, escándalos, especulaciones y cualquiera otra cosa que parecería un distractor ineludible para cualquier otro equipo en la NFL.

Los Patriots recibirán este sábado por la noche a los Tennessee Titans, a la búsqueda de su séptimo juego de campeonato de conferencia consecutivo, en una temporada que comenzó dispar y terminó con la mejor marca de la Americana, en medio de reportes de rompimiento entre las tres cabezas principales del equipo.

De acuerdo con un reporte de ESPN, el entrenador Bill Belichick; el dueño del equipo, Robert Kraft, y el considerado mejor quarterback de todos los tiempos, Tom Brady, distan de vivir su mejor relación personal.

“Simplemente, no escuchamos el ruido exterior“, consideró el linebacker David Harris. “Únicamente, nos concentramos en nuestro trabajo, en el siguiente juego, en lo que podemos controlar. Lo demás, nos tiene sin cuidado“.

A pesar de todo, los Patriots parecen una máquina diferente a la que se repuso de la peor desventaja en la historia de la NFL para coronarse, el año pasado, ante los Atlanta Falcons en el Super Bowl.

Un total de 21 jugadores son diferentes con respecto a los que ganaron el título.

“Aquí hay un sistema y los directivos saben traer a los que se ajustan“, mencionó Harris. “Aquí somos un equipo y como tal tratamos de jugar. Los egos se quedan en la puerta del vestidor. Sólo se viene a prepararse“.

Los Patriots parecen vacunados contra los escándalos: Cuando sucedió el famoso “spygate“, en el que fueron acusados de espiar de manera ilegal a los rivales, respondieron con el invicto en la temporada regular siguiente, en la que cayeron en el Super Bowl a manos de los New York Giants, más por buena fortuna de sus rivales que por ser dominados.

La campaña anterior, tuvieron que disputar los primeros cuatro partidos sin Brady. El final de la temporada contra Atlanta ya es historia y se tradujo en su quinto campeonato desde que en el 2001 Belichick y Brady se juntaron en los Patriots.

Después de que es evidente que no están en su mejor relación laboral, los Patriots reciben a los Titans, favoritos casi por dos touchdowns (13.5 puntos); Brady ha ganado los últimos seis partidos contra ese rival, en los que ha lanzado 13 anotaciones, sin intercepción.

“Nosotros siempre hemos tenido una gran relación productiva“, mencionó el equipo en un comunicado la semana anterior.

Los Patriots llegarán a su partido divisional con 11 victorias en sus últimos 12 juegos, después de arrancar la campaña con marca de 2-2. Ganaron la División Este de la Conferencia Americana por décimocuarta ocasión en los últimos 15 años.

Para lo que parece peor suerte de los Titans, los Patriots cerraron este jueves su preparación con equipo completo. Fue la primera vez que entrenan con todos sus jugadores en el roster activo desde septiembre pasado.

“Nunca había visto un equipo que pudiera enfocarse tan bien en medio de tantas cosas“, dijo el linebacker James Harrison, quien firmó con los Patriots apenas el 26 de diciembre, después de ser cortado por los Pittsburgh Steelers, con quienes jugó 13 de sus 14 temporadas en la NFL y que asoman como su próximo rival en el partido por el boleto al Super Bowl. “Lo que se diga afuera, para bien o para mal, no importa. El entrenador dice que sólo importa el trabajo que hacemos y la motivación de ganarlo todo“.