Luis Pérez, el mexicano que merece otra oportunidad en la NFL

MÉXICO -- El destino es caprichoso y Luis Francisco Pérez lo sabe. Luis es un mariscal de campo nacido en San Diego, California, pero que por sus venas corre sangre azteca gracias a sus padres y que en el 2018 firmó con Los Angeles Rams, equipo que llegó al Super Bowl LIII, partido que el mexicano tuvo que ver a la distancia, ya que fue cortado antes de arrancar la temporada.

Uno de los mejores entrenadores en jefe de la liga, Sean McVay, vio un gran potencial en esta joven promesa mexicana de tan sólo 24 años de edad y se encargó de invitarlo al campamento de entrenamiento de los Rams, después de sus extraordinarias actuaciones en su etapa como colegial, en la que jugó para Texas A&M-Commerce de la División II de la NCAA, donde fue campeón en el 2017, además ganó el premio a mejor jugador de la División II y fue nombrado Jugador Ofensivo del Año.

Sin embargo, la historia con los Rams no tuvo un final feliz, pero no poder formar parte de un equipo de la NFL no desmotivó a Luis, quien encontró una nueva oportunidad en la Alliance of American Football (AAF), una nueva liga en los Estados Unidos y vaya que ha sorprendido. Gracias al talento que muestra en cada juego, ha levantado la mano para volver a la máxima liga de futbol americano.

El mariscal de campo mexicano dejó boquiabiertos a propios y extraños en su debut en la AAF, recibió elogios después que su equipo, el Birmingham Iron, derrotó 26-0 al Memphis Express. En su primer partido fue todo un espectáculo, mostró el poder en su brazo al lanzar con precisión pases largos y su capacidad de soportar la presión de la defensiva. Terminó con 252 yardas sin intercepciones, completando 19 de 33 pases.

Después del sorprendente debut, tuvo un rendimiento aceptable en los siguientes tres juegos, pero al llegar la Semana 5 --tras algunos desaciertos-- fue enviado a la banca. Nuevamente, Pérez tuvo que demostrar coraje, mentalidad y actitud, tenía que levantarse. Y que mejor manera de hacerlo que en su casa y con su gente.

El Iron visitó al San Diego Fleet en el antiguo estadio de los San Diego Chargers, el mariscal mexicano tenía la motivación extra de estar en su ciudad natal y frente a su familia y amigos. No lo iba a desaprovechar y volvió ese Luis Pérez que emocionó a los aficionados en su debut. Su equipo ganó 32-29, lanzando para 359 yardas y tres touchdowns saliendo de la banca. La actitud y fuerza mental que demostró el de sangre azteca al levantarse de una mala racha y jugar un partido extraordinario es algo que valoran mucho los equipos de la NFL. Luis lo tiene y debe mantener el impulso.

Los números de Pérez no son los más sobresalientes, no le ha ayudado que sus receptores han dejado caer excelentes pases, pero Luis ha demostrado que sabe leer el campo, tiene un brazo privilegiado, sabe lanzar con y sin presión, y tiene una precisión digna de los mejores. Además, tiene a su equipo en zona de playoffs.

El carácter, habilidad, desempeño y perseverancia de Luis me convence para pensar que en Julio próximo lo veremos en los campos de entrenamiento de algún equipo de la NFL.