<
>

El Pulso: La vergüenza de Oribe y los sinvergüenza que deben irse

play
Oribe asume responsabilidad por la falta de gol en América (0:55)

El delantero declaró que el máximo culpable de que las Águilas no hayan marcado en los últimos partidos. (0:55)

EL PULSO


CIUDAD DE MÉXICO -- Oribe Peralta no falta a la verdad cuando asume ser responsable de la ausencia de gol en el América durante la Liguilla. Aunque evidentemente no es el único.

El delantero incluso puso en entredicho su continuidad en el equipo, pues dijo que si le toca seguir se compromete a mejorar.

La vergüenza deportiva de Peralta que va acorde con la que demuestra en la cancha es poco habitual en el futbol mexicano, donde los pretextos y culpar a terceros (el árbitro, la cancha, sistema de competencia, etcétera) es el pan nuestro de cada día.

Sin embargo, el ‘papelón’ de las Águilas en la Fase Final no es responsabilidad de un solo hombre por más que éste se llame Oribe Peralta. El desplome del equipo inició desde la recta final del torneo regular y nunca se detuvo.

Hablando de responsables, el técnico Miguel Herrera fue incapaz de revertir el mal momento del América justificando su pobre accionar ante Cruz Azul, Chivas, Necaxa, León, Monterrey y Puebla.

No le movió nada al equipo pese a la imperiosa necesidad de hacer algo para que reaccionara, así que antes de aclarar que “solo faltó contundencia”, el Piojo debería asumir su incapacidad desde la dirección técnica.

Evidentemente varios futbolistas tampoco salen bien librados. Darwin Quintero tuvo ocho buenos partidos al inicio del torneo y con eso le alcanzó para ser titular indiscutible el resto, con la misión de cargar con el peso ofensivo del equipo.

Evidentemente al colombiano le quedó grande la camiseta y decepcionó una y otra vez, mostrando ante Tigres su versión más grotesca. Pese a ello, Herrera lo mantuvo siempre en el 11 inicial.

Cecilio Domínguez está a años luz de ser un ‘10’ digno para las Águilas. Entre lesiones, baja de juego y nulo compromiso, el paraguayo tuvo otra campaña llena de decepción en México.

Ni qué decir de Silvio Romero. El argentino estuvo lejos de ser un socio para Oribe, pero tampoco es nada nuevo. Su paso por el club ha sido decepcionante y seguramente frente a los Tigres jugó su último partido con la playera azulcrema.

Guido Rodríguez y su eterno problema con las expulsiones opaca por completo su aporte en la zona de recuperación. Sin duda es un buen futbolista, pero no resulta útil para los suyos si constantemente los deja en inferioridad numérica.

Pocos se salvan y desde luego que Agustín Marchesín encabeza la lista. Con sus actuaciones el guardameta ocultó en buena medida las carencias del equipo, pues gracias a él consiguió resultados que no merecía. Como ejemplo el doble 0-0 en los Cuartos de Final frente a Cruz Azul.

Lejos quedó el América de la Final y se fue a casa por la puerta de atrás. Algunos como Oribe Peralta tuvieron la vergüenza de asumir su responsabilidad en el desplome azulcrema; sin embargo, varios sinvergüenza ni la cara asomaron. Esos deben irse ya del club.