Messi y una historia de frustraciones en la Selección

La Pulga mostró dos caras a lo largo de su carrera: multicampeón con el Barcelona, donde ganó todo, a un recorrido sin títulos con el equipo nacional

Lionel Messi debutó con la Selección argentina el 17 de agosto de 2005, ante Hungría. Fue un estreno extraño: a los 47 segundos de haber ingresado, fue expulsado por el árbitro alemán Markus Merk.

Con el equipo mayor jugó un total de ocho torneos: cuatro Mundiales (Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018) y cuatro Copa América (Venezuela 2007, Argentina 2011, Chile 2015 y Estados Unidos 2016). No consiguió ningún título.

Sólo se dio el gusto de festejar con los juveniles, en el Mundial Sub 20 de 2005, y en los Juegos Olímpicos de 2008, con la Sub 23, tras vencer a Nigeria en la final.

En Alemania 2006, Messi jugó poco, aunque marcó un gol ante Serbia y Montenegro, en la primera ronda. Ni siquiera entró en el partido de cuartos de final ante Alemania, donde Argentina fue eliminado.

Ya en la Copa América de 2007 fue más protagonista: resultó clave con sus goles para la llegada del conjunto de Alfio Basile a la final, pero allí la Selección cayó derrotada por 3 a 0 por Brasil.

En Sudáfrica 2010, con Maradona en el banco, nunca pudo mostrar su potencial. No hizo goles en ese Mundial y la Argentina fue eliminada por 4 a 0, ante Alemania.

La Copa América de 2011 jugada en Argentina, fue otro dolor de cabeza: la albiceleste se quedó afuera en cuartos de final, por penales, ante Uruguay, en otra discreta actuación del 10.

En 2014, Brasil se presentaba como el país ideal para mostrar lo mejor de Argentina y de Messi. El equipo llegó a la final, donde otra vez Alemania se impuso y la dejó sin nada. Messi hizo una muy buena primera ronda, pero se fue diluyendo a partir de los octavos de final, donde no marcó goles.

Más tarde, otros dos duros fracasos, como lo fueron las finales perdidas ante Chile por la Copa América 2015 y la Copa América Centenario de 2016, ambas por penales.

Tras la angustiosa clasificación a Rusia, donde fue decisivo con los tres goles a Ecuador, en la última fecha del certamen, Messi llegó a Rusia con el desafío de tener revancha y poder lograr el tan ansiado Mundial.

Pero el equipo fue una lágrima y Messi apenas anotó un gol, ante Nigeria. Una vez más, Argentina se fue eliminada, esta vez en octavos de final.

Sin dudas, hay una notable diferencia entre Barcelona y la Selección. En el club catalán sumó 32 títulos, y en la albiceleste apenas los dos mencionados, en el Sub 20 y el Sub 23.

La pregunta es: ¿tendrá fuerza para seguir en la Selección y apostar a otro Mundial? ¿O a sacarse la espina de los títulos, en la Copa América que viene, el año próximo en Brasil? Hoy, Brasil 2019 y Qatar 2022 parecen muy lejanos. Y el dolor y la frustración, más cercanas que nunca.