¿Cómo transformaron los Minnesota Vikings su frente defensivo?

EDEN PRAIRIE -- Mike Zimmer esperó 35 años para recibir una oportunidad como entrenador en jefe. ¿Cuál fue el beneficio de esto? Cuando los Minnesota Vikings lo contrataron en 2014, sabía específicamente el perfil atlético que quería para cada posición y que le ayudara a cimentar su legado como un genio de la defensiva.

Cuatro temporadas después, los Vikings cuentan con la mejor defensiva de la NFL -- ya sea midiéndolo por puntos (permitieron 15.8 por juego), yardas (275.9 por partido) o porcentaje en tercera oportunidad (25.2). Nadie había alcanzado eso en la franquicia desde 1970 y se le puede atribuir en gran parte al hecho que en el roster cuentan con dos jugadores All-Pro y otro par que fueron invitados al Pro Bowl.

"Sin revelar todos mis secretos", comentó Zimmer, "me gustan cierto tipo de jugadores. Puedes ver a la mayoría de ellos y descifrarás lo que intentamos: jugadores atléticos, que piensen rápido con sus pies, profundos versátiles y esquineros que puedan cubrir".

El perfil que busca el entrenador en jefe mas o menos va de la siguiente manera: esquineros altos, profundos versátiles y atléticos, alas defensivas amplios y apoyadores rápidos. Como lo veremos, el gerente general Rick Spielman buscó jugadores similares antes y después de contratar a Zimmer, excediendo las normas del draft y utilizando la agencia libre como un suplemento importante. Spielman contaba con dos "jugadores Zimmer" en 2014: el profundo Harrison Smith, selección de primera ronda en 2012, y el esquinero Xavier Rhodes, recluta de primera ronda en 2013. Smith puede aparecer en cualquier parte del campo --en el centro, apoyando para contener el juego terrestre y en disparos. Rhodes, de 6 pies y 1 pulgada, utiliza cada pulgada de su tamaño para sofocar a los receptores en la cobertura hombre a hombre. Zimmer valora de tal manera a esquineros de ese tipo que propuso a Spielman reclutar a otro esquinero en la primera ronda del 2015: Trae Waynes.

"Cuando no debes preocuparte mucho por los esquineros", comentó Zimmer tras tomar a Waynes en 2015, "entonces no debes darles mucha ayuda. No debes disfrazar las coberturas. Puedes hacer muchas cosas que te permiten atacar a las ofensivas, pero cuando debes ayudar o proteger a alguien, entonces debes desprenderte de alguien que en realidad no querías, lo que dificulta todo".

El ala defensiva Everson Griffen, tercer titular que Zimmer heredó, no encajaba en lo que él buscaba. Con 6 pies y tres pulgadas, era más pequeño del tipo de jugador que suele lucir como alguien que presiona desde afuera. En su caso, sin embargo, la velocidad le ha ayudado a conseguir 43.5 capturas desde que Zimmer le dio la titularidad, el cuarto registro más alto de la NFL en ese lapso.

Pero si quieres ver un jugador con las características del entrenador en jefe como ala defensiva, entonces debes ver del otro lado. Ahí encontrarás a Danielle Hunter de 6 pies y 5 pulgadas. En LSU tuvo una captura y media antes que Spielman lo tomara en la tercera ronda del 2015 y en las últimas dos campañas ya acumula 19.5.

Los apoyadores primarios son Anthony Barr, primera selección del 2014, y Eric Kendricks, de la segunda ronda del 2015. En el combinado de talento, corrieron las 40 yardas en 4.66 y 4.61, respectivamente.

En resumen, Spielman construyó la defensiva con un enfoque y una intención. Una investigación del analista senior de ESPN Jacob Nitzberg demuestra que los Vikings aparecen entre los líderes a la hora de seleccionar jugadores defensivos, tanto en volumen como en calidad, desde que reclutaron a Smith en 2012.

Pongamos esto en mejor contexto al contrastarlo con el resto de la liga:


VOLUMEN

Los Vikings han reclutado 17 jugadores en las primeras tres rondas del draft desde 2012. De ese grupo, 10 son defensivos --empatados en el puesto N°11 de la NFL en ese período. Por el porcentaje de jugadores defensivos tomados en las primeras tres rondas desde 2012, Minnesota aparece en la décima posición (58.8 por ciento).

¿Porqué es importante el volumen? Sin importar qué tanta claridad pueda tener un entrenador en jefe entorno al tipo de jugador que quiere o que tan hábil es un gerente general para identificar posibles estrellas, ningún equipo puede esperar a acertar en todos los casos. Los Vikings han tenido algunas decepciones --incluyendo su selección de primera ronda en 2013 Shariff Floyd, un tackle defensivo que quizá deba poner punto final a su carrera por una lesión en la rodilla, pero se sobrepusieron con varios cuadrangulares.


CALIDAD

Esas diez selecciones entregaron a Smith, Rhodes, Waynes, Barr, Kendricks y Hunter, en otras palabras, el corazón de la defensiva. (Griffen fue una selección de Spielman en 2010, pero fue titular hasta que llegó Zimmer).

Para juzgar la calidad entorno al resto de la NFL, Nitzberg utilizó el valor métrico aproximado de la carrera de Pro Football Reference. En resumen, esto toma el papel de un jugador en múltiples posiciones y lo convierte en una sola cifra para poder compararlo. Toma en consideración la mejor campaña del individuo para documentar su tope. Las diez selecciones de los Vikings tienen un promedio de 18.6, empatados en el tercer lugar de la NFL durante ese período. Es una manera de demostrar que han sido mejores que la mayoría de la NFL a la hora de detectar talento colegial y desarrollarlos.


MANIOBRAS FINANCIERAS

En un panorama más amplio, no se han limitado a alimentar su roster con selecciones en el draft. De hecho, sus jugadores colegiales en las primeras tres rondas sólo fueron seis de 12 defensivos que aparecieron en 500 jugadas en la última campaña y seis equipos de la NFL los superaron en ese departamento. ¿Porqué fue eso? En parte se debió a que tres de sus titulares los firmaron en la agencia libre. Firmaron a los tackles defensivos Linval Joseph y Tom Johnson en 2014. Mientras tanto, adquirieron al profundo Andrew Sendejo cuando los New York Jets lo liberaron en 2011 de su escuadra de prácticas.

Cambiaron su filosofía financiera para retener al núcleo. Joseph, Rhodes y Griffen obtuvieron extensiones de contrato el verano pasado, asegurando su permanencia hasta 2022. Smith tiene contrato hasta 2021. Barr, Kendricks y Hunter podrían llegar a un acuerdo pronto.

Nada de esto hubiera importado si el equipo, del lado defensivo, no hubiera gozado de buena salud. La ofensiva tuvo transición en mariscal de campo, corredor y en la línea ofensiva mientras que ellos sólo perdieron a tres titulares en algún punto de la campaña. Sendejo no apareció en dos compromisos por una lesión en la ingle (y fue suspendido en otro), Griffen descansó un compromiso por un tema en el pie.

Como resultado, la profundidad en las posiciones no ha sido puesto a prueba tanto como otros equipos. Lo que se ha visto en 2017 es una ejecución del mejor escenario posible. Identificaron jugadores para roles específicos y los han ejecutado prácticamente sin error, lo que los convierte en uno de los favoritos para ganar el Super Bowl LII en casa.