Cuenta regresiva, a 30 días: Las sedes de la Copa América 2019

Después de la impecable organización de la Copa del Mundo 2014, Brasil no tuvo ningún tipo de problema para presentar su candidatura a la Copa América 2019. Con estadios de primer nivel mundial, el país más grande de Sudamérica no tuvo más que decidir en qué ciudades celebrará la competencia más antigua del planeta. Así, sin grandes sorpresas, Río de Janeiro, São Paulo, Belo Horizonte, Porto Alegre y Salvador de Bahía fueron las elegidas.

SAO PAULO

La ciudad que recibirá al partido inaugural entre Brasil y Bolivia es también la única que contará con dos escenarios. El legendario estadio Morumbí recibirá el primer encuentro después de ganarle la pulseada al flamante Parque Allianz, el hogar de Palmeiras. Con capacidad para 67.400 espectadores, el estadio donde hace de local São Paulo FC no pudo recibir el Mundial pero sí tendrá su primera Copa América.

Su nombre oficial es Cícero Pompeu de Toledo y allí se disputaron finales de todos los certámenes brasileños y de las Copas Libertadores y Sudamericana. Fue inaugurado en 1960 y estuvo a punto de ser remodelado para 2014 pero finalmente la organización decidió utilizar un estadio nuevo en esta ciudad. Allí se jugarán tres partidos: Brasil-Bolivia, Japón-Chile y Colombia-Qatar.

El otro estadio paulista en el que se jugará la Copa es el Arena Corinthians, construido para la Copa del Mundo y con capacidad para 47.605 espectadores. En su cancha, Brasil venció a Croacia en el juego inaugural de aquel campeonato, Uruguay le ganó a Inglaterra y Argentina derrotó por penales a Holanda. En la Copa América, la Selección local chocará con Perú en el grupo A y también se jugará un duelo de cuartos de final y el choque por el tercer puesto.

São Paulo es la ciudad más grande de Brasil y también las más ganadora en el fútbol nacional. En sus calles se juega a este deporte desde 1895 y los conjuntos paulistas ganaron más títulos nacionales que los de ninguna otra ciudad. Además, son los mejores abanderados del país en las Copas internacionales. En cuanto a torneos domésticos, aventaja por 32 a 15 a Río de Janeiro y en la Libertadores la diferencia es aún mayor: ocho contra dos cariocas.

RIO DE JANEIRO

Para muchos, la ciudad más futbolera del mundo. El estadio Maracaná no solo es un símbolo para el pueblo brasileño, sino también es patrimonio del fútbol internacional. Allí se disputó uno de los partidos más legendarios de todos los tiempos y decenas de otros grandes encuentros. Es el único que albergó dos finales de Copa del Mundo y, aunque Brasil no estuvo en ninguna, es el hogar indiscutible de la Verdeamarela. Allí se disputará la definición de la Copa América el próximo 7 de julio.

El estadio Jornalista Mário Filho fue inaugurado para el Mundial 1950 y remodelado para el de 2014. Allí Uruguay venció a Brasil en el batacazo más grande de la historia y allí también se disputó la final de la última Copa América en Brasil, la de 1989 que terminó con triunfo local sobre la Celeste, en una especie de módica revancha. En este campeonato recibirá los duelos Paraguay-Qatar, Bolivia-Perú, Chile-Uruguay, uno de cuartos de final y la gran final. También fue sede de la Copa Confederaciones 2013, del torneo olímpico 2016 y de varias finales de Copa Libertadores.

En la cidade maravilhosa se organizó el primer partido de fútbol en Brasil, en 1894, cuando el escocés Thomas Donohoe dispuso un cinco contra cinco. A partir de ese momento, el juego se desarrolló de forma natural por sus calles y sus playas. Hogar del clásico Flamengo-Fluminense, uno de los más calientes del mundo y cuna de cracks como Garrincha, Ronaldo, Romario, Zico, Jairzinho, Parreira, Didí y Nílton Santos, Río de Janeiro será el corazón de la Copa América.

PORTO ALEGRE

Bien cerca de Montevideo y Buenos Aires, la capital del estado de Río Grande do Sul tiene mucho de rioplatense y eso se puede ver en su identidad futbolera. Equipos más aguerridos y organizados que los del resto del país han sabido competir contra paulistas y cariocas desde hace mucho tiempo. El hogar del mejor representante del fútbol brasileño de los últimos años será el que reciba a la Copa América: el Arena do Grêmio.

A diferencia de la Copa del Mundo 2014, cuando Beira Río fue el escenario elegido, en esta ocasión el imponente estadio inaugurado en 2012 ganó la pulseada. Con capacidad para 60.540 espectadores, el estadio del equipo tricolor tendrá los duelos Venezuela-Perú, Uruguay-Japón, Argentina-Qatar, uno de cuartos de final (el del local si gana su grupo) y uno de semis.

El clásico Gre-Nal entre Gremio e Internacional se ha convertido en uno de los más importantes del país en las últimas décadas. Entre ambos suman cinco títulos de Copa Libertadores, más que Rio de Janeiro. Quizás, la fibra rioplatense de esta ciudad les ha dado un plus a sus representantes para competir con otras armas en los torneos brasileños y también en las copas internacionales. Más allá de eso, ningún gaúcho espera un triunfo argentino o uruguayo en esta Copa América.

BELO HORIZONTE

Desde aquel fatídico 8 de julio de 2014, el estadio Mineirao se convirtió en un símbolo de la debacle del fútbol brasileño. Ni siquiera el Maracaná después de la derrota de 1950 se ganó esa fama ignominiosa. Será muy difícil borrar aquella vergüenza, pero la capital de Minas Gerais es una ciudad demasiado importante para Brasil y por eso será una de las sedes de esta Copa América en la que la Verdeamarela quiere volver a gritar campeón.

Inaugurado en 1960 y remodelado completamente para el Mundial 2014, el estadio Governador Magalhães Pinto tiene capacidad para 60.000 espectadores y recibirá los encuentros Uruguay-Ecuador, Argentina-Paraguay, Bolivia-Venezuela, Ecuador-Japón y una de las semifinales. Si el local gana su grupo, volverá a jugar una semi oficial en este escenario. Como para empezar a enterrar el 1-7.

Belo Horizonte tiene a uno de los equipos más exitosos de la historia del Brasileirao, Cruzeiro. Además, su clásico rival Atlético Mineiro también logró victorias importantes a lo largo de su historia, entre las que se destaca la Copa Libertadores 2013. Con cinco títulos, el estado de Minas Gerais, cuna de O Rei Pelé, es el tercer máximo campeón del país, junto a Río Grande do Sul y detrás de Sao Paulo y Rio de Janeiro.

SALVADOR DE BAHÍA

En el extremo norte de esta Copa América estará el estadio Fonte Nova, de la ciudad de Salvador. Fue totalmente reconstruído para el Mundial 2014 y tiene capacidad para 50.000 espectadores. Recibirá su segundo campeonato continental, ya que también fue sede de la de 1989 y tendrá los partidos Argentina-Colombia, Brasil-Venezuela, Ecuador-Chile, Colombia-Paraguay y uno de cuartos de final.

Aunque los representantes bahianos no hacen ruido en la actualidad, EC Bahía y Vitoria son dos clubes muy importantes para el fútbol brasileño. El primero fue campeón en dos oportunidad y protagonizan un clásico muy pasional. Además, esta sede será la más atractiva para aquellos turistas que quieran aprovechar las mejores playas de Brasil.