El jugoso contrato de Jimmy Garoppolo podría convertirse en una ganga

SANTA CLARA, Calif. -- Con siete juegos como titular, después de pasar tres años en la banca, detrás de una leyenda de la NFL, un joven y prometedor quarterback se ganó una lucrativa extensión de contrato sin ofrecer una demostración mayor.

En el momento, el acuerdo fue considerado deslumbrante, pero no pasó mucho tiempo antes de que la primera extensión de contrato de los Green Bay Packers con su quarterback Aaron Rodgers se convirtiera en una gran negociación, comparada con el dinero que recibieron otros jugadores a lo largo de la liga. Todo eso sucedió en 2008. Hacia el final de 2009, Rodgers había llevado a Green Bay a la postemporada. Para 2010, lideró a los Packers al título del Super Bowl y un año después fue nombrado MVP de la liga.

La primera parte de esa ecuación debería sonar familiar. La última versión se dio el jueves por la tarde, al acordar los San Francisco 49ers los términos de un contrato récord con su prometedor quarterback, Jimmy Garoppolo, con un valor de $137.5 millones por cinco años, del que el equipo pagará $90 millones en los primeros tres años, de acuerdo con Adam Schefter, de ESPN.

Muy parecido a lo que ocurrió con Rodgers en 2008. Garoppolo tiene siete juegos como titular, cinco con los 49ers y dos con los New England Patriots. Garoppolo pasó más de tres años en la banca, detrás de Tom Brady, como Rodgers lo hizo alguna vez, detrás de Brett Favre. Y ahora muchos se preguntan cómo pueden justificar los Niners un contrato de tal calibre para un jugador que aún debe probar que puede ganar en un periodo largo.

La respuesta a eso es simple: La racha de Garoppolo en los cinco juegos como titular para cerrar la temporada, combinada con la química instantánea con sus compañeros de equipo, ha llevado a los Niners a la conclusión de que cuentan con su propia versión de Rodgers. Lo que quiere decir que creen que Garoppolo es el tipo de quarterback que puede elevar el nivel de los jugadores a su alrededor y ser el punto central de un equipo que compita por campeonatos sobre bases consistentes.

Esta creencia se cimenta en lo que Garoppolo fue capaz de hacer en su breve aparición como titular. Lo primero y más importante, colocó al equipo en una ventaja de 1-10 en cinco victorias consecutivas para cerrar la temporada, incluidas las dos ante equipos de playoffs, Tennessee Titans y Jacksonville Jaguars. Esos cinco triunfos empataron el total que los Niners lograron en sus 34 juegos previos de manera combinada.

Más allá, Garoppolo lanzó para 1,542 yardas en esos juegos como titular, un récord para la franquicia de más yardas por pase para un quarterback en sus primeros cinco partidos como titular con el equipo. En 23 juegos, con siete como titular entre 49ers y Patriots, Garoppolo completó el 67.3 por ciento de sus pases, para 2,250 yardas, con 12 touchdowns y cinco intercepciones, para un rating de pasador de 99.7 y, de 77.7, como quarterback. Garoppolo tiene marca de 7-0 en la NFL como titular.

Considerando que Garoppolo no ha pasado siquiera un offseason completo en la ofensiva del coach Kyle Shanahan, los Niners también tienen razón para creer que su jugador sólo puede mejorar, especialmente cuando refuercen a su elenco de reparto.

Por supuesto, Garoppolo no ha tenido aún la oportunidad de probar que puede convertir sus pequeños destellos en el éxito de una producción consistente, aunque está ansioso porque llegue.

"He escuchado pláticas sobre el tamaño de la demostración", dijo Garoppolo tras el final de la temporada. "Es una de esas cosas que realmente no puedes controlar, qué tanto juegas o cuándo juegas, pero cuando dicen tu número, creo que aprovechas el mayor número de oportunidades en esta liga, eso es lo que hace a los buenos jugadores. Eso es lo que he tratado de hacer en mi corto periodo como titular y han pasado cosas buenas".

Indudablemente, el acuerdo de Garoppolo dejó bocas abiertas porque se convirtió en el jugador mejor pagado de la NFL. Es un título que, probablemente, no mantenga por mucho tiempo. Se espera que Kirk Cousins sea el centro de una guerra de ofertas atractivas tan pronto como llegue al mercado libre en marzo. Fácilmente podría superar el acuerdo de Garoppolo, dentro de un mes, a partir de ahora.

También, tanto los Atlanta Falcons como los Packers, han dejado en claro que intentarán firmar a los quarterbacks Matt Ryan y Rodgers en jugosas extensiones de contrato durante el receso de temporada. Ben Roethlisberger, de Pittsburgh, y Russell Wilson, de Seattle, también podrían estar en la línea de nuevos contratos, tarde o tempano. No está fuera de cuestionamientos que el acuerdo de Garoppolo será superado varias veces antes de que termine el receso de temporada.

En el entretiempo, los Niners se han colocado a sí mismos en una posición ideal. Los Niners tiene más de $100 millones de dólares de espacio en el tope salarial. Si quisieran, fácilmente podrían establecer un número alto en el tope de Garoppolo en su primer año de contrato sin que esto afectara su habilidad de construir alrededor de él.

Con la estabilidad que ahora tienen los Niners con su head coach (Shanahan), su gerente general (John Lynch) y su quarterback (Garoppolo), ahora también son un destino mucho más atractivo para los agentes libres de primer nivel.

No se equivoquen, Garoppolo aún tiene mucho qué probar antes de ser considerado de manera segura entre la élite de quarterbacks de la NFL, aunque ahora mismo ya le estén pagando como a uno. Existe un riesgo inherente en pagarle a Garoppolo esta clase de dinero sin tener un balance más extenso de su trabajo.

Pero, si Garoppolo es capaz de construir sobre lo que ya ha hecho y los Niners pueden agregar talento alrededor de él, hay una oportunidad real de que este contrato luzca algún día como una bagatela, si los Niners y Garoppolo vuelven a sentarse en la mesa de negociaciones (tendrá sólo 31 años cuando termine su contrato).

Después de todo, los mejores acuerdos son siempre los que pagan bien por lo que hará un jugador y no por lo que ya hizo.