<
>

Equipo egipcio evita comentarios sobre polémica por foto de Salah

La fotografía desató toda clase de reacciones en redes sociales. Getty Images

El director ejecutivo de la selección de Egipto, Eihab Leheita, se negó a hacer comentarios sobre la fotografía del delantero estrella Mohamed Salah y el líder checheno Ramzan Kadyrov, que causó revuelo en redes sociales el domingo por la noche.

Salah fue fotografiado estrechando manos con Kadyrov, en Grozny, Rusia, donde el equipo realiza los entrenamientos de cara a su primer juego en Rusia 2018, contra Uruguay, a finales de esta semana.

El episodio desató reacciones en redes sociales, dados los señalamientos contra Kadryov por violaciones a derechos humanos. Su acercamiento a Salah, quien es musulmán, fue percibido como un movimiento de relaciones públicas.

Sin embargo, a pesar de las ópticas, Leheita dijo "no tener arrepentimientos" sobre la elección de Grozny como la sede del campamento para un equipo musulmán y se negó a hacer comentarios sobre el encuentro, diciendo: "Pídanle a la FIFA un comentario".

La FIFA se negó a comentar al respecto y tampoco Salah o la federación egipcia han declarado sobre el tema.

Kadyrov, quien luce el tipo de barba distintivo de los musulmanes ultraconservadores conocidos como Salafis, ha aplicado estrictas reglas islámicas en Chechenia desde que asumió el control en 2004, dejando en sus fuerzas de seguridad la tarea de controlar a cualquier disidente. Más allá, su gobierno se vio empañado por numerosos informes de ejecuciones extrajudiciales y torturas en la república, que se caracterizó por dos guerras separatistas en los años noventa.

Mientras tanto, el gobierno egipcio muestra tolerancia cero a la política islámica y ha estado peleando por años contra la insurgencia liderada por los militantes islámicos.

La aprobación de la FIFA para que Grozny, la capital chechena, fuera base del entrenamiento del equipo egipcio, estuvo bajo escrutinio en febrero pasado.

Grozny fue elegida por Egipto de una lista de 67 opciones presentada por los finalistas de la Copa del Mundo y la FIFA dijo en ese momento que podría monitorear la viabilidad de permitir que el equipo estableciera su base en la región.

"La decisión de la FIFA de usar Grozny para un campamento de equipo de la Copa del Mundo es absolutamente impactante e indignante", dijo Jane Buchanan, directora asociada del Observador de Derechos Humanos, a principios de este año. "La FIFA debería dar marcha atrás en su decisión y mudar el campo de entrenamiento a otra ciudad".

Egipto hará su primera aparición en la Copa del Mundo, tras 28 años.

Salah, de 25 años, no ha jugado desde que se lesionó el hombro en la final de la Champions League, el mes pasado, y se le considera en duda para el juego del viernes.

"Quizá podría comenzar en la banca, pero no se ha tomado una decisión final", dijo el médico del equipo, Mohamed Abouelela. Salah trotó por cerca de 30 minutos el lunes.

"Está haciendo sesiones (de fisioterapia) en su hombro y trabajando en el gimnasio", dijo Leheita. "Esperamos que esté con nosotros para el juego contra Uruguay".

Leheita dijo que un fisioterapeuta del staff médico del Liverpool está en Grozny para ayudar y negó que el club inglés esté presionando al egipcio para impedir que Salah juegue hasta que esté completamente en forma.

"No vamos a presionar a Mohamed. Al final, es nuestro hijo", dijo Leheita.

Información de AP y Reuters fue utilizada en esta nota.