<
>

Cristiano Ronaldo reapareció con doblete

Real Madrid celebra contra Getafe Getty Images

(Paola Núñez / Madrid)-- Cristiano Ronaldo reapareció con gol. Descansar a media semana le viene bien al portugués, quien contribuyó con un doblete a la victoria por 3-1 sobre Getafe y llegar a los 301 goles en Liga.

Zinedine Zidane volvió a alinear al trío en ataque estelar con la intención de resolver lo más pronto posible el encuentro y dedicar el resto a afinar motores pensando en Champions League.

Y con el partido del martes frente al PSG en mente, el entrenador se guardó a Lucas Vázquez y Mateo Kovacic, los principales candidatos a suplir a los lesionados Toni Kroos y Luka Modric, y dio media hora a Marcelo después de dos semanas fuera por una lesión muscular para que hiciera lo que mejor le sale: ponerle el centro perfecto a Cristiano Ronaldo.

El plan de los azulones por evitar encajar cerrando sus filas hasta llegar a defender con ocho apenas sirvió para mantenerlos a flote poco más de 20 minutos; lo que tardó Gareth Bale en tener un golpe de suerte y encontrar una rendija.

El partido se hacía cada vez más pesado para los merengues, que llevan semanas con la cabeza puesta en París, y sus esfuerzos se limitaban a tener el balón; con mucho toque en el centro y poco pase hacia delante. El Madrid generaba poco y nada en las raras ocasiones en que Gareth Bale decidía internarse o se descolgaban los hombres de las bandas. En uno de esos intentos tibios el galés abrió la puerta casi de rebote, cuando un intento de remate de cabeza de Isco le cayó en los pies. Solo, de frente al marco, el '11' no se lo pensó y de un zurdazo cruzado puso el 1-0.

Getafe hizo poco esfuerzo por devolver el golpe y, de nuevo, el partido cayó en el pasmoso dominio de un equipo merengue sin mucha intención. Pero con el paso del tiempo, Cristiano se desesperó y empezó a buscar a Martínez. Lo encontró al segundo intento, cuando recibió un balón entre líneas y solito fue buscándose un hueco entre la zaga hasta encontrar el ángulo perfecto para batir al arquero argentino y permitir que su equipo se fuera al descanso con una ventaja por 2-0.

La situación se complicó para los azulones cuando, al minuto 47, Remy vio su segunda amarilla tras golpear a Nacho en la cara dejando a su equipo con diez. Pero aún en inferioridad y con escasos argumentos, lograron descontar después de que Nacho derribara a Molina dentro del área.

Portillo fue el encargado de cobrar el penalti, obligando al Madrid a mantener la guardia con el 2-1. A Cristiano le urgía dar carpetazo al asunto y buscó su segundo tanto aún con más ganas. Creyó conseguirlo un minuto después, pero el árbitro anuló el tanto por fuera de lugar.

No pasaron ni diez minutos antes de que se saliera con la suya. El Madrid ya llevaba rato metido permanentemente en el área de Martínez y era cuestión de tiempo para que le cayera un balón.

La ocasión llegó de la mano de su asistente de cajón, Marcelo, que le puso un centro cómodo desde la izquierda para que pusiera el 3-1 definitivo con poco menos de 15 minutos por jugarse.

Cristiano, que llegó así a ocho goles en los últimos cuatro partidos, no había terminado de festejar cuando Zidane decidió sacarlo de la cancha, que esta semana no se puede dar el lujo de viajar sin él.