Cristiano Ronaldo lo resuelve todo para el Madrid

MADRID (Paola Núñez | ESPN Digital) -- El hambre del Real Madrid se concentra en un solo jugador: Cristiano Ronaldo.

El delantero portugués se apuntó cuatro goles más para encaminar así la victoria por 6-3 sobre el Girona de este domingo para meterse de lleno en la lucha por el 'Pichichi' de la Liga española.

El cuadro merengue podrá tener la batalla por la Liga perdida; pero Cristiano Ronaldo, prefiere no darse por enterado.

El atacante portugués, en plena conciencia que aún puede rescatar algo esta temporada, ha llegado a 22 goles en el torneo español para recortar la distancia con respecto al líder de goleo, Lionel Messi (25) a tres goles con nueve jornadas por disputarse.

Cuanto más le cuesta al equipo de Zinedine Zidane encontrar un motivo para dejarse la piel en la cancha, mayor es la ambición de Cristiano Ronaldo, que se ha enfrascado en su lucha particular contra el tiempo y no deja de pisar el acelerador.

El '7' ha dado un giro radical a su temporada y aquella intención de pelear por el trofeo al máximo goleador pronunciada en noviembre, en plena sequía goleadora, empieza a parecer más una premonición y menos una quimera. No ha soltado las riendas desde enero, cuando decidió tirarse al equipo a las espaldas.

Girona, un equipo bien armado y atrevido, no pudo hacer gran cosa para frenar al portugués - aun cuando el Real Madrid presentaba pocos argumentos en ataque y menos en defensa.

El '7' necesitó poco para hacer daño. Un pase medido de Kroos para abrir el marcador batiendo a Bono desde la frontal; o una jugada a velocidad por la banda para sacar al Madrid del problema.

Y es que la retaguardia había 'pagado' su esfuerzo cediendo el empate 1-1 en un tiro de esquina mal defendido que Stuani aprovechó para marcar su octavo gol de cabeza.

Cristiano tuvo que apurar apenas iniciada la segunda mitad para devolver el agua a su cauce y marcar el 2-1.

Cristiano también asistió a Lucas Vázquez en el 3-1 antes de marcar su tercer tanto de la noche al pescar un rechace horroroso de Bono a un disparo de Karim Benzema.

Madrid volvió a conceder en una jugada a balón parado en que Stuani le ganó en el salto a Dani Carvajal. Pero fiel a la filosofía de Zidane, que resta importancia a los goles absurdos encajados mientras ellos marquen más, Gareth Bale entró para volver ampliar la ventaja merengue con el 5-2.

Y hasta se dieron el lujo de conceder uno más antes de que Cristiano decidiera que lo mejor era marcharse al parón FIFA metiendo miedo a la competencia y firmar un póquer para el 6-3.