¿Qué hace a los Eagles hablar de dinastía tras ganar su primer SB?

El head coach Doug Pederson dijo que su foco está en comenzar a trabajar para ganar su segundo Super Bowl cuando el equipo vuelva a reunirse en abril. Getty Images

PHILADELPHIA -- La charla sobre construir una dinastía comenzó mientras el confeti caía en Minnesota.

"Sólo es el comienzo", dijo el safety de los Philadelphia Eagles, Rodney McLeod. "Lo dijimos justo después del juego: Éste es el comienzo de una dinastía y eso es lo que vamos a hacer".

La conversación era entre McLeod y el receptor abierto Alshon Jeffery, dos veteranos que vinieron a Eagles "a hacer historia". Ayudaron a hacerlo, mientras los Eagles ganaron su primer trofeo Lombardi con una victoria por 41-33 sobre los New England Patriots en el Super Bowl LII.

En su última reunión con el equipo antes de desocupar los vestidores el miércoles, el coach Doug Pederson estableció las expectativas ahora que se cumplió con la primera meta.

"Se los dije, dije, 'saben, si quieren, acostúmbrense a esto. Ésta es la nueva norma en Philadelphia, jugar y con suerte, jugar en febrero cada año. Es la nueva norma, así que, acostúmbrense. Un receso de temporada corto y hagamos esto".

Pederson habló del lado "no tan glamoroso del éxito", lo que incluye preguntas sobre potenciales retenciones y jugadores buscando contratos grandes o permitir cosas como el endoso de contratos para disminuir sus responsabilidades.

"Me mantengo responsable, soy como los jugadores. No puedo aceptar cada cosa que hay por ahí", dijo. "No puedo estar de acuerdo con cada cosa que se dice allá afuera porque mi meta es ganar otro (título). Si pierdo mi tiempo haciendo otras cosas, ése no es el foco de atención, y ése es el punto en el que estamos ahora como equipo".

Los Eagles están bien posicionados en términos de éxito a largo plazo. Su quarterback franquicia, Carson Wentz, tiene 25 años, y muchos de los jugadores clave están asegurados para el futuro por venir. Pero, como Pederson comenzó ya a decir en casa, será necesario comprometerse a largo plazo para mantener el buen ritmo de las cosas.

"Tenemos todas las piezas. Todo estará en nuestra mentalidad", dijo McLeod. "Vamos a tener la misma concentración, vamos a brindar la misma energía, el mismo impulso y la misma determinación que tuvimos este año, aún cuando fue nuestro primero. Si queremos ser todavía mejores y grandiosos, tenemos que ganar otra vez. Así que ése va a ser nuestro foco de atención en cuanto regresemos aquí el 16 de abril. Tenemos que planificar y nuestra meta va a ser la misma: Queremos alzar ese Lombardi otra vez al final del año".

Los jugadores seguían con el ánimo a tope, el miércoles, mientras reunían sus cosas para meterlas en bolsas de basura. Había cascos y balones del Super Bowl LII firmados esperándolos mientras entraban al vestidor. El defensivo veterano Chris Long colocó una botella de Crown Royal en cada una de sus sillas, felicitando a sus compañeros por convertirse en campeones del mundo. Pasaron mucho tiempo reviviendo su victoria sobre los Patriots y hablando sobre lo que esperaban del desfile del jueves. Pero también tenían medio ojo puesto hacia el futuro.

"No hemos terminado todavía", dijo el ala defensiva Brandon Graham. "Con suerte podemos regresar y hacerlo de nuevo, o mejor".