<
>

Buffarini no se olvida de San Lorenzo

play
Martina, fanática de San Lorenzo (0:14)

La hija de Buffarini canta las canciones del Ciclón. (0:14)

Aunque ya lleva más de seis meses en el San Pablo, Julio Buffarini sigue ligado sentimentalmente a San Lorenzo y se lo quiso hacer saber a los hinchas con un mensaje en la web.

"Esté en la Argentina o en Brasil, algo es recurrente en mi vida: acordarme de San Lorenzo. Sin ir más lejos, el otro día cuando llegué de mis vacaciones, tenía unas horas libres en mi casa de San Pablo y puse un video. ¿De qué? De aquel partido contra Newell's, el 3 a 2 de 2012, que fue tan importante para salvarnos del descenso. Lo veía y me volvía a emocionar...

San Lorenzo dejó una marca imborrable en mi vida, tanto en lo profesional como lo afectivo. Mi hija Martina, de 5 años, vivió conmigo toda esa etapa, ¡y se hizo fanática! Cuando veo los partidos del Ciclón, se pone a cantar las canciones de la hinchada, y siempre me pregunta por el club.

Como sabrán, San Pablo no va a jugar la próxima Copa Libertadores, así que a la hora del sorteo estuve muy atento, pero para saber qué grupo le tocaba a San Lorenzo. Y aunque no parece una zona sencilla, tiene todo para clasificarse a los octavos: un plantel muy rico y comprometido. Uno de los rivales será Flamengo, equipo al que conozco bien: juega un fútbol abierto, sale a buscar el partido siempre –de visitante y de local– y, como ataca con mucha gente, deja espacios atrás. Eso lo tendrá que aprovechar San Lorenzo, que cuenta con jugadores rápidos y precisos, que pueden hacer la diferencia. Para mí, el Ciclón tiene más jerarquía y debería pasar sin problemas, más allá de que la Libertadores es complicada de por sí. De los equipos brasileños, creo que Palmeiras y Santos son los más duros.

El otro día, en charla familiar, veía el cuadrito que tengo con el equipo campeón de 2014 y me daba un poco de nostalgia: ya somos más los que nos fuimos que los que quedan. Sigo en contacto con los muchachos, con los utileros, con Matías (Lammens) y Marcelo (Tinelli), y en este tiempo no me perdí ni un partido por la tele. Y pienso que, de aquel 2012 de Promoción hasta la ansiada Libertadores, hubo un trecho corto y no fue fácil conseguir lo que se consiguió.

Uno no sabe qué le puede deparar el futuro, pero si las condiciones están dadas (que me quieran los dirigentes y el técnico de turno), mi deseo es volver a vestir la azulgrana algún día. Siempre la prioridad la va a tener el Ciclón. Que todos sepan que por suerte acá me está yendo muy bien, pero que mi corazón nunca se olvida de Boedo. Y que en Brasil, televisor de por medio, siempre estaré haciendo fuerza por San Lorenzo.

Desde Orlando, donde estamos haciendo la pretemporada, ¡les mando un gran abrazo, Cuervos queridos!

Buffarini se fue al San Pablo con un contrato por tres temporadas, tras los pasos de Edgardo Bauza, quien poco después dejó el club para asumir en la Selección Argentina.