50 nombres a seguir a la apertura del mercado de la agencia libre

NFL, Agentes libres ESPN Digital

Se aproxima la fecha de la apertura del mercado abierto de la agencia libre, primera oportunidad que tienen los equipos de la NFL de intentar mejorar sus plantillas respecto a lo que presentaron año pasado, aunque también está el reto de no perder demasiado talento con el recambio.

Aquí están los 50 nombres más interesantes a seguir cuando se abra oficialmente el periodo para firmar contratos nuevos en la liga:

1. Drew Brees, QB, New Orleans Saints

El futuro miembro del Salón de la Fama ha dejado en claro que no pretende probar el mercado abierto de la agencia libre sino regresar a New Orleans, y los Saints han dejado en claro que no pretenden cambiar de quarterback para el 2018. Entonces, si es una certeza el regreso de Brees a los Saints, ¿por qué aparece en la lista? Siempre será interesante ver qué clase de contrato puede conseguir un pasador que ha sido votado al Pro Bowl en 10 de las últimas 11 campañas a los 39 años de edad. En el pasado, Brees ha ostentado el récord por el contrato más lucrativo en la historia de la liga, pero todo indica que los dólares no son la preocupación principal del mariscal de campo ahora. ¿Cuánto está dispuesto a sacrificar Brees en dólares en esta etapa de su carrera con tal de que New Orleans le pueda construir un equipo competitivo a su alrededor?

2. Le'Veon Bell, RB, Pittsburgh Steelers

Como en el caso de Brees, es prácticamente una certeza que Bell volverá a Pittsburgh para la siguiente campaña. La gran diferencia es que Bell tiene 26 años de edad --recién cumplidos-- y está en el apogeo de una carrera que suele ser corta para jugadores de su posición. En solamente cinco temporadas profesionales, Bell ya ha sido nombrado All-Pro en dos ocasiones --una más que Brees--, y es difícil argumentar en contra de los que lo consideran no solamente el mejor de su posición en toda la liga, sino uno de los mejores 10 jugadores de la NFL, sin importar la posición. A mi juicio, es el jugador más importante de la triple-B de los Steelers, por encima de Ben Roethlisberger y Antonio Brown, pero juega en una posición en la que los gerentes generales de la liga prefieren pagar poco. Una segunda etiqueta de jugador franquicia consecutiva podría ser una opción, pero solamente para ampliar el plazo para negociar un contrato a largo plazo, dado que Bell ha dejado en claro que no volverá a jugar bajo esa designación. Tarde o temprano, Bell recibirá el mayor contrato en la historia de la liga para un corredor.

3. Jarvis Landry, WR, Miami Dolphins

Nunca hay un mejor momento para imponer una marca personal y liderar a la liga en una categoría importante como recepciones que en el último año de contrato. Esto ocurrió para Landry en Miami durante el 2017, cuando atrapó 112 pases. Aunque no consiguió hilar su tercera temporada de al menos 1,100 yardas en recepciones --de hecho, se quedó en 987--, nadie puede decir que Landry no ha sido productivo. El receptor abierto ya ha catalogado como "falta de respeto" el proceso de negociación actual con los Dolphins, y la etiqueta de jugador franquicia no puede descartarse en este caso. A sus 25 años de edad, todo indica que lo mejor en la carrera de Landry está todavía por delante.

4. Andrew Norwell, OG, Carolina Panthers

Se trata de un nombre que pocos reconocen a primera vista, pero el liniero ofensivo de 26 años de edad fue elegido al primer equipo All-Pro por la prensa especializada. En el último par de años, jugadores como Kelechi Osemele, Gabe Jackson, Trai Turner y Joel Bitonio dispararon el valor de mercado para linieros ofensivos interiores, y este año Norwell parece estar muy encima de cualquier otro jugador disponible en la posición. La duda: ¿por qué Norwell pasó tan desapercibido en sus primeros tres años en la liga? Llegó a Carolina como agente libre no reclutado pese a jugar en un programa de élite en Ohio State. En este caso, no hay que quitarle el ojo a Dave Gettleman, nuevo gerente general de los Giants, quien halló a Norwell cuando fungía en el mismo puesto para los Panthers.

5. Nate Solder, OT, New England Patriots

Lo primero que debemos aclarar con Solder, como con el resto de Patriots en esta lista, es que los jugadores de New England suelen ser mucho más efectivos con New England que con cualquier otro equipo. Habiendo dicho eso, Solder juega la posición más importante de la línea ofensiva como tackle por el lado izquierdo, viene de su primer nombramiento al Pro Bowl --como alterno--, tiene apenas 29 años de edad en una posición que suele permitir longevidad, y en el 2017 inició los 16 partidos de la temporada por primera vez desde el 2014. Imagino que habrá algunas buenas ofertas por Solder en el mercado abierto, y será interesante ver hasta dónde se estira New England por retener al guardaespaldas de Tom Brady.

6. DeMarcus Lawrence, DE, Dallas Cowboys

Otro caso de un jugador que esperó hasta el último año de su contrato de novato para ser realmente productivo, Lawrence sumó 14.5 capturas en la primera campaña en la que inició todos los partidos de temporada regular en Dallas. A favor del ala defensiva está desde el luego el hecho de que juega en una posición en la que se suelen repartir cheques muy grandes. Tendrá 26 años de edad cuando arranque la nueva temporada. El problema es que en el 2016 solamente recopiló una captura en nueve partidos jugados --tres de inicio-- y antes del 2017, sumaba nueve capturas en tres campañas como profesional. La apuesta aquí es que no se trata de una maravilla de un año.

7. Case Keenum, QB, Minnesota Vikings

Hablando de maravillas de un solo año, Keenum es el ejemplo perfecto. Un reserva a lo largo de la mayor parte de sus primeros seis años en la liga, el quarterback de los Vikes --junto con Nick Foles de los campeones Eagles y Blake Bortles de los Jaguars-- se encargó de darle un duro golpe al mito del "mariscal de campo franquicia", probando que se puede llegar muy lejos, e incluso ganarlo todo, con un pasador de muy bajo perfil si se cuenta con suficiente talento a su alrededor. Keenum lideró a su equipo a 11 triunfos de temporada regular y hasta la antesala del Super Bowl, marcando el segundo mejor Total QBR en la liga en el proceso. No se puede argumentar de ninguna manera que Keenum solamente iba montado en los logros del resto del equipo. Una reunión con el coordinador ofensivo que lo hizo brillar en Minnesota --Pat Shurmur, ahora head coach para los Giants-- no puede descontarse.

8. Allen Robinson, WR, Jacksonville Jaguars

Robinson se lesionó en el peor momento posible, sufriendo una rotura en el ligamento anterior cruzado en la Semana 1 de su última campaña bajo contrato. Por si fuera poco, los Jaguars registraron su mejor temporada en una década sin el aporte de su mejor receptor abierto. Antes del arranque de la campaña del 2017, todo mundo asumía que Robinson se enfilaba hacia un contrato monstruoso en Jacksonville --especialmente si recordamos lo que comprometieron los Jaguars con Allen Hurns--, pero ahora Robinson podría probar el mercado abierto e, irónicamente, podría recibir menos de lo que hubiera podido acordar en este momento del año pasado con Jacksonville.

9. Kirk Cousins, QB, Washington Redskins

Jugando bajo la etiqueta de jugador franquicia, Cousins cobró casi 44 millones de dólares entre 2016 y 2017, lo que paradójicamente redujo sus posibilidades de éxito porque Washington no consiguió rodearle con un elenco competitivo en ese tiempo. Los números no mienten, y tres campañas consecutivas superando las 4,000 yardas por aire pueden apantallar a más de uno, pero en los últimos tres años su número de intercepciones por año ha ido en constante ascenso y su porcentaje de pases completos en constante descenso. Como en el caso de Matthew Stafford en Detroit, el jugador mejor pagado de la actualidad, Cousins no ha conseguido traducir números individuales en éxito colectivo. No posee ninguna campaña de al menos 10 triunfos en la liga, como sí han conseguido Stafford, Derek Carr y hasta Keenum; ni tiene triunfo de postemporada, como el propio Keenum, Foles o Bortles. Cousins va a cobrar en grande en el mercado abierto, pero si tuviera que apostar por un fiasco en la agencia libre de este año, sería él sin duda. En algún momento, los defensores de Cousins tendrán que dejar de culpar la falta de talento a su alrededor.

10. Malcolm Butler, CB, Patriots

Por la posición que juega, Butler es una buena apuesta para contrarrestar esa tendencia de que los jugadores que brillan en New England no lo pueden hacer con otros equipos. Está claro que el 2017 no fue su mejor campaña en lo personal, y no verle participar en una sola jugada defensiva durante la derrota del Super Bowl LII fue desconcertante. No obstante, estamos hablando de un esquinero de 27 años de edad con una selección de Pro Bowl, amplia experiencia de postemporada, y ocho intercepciones en las últimas tres campañas, periodo durante el cual inició todos excepto un partido de temporada regular para su club.


11. Carlos Hyde, RB, San Francisco 49ers

Después de Bell, la brecha en la posición con respecto a quienes le siguen es muy amplia, pero Hyde tiene mucho sentido para un equipo que busque a un corredor de tres intentos. Hyde terminó colocado en el lugar N° 13 en yardas terrestres el año pasado pese a jugar para un equipo en constante desventaja y que no gozó de juego aéreo por buena parte de la temporada. Por si fuera poco, impuso marca personal con ocho touchdowns terrestres y se destapó con 59 recepciones, superado únicamente por cinco corredores en este último rubro. Hyde tiene 27 años de edad y este momento podría ser su única oportunidad de obtener un lucrativo contrato de agencia libre en una posición que suele ser muy castigada en lo financiero.

12. Jimmy Graham, TE, Seattle Seahawks

Para todas las cualidades físicas que posee Graham, su estancia de tres temporadas en Seattle no deja de ser decepcionante. Para los Seahawks, nunca superó las 65 recepciones en un año ni alcanzó la cifra de 1,000 yardas en recepciones. Eso es poco para quien tenía el mayor contrato en la historia de la liga para un ala cerrada. En el pasado reciente, surgieron rumores de que Seattle estaba ofreciendo a Graham en canje. El producto de la Universidad de Miami sigue siendo letal en zona roja, pero a sus 31 años de edad, ya lógico que ya no esperemos que sea él quien revolucione a la posición.

13. LeGarrette Blount, RB, Philadelphia Eagles

Dos anillos de Super Bowl en años consecutivos con equipos diferentes hablan muy bien de Blount para equipos potencialmente interesados. ¿Por qué? habla de su facilidad para adaptarse diferentes sistemas y aportar no solamente sobre el campo, sino ahora su también su amplia experiencia de postemporada. Blount fue parte de un backfield variado en Philadelphia, y lo más probable es que su papel a futuro sea también de medio tiempo. Los Eagles son el equipo en la peor posición respecto al tope salarial de la liga, casi 7 millones de dólares por arriba, y eso solamente incluye a jugadores bajo contrato y no agentes libres como Blount. Lo más probable es que vista otro jersey en el 2018.

14. Sammy Watkins, WR, Los Angeles Rams

Quienes seguimos de cerca su carrera universitaria en Clemson seguimos esperando la explosión ofensiva que lo llevó a ser reclutado cuarto global en el 2014 por Buffalo, y luego de cuatro años en la liga y dos equipos, es probable que eso ya nunca suceda. No obstante, el talento puro de Watkins es enorme y al menos mostró destellos en su primera campaña en Los Angeles. Un equipo desesperado por talento en la posición de receptor abierto podría verse tentado a pagar de más por Watkins, pero yo no vería con malos ojos una oferta mesurada como parte de un arsenal consolidado donde no se espere que llegue con la etiqueta de salvador.

15. Eric Reid, SS, 49ers

Hace poco tiempo, se esperaba que Reid se convirtiera en una de las piezas centrales de una renovación defensiva en San Francisco. Ahora, muchas señales apuntan a que ha jugado su último partido para los Niners. En una campaña en la que el ex profundo libre se desempeñó en varias posiciones, incluyendo un tiempo como apoyador externo y profundo fuerte, Reid podría haberse quedado sin posición en la defensiva de los 49ers. A veces, la versatilidad puede perjudicar a un jugador, sobre todo su parece ser un último recurso para mantenerlo dentro de la alineación ante el surgimiento de una mejor opción en su puesto original, y eso podría haber sucedido con Reid, y la transición de Jimmie Ward desde la posición de esquinero a profundo. Reid tiene mucho talento y por el precio correcto, podría ser una de las mejores adiciones de este año.

16. Tyvon Branch, SS, Arizona Cardinals

Los mejores años de Branch quedaron en el pasado, pero a la edad de 31, todavía hay fútbol americano por jugarse en la carrera del defensivo. Branch ha jugado los 16 partidos de una temporada regular solamente en una ocasión en los últimos seis años, ni ha iniciado 10 partidos en los últimos cinco años. Además, nunca fue un defensivo con gran olfato para las intercepciones, sumando apenas cinco en 10 años de trayectoria. No obstante, es un seguro tacleador que puede aportar solidez a una secundaria joven en un papel de apoyo.

17. Clinton McDonald, DT, Tampa Bay Buccaneers

Una de las sorpresas agradables para la defensiva de Tampa Bay, el veterano de 31 años de edad se despachó con cinco capturas pese a iniciar solamente tres partidos como parte de una rotación en el interior de la línea de los Bucs. Se trata de la segunda vez que acumula cinco temporadas en Tampa y tuvo una campaña de 5.5 capturas para Seattle, previamente. En este punto de su carrera, podría convenir a los Buccaneers retener a un jugador que conoce bien su esquema y aporta pese a oportunidades limitadas.

18. Trey Burton, TE, Eagles

No solamente es el pase de anotación para Foles en el "Philly special" del Super Bowl, sino también la capacidad que mostró Burton de realizar jugadas explosivas en oportunidades limitadas, lo que lo mete a esta lista. Uno de los alas cerradas más atléticos de la liga, es similar a su compañero de equipo universitario con Florida y ahora ala cerrada de los Redskins, Jordan Reed. Como Reed, Burton llegó a los Gators como quarterback en la era Urban Meyer, y eso le brinda esa faceta extra como pasador en jugadas de truco. Tiene apenas 26 años de edad y su progreso como jugador de la NFL tras haber llegado a la liga como agente libre no reclutado es palpable.

19. Tahir Whitehead, LB, Detroit Lions

Whitehead fue decimoquinto entre apoyadores en tacleadas totales durante la pasada temporada, y por si fuera poco recuperó cuatro balones sueltos. Se trató de la segunda temporada consecutiva de al menos 100 derribos para el apoyador, quien a sus 27 años de edad, todavía tiene buenos años por delante en la liga.

20. Patrick Robinson, CB, Eagles

La defensiva secundaria de los Eagles fue una de las razones por la que terminaron como el mejor equipo de la Conferencia y por la que pudieron llegar hasta el Super Bowl y ganarlo, y la versatilidad de Robinson fue clave para ello. Robinson interceptó cuatro pases en la temporada regular y uno más en la postemporada, uno que devolvió a la zona de anotación en el Juego de Campeonato de la NFC. Robinson posee la capacidad de poder jugar por el exterior o en la ranura, pero me parece que necesita un esquema defensivo de muchas coberturas personales para mostrar sus mejores cualidades.


21. Kyle Fuller, CB, Chicago Bears

Su hermano Kendall se convirtió en noticia recientemente al ser parte de la transacción entre Kansas City y Washington que lleva a Alex Smith a los Redskins, pero Kyle tuvo su momento bajo los reflectores hace no mucho tiempo. Fuller fue elegido al equipo defensivo ideal de novatos en el 2014, pero se perdió la totalidad del 2016 mientras se recuperaba de una cirugía de rodilla. A los 26 años de edad en una posición de alta demanda, no le faltarán ofertas a Fuller en el mercado abierto.

22. Danny Amendola, WR, Patriots

Amendola fue uno de los jugadores clave para New England en la pasada postemporada, con 26 recepciones para 346 yardas y dos touchdowns, pero no sé qué tan realista sería asumir que Amendola pudiera tener la misma clase de impacto a sus 32 años de edad y considerando que no hay un equipo en la liga que tiene tanto éxito con receptores de su tamaño como los Patriots. Me parece que es otro caso donde el jugador es más valioso para su actual equipo que para alguna de las otras 31 franquicias de la liga.

23. Nigel Bradham, LB, Eagles

Hablando de jugadores más valiosos para su actual equipo que para otros, Bradham debe estar en la misma lista. El apoyador heredó el puesto de apoyador medio de Jordan Hicks cuando este quedó marginado por la campaña gracias a una lesión, y se convirtió en una de las piezas claves del título para Philly, aunque con menos reflectores que otros líderes más visibles. Incluso con el regreso de un Hicks sano para el año que viene, Bradham aporta estabilidad a la defensiva de campeonato de los Eagles.

24. Terrelle Pryor, WR, Redskins

Luego de iniciar 15 de 16 partidos como receptor abierto en el 2016, superando las 1,000 yardas en recepciones y acumulando cuatro touchdowns, Pryor debe ser considerado uno de los jugadores más decepcionantes del 2017 por su pobre producción en Washington. Pryor nunca se ganó la confianza total de Cousins, y una lesión de tobillo tampoco ayudó. Pero Pryor sigue poseyendo el mismo físico impresionante del 2016 y a sus 28 años de edad, está muy a tiempo para una temporada de resurgimiento.

25. Star Lotulelei, DT, Panthers

Los Panthers prefirieron entregar el monstruoso segundo contrato al explosivo Kawann Short antes que a Lotulelei, y parte de ello se explica gracias a que Short es mejor presionando a los pasadores rivales. No obstante, Lotulelei es un especialista en contra del juego terrestre que podría encajar bien en un esquema 3-4 si es que emigra de Carolina. En este instante, yo preferiría a Lotulelei sobre otros especialistas contra el juego terrestre disponibles como Dontari Poe, Bennie Logan o Haloti Ngata.

26. Tyler Eifert, TE, Cincinnati Bengals

El talentoso ala cerrada de los Bengals necesita responder cuestionamientos sobre la salud de su espalda, pero si puede superar una prueba médica sin problemas, será un jugador codiciado en el mercado abierto. Solamente ha participado en 10 encuentros de campaña regular en los últimos dos años, y existe la posibilidad de que sea firmado hasta bien entrado el verano, y por un contrato a corto plazo.

27. Haloti Ngata, DT, Lions

Los mejores años de Ngata quedaron en Baltimore, y viene de una temporada abreviada a solamente cinco encuentros por una lesión en el codo. Por si fuera poco, tiene 34 años de edad y no ha jugado los 16 partidos de una temporada regular desde el 2011, cuando estaba en nivel All-Pro. Aun así, Ngata todavía puede ser parte de una rotación si llega al precio correcto. Sus dos capturas en el 2017 son una plusvalía nada despreciable contra el juego aéreo considerando lo poco que jugó y lo que se espera de él cuando ingresa al campo de juego.

28. AJ McCarron, QB, Bengals

Una notificación que no llegó a tiempo a la liga antes de la hora límite para transacciones en la pasada temporada es la única razón por la que McCarron no jugaba ya con los Browns. No obstante, ahora el ex pasador de Alabama tendrá la oportunidad de escuchar ofertas de otros postores, y no necesariamente quedarse en Cleveland, donde el equipo invirtió una selección de segunda ronda el año pasado en DeShone Kizer, y donde podrían volver a atacar la misma posición, ahora desde la primera vuelta del draft.

29. Trumaine Johnson, CB, Rams

Johnson es el Cousins de los esquineros: un jugador cuyo salario se elevó hasta el cielo gracias a que jugó dos años bajo la etiqueta de jugador franquicia, pero cuyo nivel no está a la par de los mejores en la posición en la liga. Hace un par de años, los Rams debieron decidir entre retener a Johnson o a Janoris Jenkins, asumiendo que no les alcanzaba para quedarse con ambos. Eligieron mal y dejaron caminar a Jenkins, quien creció como esquinero con los Giants. Ahora será interesante ver cuánto puede encontrar Johnson en el mercado abierto luego de dos temporadas con un salario por encima de su nivel de juego.

30. Demario Davis, LB, New York Jets

En su regreso a New York después de una escala de una temporada en Cleveland, Davis entregó su temporada más productiva como profesional, colocándose sexto en la liga en tacleadas totales e imponiendo una marca personal con cinco capturas. Me sorprendería que los Jets no hicieron un esfuerzo importante por retener a su mejor apoyador, sobre todo después de haberlo dejado caminar antes.


31. Marqise Lee, WR, Jaguars

La desafortunada lesión de Allen Robinson parecía abrir la puerta en el momento oportuno para que Lee aprovechara un incremento en su de volumen de juego, pero Lee no pudo superar su producción del 2016 en recepciones, yardas por recepciones, ni touchdowns pese a iniciar 14 partidos para Jacksonville. En algún momento, parecía que la tripleta de Robinson, Allen Hurns y Lee podían conseguir cosas importantes juntos para los Jags, pero todo indica que ese sueño ya se disipó.

32. Derrick Johnson, LB, Kansas City Chiefs

Las 71 tacleadas totales de Johnson fueron su menor cantidad desde el 2014, cuando se perdió prácticamente la totalidad de la temporada por rotura en el tendón de Aquiles. Sin embargo, el veterano de 13 temporadas podría tener un papel valioso como parte de una defensiva base en la que se limiten sus oportunidades en situaciones obvias de pase. El cuatro veces seleccionado de Pro Bowl posee cualidades de liderazgo y ética de trabajo que son bienvenidas en cualquier vestidor.

33. Zach Brown, LB, Redskins

Brown no tuvo el impacto que se esperaba cuando fue reclutado en la segunda ronda del 2012 por Tennessee, pero en el último par de años acumula un par de temporadas muy sólidas para dos equipos diferentes: Buffalo y Washington. Este año, culminó empatado en el noveno sitio en la liga --con otro jugador que aparece en nuestra lista-- en derribos totales, pese a jugar solamente 13 partidos. Por si fuera poco, acumula 6.5 capturas en el último par de campañas. Brown puede jugar por dentro o por fuera, y ha dejado claro que un cambio de sistema no tiene por qué afectar su producción.

34. Davon House, CB, Green Bay Packers

Un año después de ser sacrificado por los Jaguars en una movida financiera, House vuelve a entrar a la agencia libre luego de volver a Green Bay donde inició los 12 partidos en que jugó para los Packers. House es uno más en la interminable lista de pruebas de que la posición de esquinero suele sobrepagarse en la agencia libre, pero para un defensivo de 28 años de edad como él, la prioridad se vuelve encontrar un esquema en el que sus cualidades puedan lucir, y el dinero pasa a segundo plano.

35. Aaron Lynch, DE, 49ers

Lynch debe ser uno de los jugadores más frustrantes para la afición de los Niners. Por un lado, mostró destellos del talento necesario para ser considerado el robo del draft del 2014 tras ser seleccionado en la quinta ronda, pero por otro lado jamás pudo ser consistente sobre el campo y los reportes de una ética de trabajo menos que ideal son numerosos. Tiene apenas 24 años de edad, pero se encuentra en un punto de su carrera donde puede madurar y convertirse en un titular con calibre de Pro Bowl, o caer en el olvido.

36. Paul Richardson, WR, Seahawks

La salida de Jermaine Kearse vía canje a los Jets antes del arranque de la pasada temporada abrió una enorme ventana de oportunidad para Richardson, quien asumió el rol de segundo receptor abierto, detrás de Doug Baldwin. Richardson aprovechó la oportunidad pese a que la ofensiva de Seattle dejó mucho qué desear como unidad, con 44 recepciones para 703 yardas y seis touchdowns, todas marcas personales. Tiene 25 años de edad y sería una sorpresa si los Seahawks no intentan retener sus servicios con un contrato a largo plazo.

37. Isaiah Crowell, RB, Cleveland Browns

Entre todas las cosas que debieron frustrar a los fanáticos de los Browns semana a semana, la falta de un ataque terrestre que aprovechara una línea ofensiva talentosa y quitara presión a los mariscales de campo a lo largo de los últimos años debe estar en la lista. Crowell tuvo todas las oportunidades para consolidarse como un corredor primario en Cleveland, pero no terminó por dar el ancho, y desde luego, jugar en constante desventaja tampoco ayudó. Crowell atraerá la atención de algún equipo que busque a un segundo corredor capaz de jugar tres intentos en caso de ser necesario, y quizás un cambio de escenario le ayude a inyectarle nueva vida a su carrera.

38. Frank Gore, RB, Indianapolis Colts

Junto a Brees, Gore es el otro futuro miembro del Salón de la Fama de nuestro listado. La diferencia es que Gore juega en una posición donde el tiempo de vida útil promedio es mucho menor. Con todo y eso, Gore superó nuevamente las 950 yardas terrestres jugando para una ofensiva con pocas alternativas. Los 34 años de edad y el promedio de 3.7 yardas por acarreo en dos de sus últimas tres campañas, no obstante, virtualmente aseguran que Gore no tendrá demasiadas opciones en el mercado abierto, más allá de su inobjetable carrera profesional.

39. Mike Wallace, WR, Baltimore Ravens

Después de una campaña de 72 recepciones y 1,017 yardas para Baltimore en el 2016, había optimismo de que Wallace podría acercarse nuevamente, al menos un poco, a las expectativas que tenía cuando formaba parte del "Young Money Crew" junto a Emmanuel Sanders y Antonio Brown en Pittsburgh. Su segunda temporada con los Ravens no resultó igual. atrapó solamente 52 envíos para 748 yardas, y a sus 31 años de edad, ya no posee la velocidad vertical que le separaba de otros receptores en sus primeros años. No obstante, su promedio de 14.4 yardas por recepción del año pasado sigue siendo evidencia de que puede ayudar a estirar el campo verticalmente.

40. Teddy Bridgewater, QB, Vikings

Uno de los grandes riesgos de la agencia libre, Bridgewater se verá sometido a toda clase de pruebas médicas por equipos interesados antes de recibir una oferta. El hecho de que Minny lo activara como suplente al término de la pasada temporada regular debe ser una señal positiva, pero vale la pena mantener expectativas mesuradas para Bridgewater.


41. NaVorro Bowman, LB, Oakland Raiders

Pese a que se vio obligado a cambiar de equipo a media temporada, pasando en canje de San Francisco a Oakland, Bowman terminó empatado en el noveno sitio --con Zach Brown-- en derribos combinados en la campaña. Ya no posee ni la velocidad ni el rango de sus primeras temporadas en la liga, pero Bowman sigue siendo un apoyador extremadamente productivo sobre el terreno de juego. Los Raiders deben analizar seriamente la posibilidad de retenerlo.

42. Jahri Evans, OG, Packers

En medio de una generación que ofrece pocas alternativas realmente tractivas entre guardias, Evans debe ser capaz de asegurar un contrato sólido a corto plazo luego de una temporada positiva en la que inició los 14 partidos que jugó para Green Bay. Sus 34 años de edad no deben ser una preocupación mayor para los interesados.

43. Dion Lewis, RB, Patriots

Lewis viene de su mejor temporada como profesional, aunque sus números son modestos como parte de un ataque terrestre en el que compartió minutos con Rex Burkhead, James White y Mike Gillislee. La carga de trabajo compartida ayudó sin duda a que jugara por primer vez los 16 partidos de una temporada, y sin duda influyó también en que consiguiera un promedio de 5 yardas por acarreo. La interrogante será ver si puede ser igual de efectivo con una carga mayor, y fuera del esquema ofensivo de New England.

44. Justin Pugh, OG, New York Giants

La experiencia que posee Pugh como tackle y guardia le atraerá la atención de clubes necesitados de ayuda en la línea ofensiva. Por si fuera poco, tiene apenas 27 años de edad y ha sido titular desde el primer día que ingresó a la NFL como recluta de primera ronda en el 2013. ¿La preocupación? Viene de una temporada en la que aterrizó en la lista de reservas lesionados por un problema de espalda.

45. Lamarcus Joyner, FS, Rams

La conversión de esquinero a profundo libre hizo maravillas para Joyner este año, dándole la oportunidad de iniciar 12 partidos por primera vez en el año y de registrar sus primeras tres intercepciones como profesional. Por si fuera poco, también registró marca personal en pases defendidos. Espero ver a los Rams haciendo una oferta para mantener a Joyner en un equipo en claro ascenso.

46. John Brown, WR, Cardinals

Hace apenas dos años, Brown era considerado uno de los jugadores más prometedores en la NFC gracias una campaña de 65 recepciones, 1,003 yardas y siete touchdowns al lado opuesto de Larry Fitzgerald. Dos temporadas repletas de problemas de salud más tarde --y con unos Cardinals listos para una limpia significativa en la organización--, Brown está en busca de un equipo que le permita volver a poner dirección a su trayectoria. ¿Lo ideal? Aterrizar con un club donde pueda aportar como tercero o cuarto en el orden de plantilla entre receptores.

47. Breno Giacomini, OT, Houston Texans

Si bien es cierto que la línea ofensiva de Houston estuvo entre las peores de la NFL, Giacomini tiene amplia experiencia como titular a lo largo de las últimas seis campañas y la capacidad para alinear como guardia o tackle es valorada por equipos que tratan de activar el menor número posible de linieros ofensivos en días de juego.

48. Brent Grimes, CB, Buccaneers

Dejando de lado la distracción que puede ser la esposa de Grimes, Miko, en redes sociales, se trata de un esquinero que a los 34 años de edad se mantiene productivo. Grimes acumula 20 intercepciones en los últimos cinco años, periodo en el cual ha iniciado la totalidad de los partidos en que ha participado.

49. Orleans Darkwa, RB, Giants

Ben McAdoo apostó por Darkwa como corredor primordial de los Giants en el 2017, y aunque sus números no son de otro mundo --171 acarreos para 751 yardas con cinco touchdowns-- no puede despreciarse su promedio de 4.4 yardas por acarreo.

50. Morgan Burnett, SS, Packers

Los Packers son un club que presta especial atención en firmar a sus propios jugadores antes que traer elementos del exterior en la agencia libre, y eso significa que hay buenas posibilidades de que Burnett, uno de los líderes defensivos en Green Bay, regrese a Lambeau Field. La duda se genera por el cambio de coordinador defensivo, con Mike Pettine reemplazando a Dom Capers a ese lado del ovoide para los Packers.