La NFL espera a que Kirk Cousins redefina el mercado para QBs

play
Dos mariscales de campo para un mismo campeón (1:14)

Nick Foles y Carson Wentz son dos joyas en el roster de los ganadores del Super Bowl LII, la pregunta es: ¿Cuál será el titular para la próxima campaña? (1:14)

Kirk Cousins está a poco más de un mes de mostrarnos lo que puede suceder cuando un quarterback titular de primera línea, sano, y en su mejor nivel, llega al mercado de la agencia libre. Será algo sin precedentes. En la era de la etiqueta de jugador franquicia, solamente dos pasadores de primera línea se han convertido en agentes libres --Peyton Manning en el 2012 y Drew Brees en el 2006-- y ambos venían de una lesión mayor en su momento.

Cousins tiene 29 años de edad, está sano, y viene de su tercera temporada de 4,000 yardas aéreas en fila en un momento de rápido crecimiento para el tope salarial. Cuando llegue el 12 de marzo, cuando agentes para los agentes libres pendientes pueden comenzar a hablar con otros equipos, Cousins estará en posición para imponer un nuevo estándar en la parte alta de la estructura salarial de la NFL.

Ahora, como sé que algunos de ustedes preguntarán: No, no pienso que exista la posibilidad de que los Washington Redskins designen a Cousins jugador franquicia por tercer año consecutivo. Ciertamente es verdad que se ha considerado etiquetarlo e intentar canjearlo en un esfuerzo por evitar perderlo sin nada a cambio. Y en esta etapa del proceso, es la postura que deben asumir hacia el exterior, simplemente para el caso de que algún equipo desee ofrecer algo descabellado. Pero yo, y las fuentes con que he charlado sobre el tema, consideran que una tercera etiqueta de jugador franquicia para Cousins (que le costaría a Washington unos 34.5 millones de dólares) es un resultado completamente fuera de la realidad.

¿Por qué? Bueno, cualquier equipo dispuesto a entregar algo de importancia por Cousins querrá saber si pueden firmarlo a largo plazo, y por cuánto. Washington probablemente terminaría con una selección compensatoria de tercera ronda si deja caminar a Cousins, lo que significa que algún equipo probablemente necesitará ofrecer una selección de segunda vuelta para obtenerlo, ¿y por qué haría eso un equipo si todo lo que hay garantizado es una temporada por 34.5 millones de dólares?

Si Washington etiqueta a Cousins, seguramente se apresurará a firmar la oferta para poner al equipo en una posición imposible. Esos 34.5 millones de dólares golpearían inmediatamente el tope salarial de Washington para el 2018 junto con los 24 millones que cuesta Alex Smith bajo el límite de nómina, probablemente obligando a cortes no deseados en otras partes y básicamente imposibilitando al equipo hacer algo más en términos de adquisición de jugadores hasta que sea transferido Cousins.

En teoría, Cousins podría facilitar mucho las cosas para Washington negociando con potenciales socios de canje un acuerdo a largo plazo antes de que se finalice la transferencia, pero no existe motivo para creer que Cousins está o estará interesado en hacer favores. Si Washington decidiera etiquetar a Cousins, la razón más probable sería que se arrepintiera del acuerdo por Smith y decidiera echarse hacia atrás antes de finalizarlo. A partir del martes por la noche, le llamamos a esto "Hacer un McDaniels". No digo que sucederá, pero si la noche del martes nos enseñó algo es que nada está asegurado hasta el final.

Lo que desea Cousins --y cree merecer-- es la oportunidad de llegar al mercado abierto sin limitaciones, con un menú de potenciales destinos de dónde elegir. Parece una certeza que obtendrá eso, y cuando suceda, su contrato podría promediar 30 millones de dólares o más por campaña con una cifra superior a los 90 millones de dólares en garantías. Las preguntas entonces serán cuántos equipos subastarán tan alto y cuánto le gusta la idea de jugar para alguno de ellos.

Los Minnesota Vikings, quienes vienen de una campaña de 13-3 con sus tres quarterbacks en plantilla elegibles para la agencia libre, deben estar en la cima de la lista de deseos de Cousins. Tienen el espacio bajo el tope salarial para hacer que suceda. Cuentan con una defensiva de élite, receptores de primera línea, un sólido ataque terrestre y una línea ofensiva que --aunque podría necesitar algo de mantenimiento en los siguientes años-- hizo un gran trabajo para mantener a Case Keenum limpio en el 2017. La interrogante con los Vikings es cuán comprometidos están con desarrollar a Teddy Bridgewater como su solución a largo plazo y recompensar a Keenum por lo que hizo en el 2017. Si retienen a uno o ambos pasadores, probablemente queda descartado Cousins. Pero si se consideran a un Cousins de distancia del Super Bowl, podrían cambiar el plan y arriesgarse.

Los New York Jets también cuentan con el espacio bajo el tope salarial y la necesidad. Su plantilla requiere más trabajo que la de Minnesota, pero los receptores mostraron promesa esta campaña, el coach acaba de recibir una extensión, y Cousins ha hablado buenas cosas del nuevo coordinador ofensivo Jeremy Bates. Quizás le llame la atención hacer ruido en la Gran Manzana.

Los Buffalo Bills vienen de una campaña de 9-7 y cuentan con un receptor abierto N° 1 en Kelvin Benjamin y un corredor de élite en LeSean McCoy. Si a Cousins le gusta lo que Sean McDermott está armando en Buffalo, los Bills se convierten en una opción interesante que podría no estar lejos de pelear por un título.

Los Jacksonville Jaguars serían interesantes si encontraran el modo de desprenderse de Blake Bortles, pero su opción contractual de 19 millones de dólares podría terminar quedando totalmente garantizada si Bortles, quien recién se sometió a una cirugía en la muñeca, no puede pasar un examen de condición física para principios de marzo.

Los Cleveland Browns tendrán toda clase de dinero para gastar, pero esa situación llega con bastante incertidumbre. ¿Cuánto tiempo seguirá Hue Jackson como coach? ¿Haría click inmediato Cousins con el coordinador ofensivo Todd Haley? ¿Cuán cerca, realmente, está un equipo que recopila marca de 1-31 a lo largo de los últimos dos años de ser contendiente?

Existe incertidumbre a largo plazo con los coaches de los Denver Broncos, quienes también deberán mover mucho dinero para crearle un espacio a Cousins. Y mientars que los Arizona Cardinals tienen la necesidad y aparenta ser en lugar más agradable para vivir que algunas otras opciones, los Cards parecen estar en una situación de comenzar desde el inicio luego de los retiros de Bruce Arians y Carson Palmer (y posiblemente el de Larry Fitzgerald, también).

El resultado: Cousins probablemente encontrará un contrato histórico en el mercado abierto, pero no necesariamente será sencillo para él llegar allí. Cada destino potencial tiene obstáculos que él o el equipo deberán sortear. Probablemente no sabremos los parámetros exactos del mercado para Cousins hasta después del Combinado, cuando el panorama de la agencia libre comience a enfocarse. Pero cuando se aclare el humo, esperen ver a Cousins al tope de la temporada baja más interesante para quarterbacks en la historia reciente.

Un rápido vistazo a los otros nombres que estarán --o potencialmente podrían estar-- en el mercado:


Drew Brees, New Orleans Saints

Status para el 2018: Agente libre irrestricto.

Brees obviamente sería el mejor quarterback en el mercado de no haber sido tan vocal sobre su deseo de regresar. Los tres años finales de la extensión firmada por Brees hace dos campañas quedan sin efecto el 14 de marzo, lo que lo convertiría en agente libre. Esperen ver al pasador de 39 años de edad y los Saints acordar algo, incluso si se trata de convertir uno o dos de los años rescindibles en años reales para mantenerlo en New Orleans y evitar un oneroso impacto al tope salarial del 2018.

Case Keenum, Minnesota Vikings

Status para el 2018: Agente libre irrestricto.

Como se mencionó arriba, es posible que Minnesota desee a Keenum de vuelta luego del año que acaba de disfrutar. También es posible (y tendría sentido) que Keenum quiera convertir su espectacular campaña del 2017 en un contrato tan cuantioso como le sea posible obtener, dado que podría no volver a tener una temporada de ese calibre. Si es lo segundo, esperen que los descartados por Cousins muestren interés.

Jimmy Garoppolo, San Francisco 49ers

Status para el 2018: Agente libre irrestricto.

Sería impactante si los Niners no firmaran o designaran a Garoppolo como jugador franquicia.

Teddy Bridgewater, Minnesota Vikings

Status para el 2018: Agente libre irrestricto.

Asumiendo que su contrato no lo amarra por cuestiones de lesiones, Bridgewater llegaría al mercado de agentes libres sin restricciones. Si no persiguen a Cousins, esperen ver a los Vikings traerlo de vuelta bajo un contrato razonable.

Sam Bradford, Minnesota Vikings

Status para el 2018: Agente libre irrestricto.

El veterano desea seguir jugando, pero la condición de su rodilla limitará severamente su valor en el mercado.

Josh McCown, New York Jets

Status para el 2018:: Agente libre irrestricto.

Tiene mucho sentido como quarterback puente para un equipo que desarrolle a un recluta de draft (¿Browns?).

AJ McCarron, Cincinnati Bengals

Status para el 2018: Agente libre irrestricto.

Una audiencia este mes determinará si McCarron será agente libre con o sin restricciones, y eso obviamente afectará su valor en el mercado y movilidad. No descarten a Cleveland, donde el head coach Hue Jackson es un ex coordinador ofensivo de los Bengals.

Tyrod Taylor, Buffalo Bills

Status para el 2018: Potencial víctima del tope salarial.

Es casi una certeza que será cortado por Buffalo, y Taylor podría atraer a algún equipo que busque una opción experimentada o a un pasador puente mientras preparan a un novato.

Nick Foles, Philadelphia Eagles

Status para el 2018: Potencial candidato a ser canjeado.

El improbable Jugador Más Valioso del Super Bowl está firmado para el 2018 por 7 millones de dólares en salario y bonos, de los cuales 3 millones son garantizados. Mientras exista incertidumbre acerca del tiempo de recuperación del titular Carson Wentz de una lesión de ligamento anterior cruzado, tiene sentido para los Eagles retener a su condecorado suplente. Pero si alguien llega ofreciendo una selección de segunda o tercera ronda --ninguna de las cuales tienen al momento los Eagles para el 2018-- podría ser tentador vender a Foles e invertir en otra opción como reemplazo.

Blake Bortles, Jacksonville Jaguars

Status para el 2018: Potencial candidato a ser canjeado.

Como se mencionó arriba, es posible que la lesión de muñeca de Bortles podría detonar su garantía contra lesión por 19 millones de dólares y atar las manos de Jacksonville. Pero si pueden hallar el modo de disminuir esa cifra para el 2018, podrían terminar canjeando a Bortles, cortándolo, o manteniéndolo para traer a alguien más que le compita por la titularidad.

Jay Cutler, Miami Dolphins

Status para el 2018: Agente libre irrestricto.

Fuentes cercanas a la situación dicen que los Dolphins están comprometidos con Ryan Tannehill. Esperen que Cutler investigue si sigue disponible el empleo en el palco de transmisiones. Pero si Tannehill se lastima de nuevo o alguien más llega ofreciendo 10 millones de dólares, ¿quién sabe?

Trevor Siemian, Denver Broncos

Status para el 2018: Potencial víctima del tope salarial.

Un candidato a ser cortado (lo que ahorraría 1.9 millones de dólares contra el tope), Siemian abrió la campaña como titular de los Broncos en el último par de temporadas y ha mostrado destellos. Podría ser atractivo en el mercado donde todos siempre están en busca de quarterbacks.